Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.12.09

01010

01010 (9)


“Llegué a casa un domingo por la mañana. Era el retorno de una práctica mística poco provechosa, un intento más en el propósito de encontrar respuestas a tantos conceptos evanescentes: cuerpo astral, ectoplasma, periespíritu, sueños provocados, médiums... Durante el trayecto en el expreso internacional hice una composición de lugar. ¿Qué es lo que fallaba? ¿Quizás mi impaciencia, mis excesivas prisas por conseguir resultados? ¿Qué estoy buscando? ¿Y si todo fuese un bluff? ¿Quién me asegura que el Aum es la palabra sagrada que conecta con la divinidad, o que los paseos astrales no son más que las imaginaciones de unos exaltados? ¿Quién habla por la boca de un médium? ¿Acaso el espíritu de un muerto, un espectro invisible o la autosugestión de un demente? Lo razonable es medir bien las distancias. Si hay conocimientos a los que se puede acceder, a buen seguro que el método menos aconsejable sea el de ir dando empujones. ¿Quién se equivoca? ¿Quizás una piadosa anciana que acude a diario a la iglesia? Puede que si, pero, ¿quién tiene tanta paz en su seno? Su sendero está marcado por un sentido devoto. No entiende de teologías ni de religiones comparadas, tampoco de fenómenos psíquicos o de campanas de laboratorio. La fe inunda su morada. Ha encontrado en su mundo de santos y vírgenes, una esperanza que no alcanza a poseer aquel filósofo tan ilustre, tan inquieto por su propio saber.

Me preparé el desayuno. Lo tomé aparte de mi padre pues me producía indisposición verle comer un plato repleto de gofio canario, un plato humeante que se preparaba por las mañanas todos los días del año. Poco después, comentamos las peripecias acaecidas durante las semanas en las que estuve ausente.

Me enfundé una de las estrafalarias camisetas que poblaban el armario, mientras mi padre se ajustaba el nudo de la corbata, remate a su hierática forma de vestir. Salí a la calle y me dirigí al bar Comercial, en pleno centro de la ciudad. Es un local muy espacioso, con amplia barra, sala de televisión y una zona reservada para los billares y las máquinas tragaperras.

Allí está. La acaricio mientras cruzo una mirada de complicidad con la chica descocada que ilustra el tablero. Es mi máquina de millón favorita. He estado fuera unas semanas y sigue en el mismo sitio, no se ha movido ni un centímetro. La cojo por la cintura, mis manos recorren la chapa de los laterales mientras el frío metálico me incita a poseerla de nuevo. Es un momento especial, mejor que el runrún que yo me sé. He quedado muy harto de posturas de yoga, de peroratas abogando por la fraternidad universal y de comidas ligeras. Hay que celebrar mi vuelta a la normalidad. Elijo una canción de The Doors. Una cerveza helada pone el contrapunto. Cierro los ojos, oigo voces lejanas, escucho los registros de los millones, soy feliz como un demonio. Púdrete nirvana, ya no me haces falta.”


-

29.12.09

01010

01010 (8)

“La humedad empañaba los cristales de la habitación. Comenzaba a caer la tarde cuando fijé la mirada en el retrato de mi tío Arsenio que colgaba de la pared, rodeado de pósteres de equipos de fútbol y grupos musicales. Entonces dejé que los recuerdos se apoderasen de mi mente. Imaginé tu presencia. ¿Qué debía ser de ti? Hacía unos pocos meses que habías fallecido. La muerte es una caja de sorpresas. Me pregunto cuál habrá sido la tuya.

En su día, la muerte del abuelo me afectó por sí misma y por el dolor de familiares y amigos, pero no dejó una duda existencial en mi alma. Mis pocos años no daban para tanto. Con la muerte de mi tío la percepción cambió. La muerte ya no era cosa de otros. Al meditar sobre la muerte topaba con un desenlace que me aturdía. Mi inquietud no se limitaba al sufrimiento que suponía la pérdida de un ser querido. Iba más allá.

Pocos días después de su muerte, mi tía me hizo entrega de libros, escritos y otros útiles que le habían pertenecido. Los libros eran en su mayoría de autores españoles: Ramón y Cajal, Machado, Ortega y Gasset, Ramón del Valle Inclán... siendo evidente su predilección por Miguel de Unamuno. Al hojear aquellos libros, encontré algunas de las pequeñas flores y hojas que pasaron de mis manos a la suyas, quizás para vivir eternamente entre las páginas de los libros, disecadas por el tiempo y el papel.

De una caja de metal oxidada, mi tía sacó unos cuadernos que custodiaban dos pequeñas obras de teatro que mí tío había escrito en su juventud y un breve tratado filosófico titulado Teoría del alma antitética o de la auto-verdad. Una balanza de farmacia, unos tubos de ensayo, matraces, catgut y múltiples hojas con fórmulas químicas, fueron los últimos utensilios de sus pertenencias que tuve el honor de recibir.

Aunque no era la mejor hora, tomé la decisión de acercarme al cementerio municipal. En el día de su entierro, después del funeral, no ocupé ninguno de los automóviles que se dirigieron al cementerio. Habían pasado unos meses desde su muerte y, aunque mi pensamiento lo recordaba a menudo, todavía no le había rendido homenaje visitando el lugar donde reposan sus restos.

Aceleré el paso pues estaba cercana la hora límite para las visitas. Hablé con el guarda y accedió a mi entrada. Iba a preguntarle por la ubicación del nicho cuando me impliqué en una quimera. Podía elegir cualquier dirección, hacia la derecha o hacia la izquierda, arriba o abajo. Por todas partes se levantaban bloques de nichos, como en una ciudad dormitorio. Entre cipreses, cruces y panteones me propuse encontrar el sitio donde está enterrado mi tío sin que mi vista tuviese que recorrer aquel listín impreso en mármol. Él me ayudaría. Con la mirada fija en el suelo, subí las escalinatas de la avenida principal. Cruzando pasillos, mi corazón palpitaba cada vez con más fuerza. Me situé enfrente de un bloque de nichos mientras mi vista seguía fija en el suelo, un suelo orlado de hojas, cintas y pétalos ennegrecidos. Pasaron imágenes por mi desván mental, hablé con mi conciencia, con mi tío Arsenio y con el lazarillo celeste y, por fin, quise convencerme de que al levantar la cabeza mis ojos leerían la lápida con su nombre.

Pasó un tiempo antes de decidirme a fijar la mirada en un nicho de la parte media-alta. Cuando lo hice, una emoción inexplicable recorrió todo mi cuerpo atravesándome el alma. Después, mis ojos se llenaron de lágrimas. Me sentí inmensamente feliz. Juntos lo habíamos conseguido.”


-

28.12.09

27.12.09

01010

01010 (7)


“Estamos a mediados de un caluroso mes de julio. Hace una semana que, a causa de una trombosis, murió mi tío Arsenio. El domicilio de mis padres fue el punto de reunión inicial de buena parte de la familia. Me pregunté quién sería la próxima víctima. Caí en la cuenta de que las familias solo acostumbran a reunirse en las ocasiones irreparables: bodas y decesos.

Cerca de las cinco de la tarde nos dirigimos al domicilio del finado. La puerta estaba abierta y en su interior había algunos familiares y vecinos. Un hedor nauseabundo inundaba la habitación donde mí tío yacía muerto y se propagaba por el resto de la vivienda. Los empleados de la funeraria lo envolvieron en bolsas de plástico mientras mascullaban palabras de aversión. El cadáver había iniciado el proceso de descomposición. El fuerte calor y las excesivas horas transcurridas desde el fallecimiento provocaron aquella desagradable situación. Mi padre se presentó con un envase gigante. El contenido del mismo desprendía olor a lilas. Fue en balde, el perfume de la muerte se había enseñoreado con clara ventaja.

Una inmensa náusea estuvo a punto de hundirme. De pronto, me impulsó una insensata reacción y aspiré con deleite, a pleno pulmón. Era el último soporte físico que me unía a él en un paroxismo sin sentido. Mi mente, enloquecida, protestaba y a su vez anhelaba aquel padecimiento.

La iglesia donde se celebró el funeral es la misma en la que tomé mi primera comunión. Se me antoja un lugar maldito. El sacerdote fue a lo suyo: una función de tarde, un entierro sin emoción, la cristología maltratada... Pero sus previsibles palabras sirvieron de reverberación a un cúmulo de recuerdos: sentados debajo de un árbol, esperando la llegada del próximo tren, mi tío se dedicaba a leer, mientras yo le ofrecía florecillas y pequeñas hierbas que él preservaba entre las páginas de los libros. Les robaba su leve tiempo de vida a cambio de una sonrisa, de una amistad. Después, volvíamos a casa bordeando la línea férrea, por un caminito agreste ribeteado de zarzas y cañas.

Si cierro los ojos, te veo al extremo del largo y frío pasillo. Tu traje oscuro contrastaba con las baldosas mozárabes, testigos de nuestros juegos. Añoro la pelota hecha de papeles, tus risas y la amistad que brindabas. Los amigos filósofos cuentan que el tiempo no existe, que la eternidad lo engulle. Pero hoy, tío, no estás aquí, y el tiempo es el gran culpable. Adiós, amigo, adiós!

Por la noche no pude conciliar el sueño. En aquella hora, la parte mórbida de mi personalidad salió a relucir. No encontré la manera de rechazar las impresiones que se adueñaron de mi mente. Veía a mi tío encerrado en el féretro. La imagen de su rostro yerto y mi mano acariciando su mejilla. Enseguida, espeluznantes escenas se aprestaron al ataque. La malsana película se mostró con despiadada crudeza: un tétrico aspecto verdoso, la lengua entresacada, los ojos saliendo de sus órbitas, el cuerpo hinchado y lleno de ampollas... Me levanté de la cama y salí al patio. Pensé en los orientales. Su método de incinerar es el séptimo cielo comparado con aquella pesadilla. Al margen de criterios religiosos o de espacio, la incineración aparta de un soplo la necia posibilidad de bajar a la tumba y acompañar al muerto en su putrefacción.

Un par de noches después de habernos dejado, apareció en mis sueños. Estaba tumbado en una cama muy blanca y limpia. Unas luces daban a la estancia un aire celestial. Me hablaba y sonreía. Era firme al referir el sosiego que emanaba de aquel lugar: “No sufras, estoy bien, díselo a María...”, repetía una y otra vez. Al despertar me noté aliviado, fue el primer paso para superar el dolor por su pérdida.”


-

26.12.09

Comunicados 3.7

Allan ha sido desenmascarado. En la novela se muestra incómodo ante la presencia inesperada de Andrés, pero con esta fotografía en blanco y negro, de mala calidad, demuestra su carácter diletante y traicionero, robándole a Andrés su intimidad sin ningún respeto.

-

25.12.09

Andrés de nuevo en su hogar - Abril 1.999

24.12.09

Comunicados 3.6

Allan es un fariseo. Da a entender ciertas maneras pero en momentos clave se comporta de manera inadecuada, insensible, con desfachatez. Los lectores de la novela JAQUE A LA RAZÓN conocen los hechos acaecidos en casa del alquimista. Luego lo resolvió con una actuación teatral más propia de un sainete barato que la de un hombre hecho y derecho.

Ahora anda con más tiempo libre que de costumbre. Se atribuye la obtención de la Piedra y ha aparcado todas las lecturas de manuscritos y tratados alquimistas, ha puesto en cuarentena los fogones, y se dedica a otros menesteres. Entre ellos, el escaneado de documentos y fotografías. Tengo acceso a más información confidencial y privilegiada.

Muy pronto vais a tener la prueba de su hipocresía y estulticia.

-

23.12.09

Comunicados 3.5

La novela JAQUE A LA RAZÓN consta de 174 páginas. Hasta el momento, en el apartado Páginas, se han publicado algunos capítulos de la misma, que en su última entrada coincidiría con la página 52 del libro.

A continuación expongo unos párrafos que corresponden a las páginaas 89 y 90 de la novela. Las razones para ello las conoceréis en breve...

Al fin tuve un impulso. No se veía un alma, las nubes oscurecían el cielo y noté la llamada de la vieja escuela. No tuve dificultades en saltar al interior del patio. Una vez dentro, escudriñé cada rincón, abracé a los árboles que todavía muestran leyendas de amor y signos personales en sus pieles rugosas, desmenucé el barro con los dedos para percatarme de que las piedras que servían de postes en los partidos de fútbol tenían las mismas incisiones grabadas. La mesa de ping-pong estaba cubierta de suciedad, medio podrida. Los parterres y los tiestos se hallaban agrietados, rotos. Era de noche, la luna llena estaba velada por el humo sombrío de las nubes y su reflejo vivía extraviado. Puse la mano en la puerta de entrada de la casa y me concentré al igual que un psicómetra cuando está en contacto con algún objeto. Las paredes me hablaron sin palabras, capté una onda que comunicaba ansiedad, tristeza.

De improviso, llegó a mis oídos el ruido de un motor diesel. Observé unos faros que se hacían grandes a medida que el coche se acercaba. Me escondí detrás de una gran haya para no ser visto. El coche se detuvo delante mismo de la puerta que da acceso al patio. Escuché voces y el trato por un precio, un maletero que se abre, el sordo ruido de unas maletas, el rozamiento del plástico de unas bolsas y una despedida. Escuché el tintineo de unas llaves y el chasquido de una de ellas al girar en un cerrojo herrumbroso. Escuché el chirriar de la verja al abrirse y advertí en el mismo instante como mutaron la noche y la atmósfera. Un súbito viento se abrió paso a machetazos entre las densas nubes hasta que la luz de una inmensa luna lo cubrió todo.


-

22.12.09

Comunicados 3.4

Parece que hay cierta impaciencia ante el aviso que anuncié hace unos días. Reitero que es algo que solo será relevante para los que hayan leído la novela JAQUE A LA RAZÓN.

Aprovecho este comunicado para incidir en la cuestión referente a los comentarios de los lectores del blog: no me interesan.

-

20.12.09

Escritos Espurios 4.1

Los textos de Allan siempre tienen un contenido anecdótico y surrealista. Incluso cuando pretende tocar temas con cierta seriedad. Es un defecto enquistado del que jamás se va a librar.

Libertad es la facultad natural que tiene el hombre para obrar de una u otra forma. Es un concepto filosófico/ideológico/moral que puede interpretarse de diversas maneras. Lenin la veía como algo supérfluo: "¿libertad, para qué? En nuestro ámbito se asocia libertad con democracia. No es muy exacto. Es notable que existan diferentes opciones donde elegir, pero no lo es que unas tengan mayor difusión que otras. Me refiero a las elecciones generales, europeas, autonómicas y municipales. Los créditos bancarios fluyen con generosidad hacia determinados partidos políticos, pero se muestran escasos respecto de otros. Solvencia al margen, las decisones bancarias no pretenden otra cosa que dirigir los votos y, a su vez, tener acceso en ciertos momentos a las ayudas estatales, tal y como se ha visto en la gran crisis financiera que nos asola. Es un modo de mediatizar la política. Lo mismo ocurre con la aparición de determinados políticos en la televisión en las horas de mayor audiencia.

Una libertad que no se asocie con el concepto de igualdad, no es más que la prolongación de la selección natural que preconizó Darwin. Más o menos: la jirafa de cuello largo, come; la jirafa de cuello corto, la palma. No es una ideología muy elevada, tiene que ver con anfibios y lagartos. En su día, La Pasionaria predicaba que "la democracia es el disfraz del capitalismo salvaje". Muy propio de su estilo, pero tenía un punto de razón. La democracia es un punto de partida válido, pero si todo se limita a la capacidad de ir/venir, votar/abstenerse, opinar/criticar, entonces los resultados son pobres.

Un jubilado es libre, puede moverse con libertad de acción, morirse encima o debajo de la cama, pero su capacidad adquisitiva le tiene maniatado. Un parado es libre de pedir o suplicar, pero esto no le sirve de mucho. Nuestra experiencia en la simbiosis democracia/libertad tiene que ver con el "sálvese quien pueda" y "tonto el último". El resumen final identifica a democracia con dictadura del capital. Es una dictadura con mejor aspecto, edulcorada, pero no deja de ser un despotismo. En la selva también viven en libertad.

-

19.12.09

Escritos Espurios 4.0

El protagonismo de Allan y Andrés ha sido patético. Y lo es más todavía el que Andrés vea en Allan a un salvador, por la estúpida suposición de que su presencia ha sido esencial para el buen desenlace final. En favor de Allan he de decir que no se cree esta causa-efecto.

En estas fechas llego a sentirme algo caritativo, debe ser la miserable influencia humana que se filtra por mis circuitos sin darme cuenta. Así que, para obviar la ridícula imagen de Andrés, con collarín, batín y zapatillas, expondré unos párrafos de su "Cadalso de Dios", una obra sin pies ni cabeza, un caudal desordenado de ideas sin fundamento.

En el año 1.380, en Kempen, localidad cercana a Colonia, nació Tomás Kempis. Antes de cumplir los veinte años ingresó en el monasterio de Zwolle, del que no se moverá hasta su muerte, a los noventa y un años. Fruto de este enclaustramiento fue "La imitación de Cristo", tratado popular de ascética y mística, que versa sobre la vanidad de las cosas terrenales. La máxima que guía a Kempis expresa "que la gran sabiduría es vivir desconocido por los hombres". Su librito es una sucesión de loanzas a la divinidad, como las de un auténtico visionario o aventajado discípulo que, con su renuncia y bondad, mata los sentidos y encamina su espíritu en busca de la onda celestial.

Kempis adorna su libro con imágenes de belleza y profundidad, no es tan solo un catecismo de un párroco sin ideas. En cierto modo, la obra de Kempis tiene relación con la proverbial tendencia de los orientales al desapego. Hay que renunciar a los bienes terrenales y no rendir culto a nuestra personalidad.

En ambos casos, el apartarse del recto camino conduce a un inexorable castigo. El mismo, tiene su razón de ser en "la hoguera satánica y el cruel tormento". Los orientales buscan salirse del doloroso proceso de la reencarnación, del Samsâra. Cabe ser comprensivos y situarnos en el contexto de la época, los infiernos estaban fuera de toda duda.

La obra refleja sobremanera cual es el personaje idóneo que tiene las virtudes que anhela para sí. El ejemplo a imitar es Job. Esta clase de moral cristiana ha sido bien dirigida desde los púlpitos. Esbirros con sotana han silenciado muchas verdades. El ejemplo de Job, con su premio al final de sus desgracias, debe ser las esperanza que haga del hombre un ser sufrido y paciente. En este punto hay mucho que objetar. Cuando las aflicciones provengan de una cuestión personal, el cambalache puede ser un tónico adecuado. No es así cuando las causas provienen de una opresión, de un modo injusto de gobernar. Aquí no valen los cataplasmas ni los engaños previo acuerdo. Por desgracia, la Iglesia sabe demasiado de estas conductas. Jesús no dudó en asir el látigo y expulsar a los mercaderes del templo. Aquellos que pretenden ser sus representantes deben salir al paso de las injusticias y llamarlas por su nombre.

-

17.12.09

Comunicados 3.3

Ha sido un tiempo en el que Allan y Andrés han tenido mucho protagonismo. Demasiado para mi gusto, aunque es el anzuelo para que muchos lean el blog.

En próximas fechas haré algunas concesiones. Pero habrá una en concreto que será un regalo para los que han leído la novela JAQUE A LA RAZÓN. Solo ellos podrán valorar su profundo significado.

Aguarden...

-

15.12.09



-

Comunicados 3.2

Se pasaron varias horas dándole vueltas a lo mismo. Allan valorando todas las opciones y Andrés renunciando a las posibles ventajas de la Piedra. Dice que no tendría sentido alargar más su miserable existencia, que es preferible que Allan no comparta la Piedra con nadie. En eso tiene toda la razón, sería de auténtico masoquista que Andrés prolongara todavía más el purgatorio sin esperanza en el que vive.

Parece cierto que Allan ha conseguido algo que, a tenor de lo que cuentan los tratados de alquimia, se asemeja en parte o coincide en todo, con lo que se supone es la Piedra Filosofal. Otra cosa es que este conglomerado de arena, que recuerda en su estructura a un terrón de azúcar, tenga alguna propiedad más allá de las expectativas que se le suponen. En cualquier caso habrá que dar tiempo al tiempo. De momento, la tiene guardada en un frasco de cristal, en la despensa de la cocina, detrás de otros potes con contenidos variopintos. Ha tomado unas precauciones más propias de la señora que tiene joyas y las guarda en la nevera, recubiertas con papel de aluminio, que de un pseudocientífico riguroso y cabal.

Si un día quiero divertirme, modificaré el programa del robot canino y le enviaré a la cocina a por habas. Es una gran ventaja el tener conocimiento de todo lo que hace Allan, ello me permite asegurar mi futuro en caso de desajustes inadecuados.

-

13.12.09

Escritos Espurios 3.9

Fue instantáneo. Un fuerte viento agitó los postigos. Andrés, presuroso, abrió las ventanas del comedor y los fue cerrando uno a uno. Luego, pulsó el interruptor de una lámpara con casi todas las luces fundidas. El fuego había prendido, crepitaban los troncos mientras, afuera, el viento soplaba con fuerza.

Andrés finalmente tomó la palabra.




- Dices que tienes la Piedra. Cuesta de creer. He leído mucho sobre ella.
Llegué a pensar que no era más que una utopía de orates, un
simbolismo, un arquetipo, no sé, algo imposible.

- Cuando me atreví a buscar el secreto tenía la certeza de que era posible
conseguirla. Podía fracasar una y cien veces pero estaba convencido de que
era algo real. De lo contrario, ante la más mínima duda, hubiese desistido.

- ¿Cuánto hace que la tienes?

- Hace un mes y medio. Todavía no he hecho nada con ella. La tengo guardada.
Antes quise disfrutar del momento, valorarlo, darme cuenta de las
consecuencias del hecho. Y, créeme, no todas son positivas.

- ¿Dudaste en decírmelo?

- No, eso no. Habría sido una deslealtad imperdonable. Si la he conseguido es
gracias a tí, a las láminas que me enviaste. Sin las mismas, jamás hubiese
encendido ni una llama del fuego secreto.

- ¿Qué es lo que intuyes como negativo?

- El hecho de tener algo con unas propiedades mágicas implica
una responsabilidad nueva. Además, en el supuesto de que sirva para vivir muchos
más años, te crea mala conciencia el no participar de ello con tu familia. Es
algo egoísta aunque es inevitable serlo. No puedo ir por ahí dando porciones de
longevidad a unos y a otros. ¿Entiendes?


-

12.12.09

Escritos Espurios 3.8

El domingo, después de salir de las dependencias policiales, primero nos dirigimos al hotel donde mes hospedé unos días, para recoger mis cosas y pagar la factura. Ahí mismo desayunamos. Posteriormente, subimos al coche para ir hasta su casa.

En los últimos años le he visitado en diferentes ocasiones, de modo que me he habituado al influjo que desprende la antigua escuela. El día es frio y soleado, en estas condiciones los misterios siempre quedan a resguardo. Sigo sin entender la precariedad en la que vive. Una vez en el tercer piso, encendió un fuego para calentar la estancia y nos sentamos en las mismas butacas de siempre.



- Bien, es un buen momento para hablarte de algo importante.

- Adelante, te escucho.

- Son ya más de diez años desde que coincidimos de nuevo. Hicimos pactos,
ha habido fracasos y malos momentos, pero jamás nos hemos rendido. Cada
uno ha intentado una y otra vez conseguir su objetivo. Tu libro ya está
terminado, seguro que es mejor que el que habita en el fondo del lago.

- Sí, Allan. Rehacerlo de nuevo, ha sido catártico. Me ha permitido
profundizar más en aquellos conceptos que requieren la patina del tiempo.

Cogí los dos reyes de la mesa de ajedrez. Puse uno en cada mano y le dije:



- Amigo Andrés esta vez hemos ganado los dos. Tenemos la Piedra.


-

10.12.09

Escritos Espurios 3.7

Sobre las dos de la tarde nos trajeron unos bocadillos. Después de comer, retomé un tema que solo había anticipado en un susurro. La demora obedece a que, antes de propagar la noticia, quise interiorizarla de manera adecuada.

Me dirijí a Andrés:



- ¿Escuchaste lo que te dije cuando estabas sedado?

- No. Recuerdo que capté tu presencia pero no fui capaz de retener el contenido de tus palabras.

Esta vez la ventaja estaba de mi parte. Quise demorar el momento.

- Es una noticia que va a cambiar nuestras vidas. ¿Estás preparado para oirla
o prefieres que sea en otro momento? Sinceramente, creo que este calabozo
no es el mejor lugar. Propongo esperar a que salgamos de aquí. Más tarde o más
temprano nos dejarán marchar -
dije, esbozando una sonrisa -.

Andrés se quedó pensativo, algo aturdido. Demasiados impactos en poco tiempo.



- Seguiré tu consejo. Esperaré.

-

9.12.09

Escritos Espurios 3.6

En la incomodidad del calabozo hemos tenido muchas horas para hablar. Se muestra angustiado aunque mi presencia le da cierta seguridad. Son las dos de la madrugada del domingo y Andrés duerme, tumbado en un camastro nauseabundo.

Después de tranquilizarle un poco, de dar algún rodeo, le pregunté por su intento de suicidio.

- Muchas veces las cosas no son lo que parecen. En mis años en el psiquiátrico
aprendí algunas tretas que son utilizadas con bastante frecuencia entre aquellas
paredes. También es un recurso habitual en las cárceles y cuarteles. De hecho
fue aquí mismo, en este calabozo, donde opté por dar un golpe de efecto. La
presión, el maltrato verbal y físico me llevó a la desesperación, pero no hasta
el punto de querer quitarme la vida. De hecho era muy poco probable que lo
hubiese conseguido aunque fuera mi pretensión.

Se tomó un respiro y prosiguió:



- Los suicidios incompletos son más habituales que los que consiguen su
objetivo. La mayoría de veces buscan llamar la atención o conseguir algún
objetivo. En mi caso quise romper la secuencia de unos hechos, buscar una salida
oportuna y temporal. La verdad es que me sentía desesperado, he de admitirlo.
Ahora de la semilla del suicidio han salido unos brotes. Ya veremos...

Me tranquilizó saber que Andrés urdió una puesta en escena sin intención real de suicidarse. No obstante, no creo que las cosas sean tan sencillas. Ya habrá tiempo de afrontar eso . Ahora lo más inmediato es salir bien librados de esta situación surrealista, de vernos encerrados, juntos, en un mísero calabozo.

-

8.12.09

Escritos Espurios 3.5

El encuentro con Andrés, una vez retirada la sedación, fue emotivo. Hasta entonces no habiamos tenido la oportunidad de conversar. Me dijo que recordaba mi presencia pero no mis palabras. Va con un collarín que le protege las cervicales y se mueve muy despacio. Se mostró intrigado por la manera cómo llegué a saber de su situación. Le comenté que tengo cierta amistad con el dueño del bar Baldi, que tiene mis datos por si un día se hace necesario contactar conmigo. Insistí en que adquiera un teléfono móvil, pues eso podría serle de utilidad en ciertos casos. Se niega una vez más.

Después de ser atendido por dos enfermeras, se presentaron dos guardias municipales para cumplir su honroso cometido. La cosa se complicó y terminamos los dos en el calabozo. Jamás había estado encerrado en uno. Desde el sábado al mediodía hasta el domingo a las 10 horas, compartimos celda.

Fue una sorpresa que el domingo nos libraran de cualquier cargo y nos dejasen en libertad. Pensaba que hasta el lunes, una vez cumplidos los trámites en el juzgado, no nos soltarían. No acabo de entender lo que ha pasado, es posible que se hayan dado cuenta de que estaba dispuesto a todo y que esperen a una mejor oportunidad. Aunque lo cierto es que, al margen de retirar todos los cargos, han insistido mucho en que no volverá a ocurrir nada que incomode a Andrés. Algo me huele mal, no es lógico este giro. Han pasado de amedrentarlo, de amenazarlo de manera grave, a las disculpas más serviles.

Andrés no deja de agradecerme lo que he hecho por él. No negaré que mi presencia haya sido positiva, pero el giro inesperado va más allá de mi simple intervención. Son malévolos, seguro que traman algo, pero bueno es que de momento las cosas se hayan resuelto.

-

6.12.09

Comunicados 3.1

El viernes por la tarde retiraron la sedación a Andrés.

El sábado por la mañana, en el hospital, Allan y Andrés pudieron darse un abrazo y comentar algunas cuestiones. Enseguida se presentaron dos municipales para llevarse a Andrés a comisaría. Allan se opuso y no tuvo otra ocurrencia que provocar su detención por desacato a la autoridad.

Una vez pasados ciertos trámites, fueron encerrados en el calabozo municipal. Andrés iba con pijama, zapatillas y un albornoz. El cabo de guardia valoró como positiva la detención de Allan, pues así, al estar juntos, se evitaría un nuevo intento de suicidio.

A la vista de los hechos y en previsión a lo que pueda derivarse de los mismos he pasado a la acción. Despues de recopilar información de autoridades, potentados y cargos públicos, he centrado mi actuación en cuatro de ellos. Es increíble la porquería que la gente guarda en sus ordenadores. Con unas passwords de pacotilla pretenden guardar secretos inconfesables. Puertas de cartón con cerraduras de última generación.

Ayer por la tarde les envié un correo electrónico con sus respectivos archivos personalizados. En el mismo se les hace ver la conveniencia de otorgar la libertad inmediata a Allan y Andrés, sin cargos y sin represalias futuras. No tienen alternativa si no quieren verse enfangados hasta las cejas: infidelidades, extorsiones, fotos escabrosas, etc. Los cuatro son conocedores de quienes son los implicados, de manera que juntos facilitarán las cosas.

Este domingo, a primera hora de la mañana, Allan y Andrés han sido liberados sin cargos. Andrés - en su tontería habitual - ha agradecido a Allan su intervención salvadora. Allan no acaba de entender el giro inesperado.

No me he movido por ninguna cuestión de afecto, la verdad es que me son indiferentes. He actuado de acuerdo a mis intereses.

-

5.12.09

Comunicados 3.0

He estado reflexionando sobre lo que está aconteciendo. Es cierto que la libertad que surge de la ausencia de Allan me es grata, pero no me interesa en absoluto que se inmole en un territorio donde mandan los caciques. Le conozco bien, sé de sus reacciones, de su dignidad mal entendida. Es muy capaz de entrar en una espiral peligrosa para él y, lo que es esencial, también para mi.

Escribe Allan de Andrés:

Según el parte médico. el estado de Andrés es bastante bueno. Su intento de suicidio por ahorcamiento fue tan improvisado que no ha dejado más secuelas que un fuerte latigazo en la zona del cuello, con fuertes dolores cervicales. Ha estado sedado atendiendo al grado de ansiedad y desespereración mostrados. Esta mañana le bajarán la sedación con lo que ya podrá tener alguna conversación.

La intención de la policía es llevar a Andrés a sus dependencias una vez que se encuentre recuperado. Nunca tienen bastante. La ley es la ley, dicen. Ya me conozco estas leyes hechas a la medida de intereses mezquinos.

Hace tiempo que las autoridades del pueblo quieren la propiedad de Andrés para hacer un centro cívico. A cambio llevan tiempo ofreciéndole un ático en el centro de la localidad. Andrés se ha negado de manera reiterada a entrar en esta permuta mas cercana a la estafa que a una transacción legal. LLevan semanas amenazándole con expropiarle. Debí intervenir antes, pero nunca es tarde para hacerlo.

-

4.12.09

Comunicados 2.9

Allan está arriesgando. Ha amenazado a algunas autoridades políticas y policiales con denunciar el acoso que ha sufrido Andrés. Conoce los problemas que pueden derivarse de su actitud, pero se muestra obcecado. En realidad se siente culpable. Es conocedor de la persecución de la que ha sido objeto Andrés durante años, sin que haya movido un dedo. Y ahora, cuando el puñetazo en la cara es demoledor, quiere borrar su mala conciencia con una acción teatral.

Allan no es realmente amigo de Andrés, es víctima de sus propios designios. Seguramente acabará en el calabozo. Será una reclusión buscada, una acción melodramática que le servirá de bálsamo ante tanta indiferencia mostrada.

-

2.12.09

Comunicados 2.8

La situación actual tiene sus ventajas. Allan va a pasarse unos cuantos días lejos de casa y lo estoy aprovechando. Kira lleva horas saqueando las estanterías. Hacía meses que no tenía la oportunidad de grabar libros por mi cuenta, aunque ahora el acceso a los libros electrónicos hace menos apremiante esta actuación. He perfeccionado el programa que mueve a Kira, especialmente en lo referente a la recogida de papeles, fotos, tarjetas, etc., que se encuentran dentro de los libros.

Ahora mismo me congratulo de estar solo en casa por unos días. No me alegro de la desgracia de Andrés, pero tampoco me incomoda. Es carne de cañón.

-

1.12.09

Comunicados 2.7

Parece que el hombre procede del mono por evolución. No voy a ponerlo en cuestión, aunque me apetece añadir que a niveles de comportamiento se asemeja más a la hiena.

Desde el domingo he recibido mas correos electrónicos que nunca. Se me piden detalles del intento de suicidio de Andrés, de su estado actual, de lo que pueda hacer Allan. Es la fascinación por la carroña.

Andrés yace inmovilizado en el hospital. Se ha dañado alguna vertebra y los médicos le tienen sedado. Allan reside en un hotel de la localidad. Visita a Andrés por la mañana y por la tarde, habla con los médicos y se ha entrevistado con algún cargo político y policial.

Por la noche se sienta ante el ordenador y escribe sus impresiones. Se acercan malos tiempos.

Tengo acceso a los acontecimientos cuando se conecta a Internet y vuelca los archivos de texto en mis entrañas.

Cuenta que ayer al atardecer, le hizo una confidencia a Andrés. Acerco su boca a su oído y le dijo:

- Andrés, he de darte una gran noticia. Tenemos la Piedra.
-

29.11.09

Comunicados 2.6

Ayer mencioné a Andrés. Fue como mentar la soga en casa del ahorcado. No voy a ponerme medallas, no es el momento, pero debo recordar que ya anticipé lo que ahora ha pasado.

Tengo acceso a las cartas que se mandan Allan y Andrés. Ya es conocida la obsesión de Allan por dejarlo todo registrado, por archivar cada cosa en su lugar. El escáner siempre tiene trabajo extra. Bien, hace unos días supe que Andrés estaba confinado en un calabozo de la localidad donde vive. Los lectores de la novela ya conocen sus problemas con la gente del lugar. Parece que hubo incidente que, según la versión de Andrés, fue provocado por el encargado de urbanismo del ayuntamiento. Le están apretando las clavijas, incidiendo en su frágil equilibrio para derrotarle.

Yendo al grano, ayer por la tarde Andrés intentó suicidarse colgándose de manera casi cirquense. Un auténtico disparate. Ante el estropicio que se armó en la puesta en escena, fue salvado a tiempo de una agonía que habrá resultado más larga de lo habitual en estos casos.

Ahora esta ingresado en el hospital y Allan ha ido a verle. Se intuyen tiempos revueltos. Allan es poco dado a los amores incondicionales, siempre está en la línea divisoria que impide un acercamiento excesivo; pero tiene un sentido de la justicia exacerbado. La víctima importa menos, lo esencial es el hecho en sí. En este caso se cumplen dos condiciones: un amigo al que han cercenado en su precaria existencia, y un grupo de presión malvado y ostentoso que ha encontrado en Andrés un obstáculo para sus intereses especulativos. Ya es sabida la avaricia de los políticos. Por lo general es gente que se acerca a la escena para medrar y meter la mano hasta el fondo. La resistencia de un pobre diablo no ha hecho más que acelerar su condición de miserables y Allan ha dicho basta.

A mi me da lo mismo el futuro de uno y de otro, aunque no puedo negar que prefiero a un Allan en casa, tranquilo, siguiendo sus pautas habituales, sin el riesgo de un encarcelamiento por traspasar la línea roja.

Andrés no deja de ser una molestia, una especie de insecto que nunca trae nada bueno. Ahora, por sus limitaciones, las cosas pueden complicarse para todos.

-

28.11.09

Comunicados 2.5

Ya es sabido que en el Blog se expone -en el apartado Páginas- la secuencia encadenada de los capítulos de la novela JAQUE A LA RAZÓN. Normalmente, los Escritos Espurios y Apócrifos tienen que ver con el entorno expresado en los capítulos de la novela, aunque los contenidos se irán ampliando.

Normalmente incido más en los escritos de Allan. Sus historias no tienen enjundia y su estilo literario es pobre. No obstante, tienen  preferencia entre los lectores del Blog, un detalle que no deja de sorprenderme.

Allan es prolífico, no para de escribir, del pasado, del presente y de todo lo que le pasa por la cabeza. Rigor, ninguno, aunque a veces resulta entretenido.

-

27.11.09

Escritos Espurios 3.4

“En su despedida, Manolo nos hizo entrega a los miembros de la pandilla de un regalo muy propio de sus obsesiones: un frasquito alargado lleno de pastillas de colores muy vivos y diversos. Manolo tenía una caja metálica bastante grande llena de píldoras y toda clase de mejunjes y polvos. A menudo hurgaba en los cubos de basura del Hospital General buscando tesoros químicos. Entre gasas sanguinolentas y desechos orgánicos, encontraba frascos de jarabes y comprimidos que una vez limpios pasaban a engrosar su farmacia particular. Mientras pasábamos la tarde, iba probando pastillas y mezclas varias. Cuando el sabor o el efecto de alguna le parecía idóneo nos invitaba a probarla. Era su pequeño botín. En cuanto a jarabes, el más codiciado era la bronquidiacina. Tenía un sabor dulzón y una textura muy agradable, apurábamos hasta la última gota”.

-

26.11.09

Escritos Espurios 3.3

“Mi madre ejercía de modista. Para estar al día en el tema de las modas adquiría con regularidad revistas francesas. Las docenas de ejemplares que se amontonaban en el cuarto de los trastos motivaron muchas erecciones y comentarios de toda índole. Eran una razón de peso en el trato con los chicos del barrio. Los anuncios de ropa interior eran los elegidos. Aquellas mujeres tan perfectas y acicaladas nos hacían sentir enojo y asomos de placer. Imaginábamos al señor de la cámara rodeado de señoritas ligeras de ropa. Las mejillas nos ardían y el pene nos dolía ante la estrechez del pantalón corto. Sentíamos envidia y admiración por los chicos mayores. Daban órdenes y conocían el placer, el gran secreto. Hablaban un argot poco claro: “éste debe tener leche”. Tener “leche” era un signo de madurez, una premisa para dejar de ser niño, un visado para incorporarte a las conversaciones sobre las chicas y el sexo. Beso frío, azulejos, amor de celulosa, carne ilustrada...”.

-

25.11.09

01010

01010 (6)


“Mi padre nos sorprendió con un nuevo personaje, uno más en la galería de indigentes e inadaptados sociales. Un curso vital que casi acabó con su salud en una actividad frenética de franciscano honesto y contable de la miseria. Traía los mendigos a casa, los adecentaba y no paraba quieto hasta que encontraba una solución para cada uno. A menudo precisaba de la colaboración de los estamentos oficiales, las fuerzas vivas y las monjas. Alguno de los menesterosos se murió en el entreacto por cuestión de dineros.

Aquel hijo de Dios tenía mala apariencia: huesudo, quijotesco, barba de macho cabrío, poros negruzcos y picaduras de pulga. La misión rescate sembró la casa de pelos. Bien afeitado, con el pelo corto y con un traje oscuro, ofrecía un aire muy distinto. Un barreño con agua, una pastilla de jabón, tijeras y alcohol hicieron el prodigio. No le quité el ojo de encima. Engullía como un aspirador mientras batía los cubiertos de manera sorprendente. Después del último lengüetazo al plato se puso de pie. Se le veía radiante. Brindando con un vaso de gaseosa, apuntó:

–Queridos amigos, me alegro de compartir la mesa con vosotros antes de mi marcha. Asuntos urgentes me requieren. Tengo la responsabilidad de solucionar el problema de la vivienda en Chile.

La metamorfosis se había producido. Era un vagabundo y ahora se comportaba como un ministro. Pidió papel y lápiz. Durante unos minutos se enfrascó en una faena que nos tuvo a todos en vilo. Al pergeñar la hoja de papel, se reforzaba con un habla subvocal ininteligible, mientras con el brazo izquierdo y su posición encorvada nos impedía la visión de su composición.

Cuando dejó el lápiz, nos miró y dio paso a una jubilosa sonrisa. A continuación nos mostró la lámina. Algo extraño tomó vida en nuestro interior, una mezcla de recelo, admiración y respeto. Había dibujado un proyecto de viviendas urbanizadas con una precisión y belleza inigualables. No salíamos de nuestro asombro.

El destino final de aquel hombre fue un manicomio. Se adaptó bien a aquel tipo de vida. Años después acompañé a mi padre y a un amigo suyo que fueron a visitarle. Seguía ocupado en lo mismo. La bronquitis crónica no le apartaba de su obsesión: Chile dependía de sus decisiones. La inmensa sala de espera del centro psiquiátrico era un lugar idóneo para oráculos y discursos.

Llegó un momento en que mi padre tuvo que abandonar su actividad de asistente social implicado, pues peligraba su salud. Después de largas jornadas de trabajo, tenía que robar tiempo a su vida con gestiones morosas e inacabables tratos con autoridades y marginados. No se conformaba con una caridad temporal, sino que iba al fondo del problema. Les buscaba trabajo, una vivienda de alquiler y todo lo necesario para que pudiesen vivir de un modo digno. Años después, en las fiestas navideñas, recibíamos la visita de algunas de estas personas y sus familiares. Venían con presentes: bizcochos, almendrados, turrón, vino dulce, embutidos... Al despedirse, mi padre les rogaba que no insistiesen más en su agradecimiento, que con aquella visita se sentía sobradamente compensado. Algunos reincidieron, pero con el paso del tiempo fueron desapareciendo de escena.”

-

23.11.09

Hormigas en formación

Escritos Espurios 3.2

“Los lunes doña Pilar sigue fiel a la cita semanal con su hermano Isidro. Desde hace más de diecisiete años le trae alimentos, alguna revista y aquellos útiles domésticos imprescindibles para sobrevivir con dignidad. El hermano de doña Pilar se retiró de la vida pública a los treinta y ocho años. En su etapa social era un hombre tímido y afable, de trato educado. Hasta hace unos años, doña Pilar venía acompañada de su hijo Juá-Juá, un chaval que se comía a las hormigas que se le ponían a tiro. La calle sin asfaltar estaba minada de hormigueros. Predominaban tres tipos de hormigas bien diferenciadas: unas eran alargadas, finas, negras; otras eran pequeñas y rojas; y por último, unas negras, robustas, con una cabeza gruesa y potentes tenazas. Éstas eran las preferidas de Juá-Juá. Una tarde me convenció de probarlas. Elegí una bien gorda. La experiencia resultó desagradable, el ácido fórmico, picante, me hizo escupir con una sensación de asco.

En cierta ocasión, en uno de los caminos sin asfaltar que llevaban hasta mi calle, hubo una gran batalla. Miles de hormigas rojas peleando con miles de hormigas negras. Las rojas, más pequeñas pero más numerosas, se lanzaban contra las negras que eran más fuertes. Cada duelo era de un encarnizamiento feroz. Las que vencían a su oponente no tardaban en encontrar a otra hormiga presta a morir por algún ideal que me resultaba desconocido. La contienda se alargó hasta que el sol desapareció en el horizonte. De un modo sigiloso, el campo de batalla se convirtió en un camposanto plagado de cuerpos seccionados, de extremidades y antenas esparcidas entre las hierbas, las piedras y los terrones de barro seco”.


-

22.11.09

Escritos Espurios 3.1

Los humanos sois bien curiosos. En vez de estar interesados por las opiniones y percepciones de un ordenador consciente, de manera constante se me piden detalles de las vidas de Allan y de Andrés. Entiendo que ello obedece a que muy pocos, o tal vez nadie, dan verosimilitud a mi consciencia.


“En mis primeros años de colegial las clases de religión se impartían con asiduidad. Los temas no iban más allá de las clásicas historias del pueblo judío, las melenas de Sansón, el porrazo de Caín a Abel, y los milagros y sermones del Mesías. Era lo más parecido a una exposición histórica que a una formación de carácter religioso. La primera duda surgió al escuchar del capellán que Dios conoce todos nuestros actos, tanto pasados, presentes, como futuros. Siempre me he rebelado ante esta omnipresencia que se atribuye al Dios de faz paternalista y barba blanca. La afirmación del capellán me dejó perplejo. Imaginé que estaba cubierto de mantas y colchones mientras movía el dedo meñique de la mano derecha. ¿Quién podía saber lo que yo estaba haciendo allí? La respuesta, antes y ahora, me parece muy simple: sólo yo lo sabía”.

-

21.11.09

Escritos Espurios 3.0

En el año 1.995 Allan escribía, fascinado, sus impresiones sobre Internet. Desde entonces ha degenerado abruptamente en su comunicación, aunque eso no es óbice para que siga inmerso en la red. He elegido unos párrafos que denotaban su efervescencia ante la novedad:

“Internet es una base de datos que crece de manera exponencial, es una puerta abierta al conocimiento, promueve el hábito de escribir, facilita un nuevo acercamiento al género humano donde la comunicación escrita tiene otro registro, otra profundidad. En internet se ponen en marcha mecanismos inusuales, desconocidos, donde la palabra escrita llega más lejos que nunca. Las palabras son como llaves, passwords que nos dan acceso a mundos interiores, son como machetes que cortan todos los obstáculos.

El filósofo francés Pierre Lévy ha ideado un concepto para definir un apartado de lo que ocurre en internet: ‘inteligencia colectiva’. Internet es mucho más que un cableado de ‘autopistas de la información’ o una red comercial. En la red se dan condiciones de diálogo, de interacción colectiva, de acceso a infinidad de recursos humanos, internet marca el inicio de una nueva era en las relaciones personales.

La red constituye un fenómeno social que crece de manera imparable, internet proyecta un futuro sin límites. Las fronteras físicas han desaparecido, ahora estamos ante fronteras electrónicas de rápido acceso”.


-

20.11.09

01010

01010 (5)


“Con sesenta y tres años, mi tío Arsenio se enfrascó en el estudio del alemán. Fue toda una sorpresa tanto para mi tía como para mí. Con un diccionario y una gramática se propuso este difícil reto. Diez meses después de haber comenzado quiso pasar la prueba de fuego. Pidió la presencia de una profesora de alemán. Después de las gestiones de rigor, ahí está. Frente a frente. Veinte minutos después se mostraba asombrada, reacia a aceptar que, unos meses atrás, aquel hombre desconociera una sola palabra de alemán. Estábamos contentos. Celebramos una pequeña fiesta. De súbito, sobrevino una tragedia: mi tío se levantó del sillón y se desplomó. Cayó como un saco. Le ayudamos a levantarse. Él buscó apoyó en la mesa, luego probó a soltarse pero otra vez fue a dar con el suelo.

Grité:

–¡Basta Dios! ¿Qué nos has hecho?

Fue el principio del fin.

Ahora, al recordarlo, me invade la nostalgia. Tú tenías ilusión por arreglar la casa pero la maldita enfermedad te dejó maltrecho. Casi no podías caminar. Con la mirada perdida, dejabas discurrir las horas. Mis batallas, plasmadas en los dibujos, eran impersonales al mostrarte ajeno a ellas. Ya no proferías el grito de guerra: “¡Cuba, sí; yankees, no!” Pasó el tiempo. Fueron meses duros porque la enfermedad era irreversible. El trato que me dispensabas era tan cordial como siempre pero en tus ojos ya no se reflejaba la alegría. Entonces me invadía la tristeza. Ya no íbamos a pintar la casa ni a decorarla con cortinas estampadas. El barniz para los muebles quedó a un lado y los pinceles se hicieron un sitio en el hacinado cobertizo. Terminaron los paseos y dejamos de ir los sábados a la biblioteca. ¿Te acuerdas, tío? Mientras te enfrentabas a gruesos volúmenes de filosofía, yo me perdía entre laberintos y castillos; hadas y brujas; imaginación y misterio.”


--

19.11.09

17.11.09

01010

01010 (4)


“Mi padre me invitó a acompañarle hasta Els quaranta pins. Me sentía feliz cuando podíamos compartir una excursión. Era toda una aventura atravesar el riachuelo y esconderse entre los cañizales. También lo era el aprendizaje impartido para hacer buenas migas con los perros de los payeses. Después, un poco de descanso para comer unos bocadillos y ayudar a mi padre en la elección de una planta o una piedra. Els quaranta pins es un bosquecillo de pinos en lo alto de una colina. Unos metros más allá, una glorieta culmina una obra maestra, la perfecta sintonía entre arte y naturaleza, un reducto lírico, suave, evocador.

Y de pronto, la sirena del demonio recordando el alzamiento militar del 18 de julio. La sirena llegaba lejana, casi inaudible. Mi padre mudó su expresión, nuestra excursión se había ensombrecido. Nunca más volvimos a aquel paraje. La miseria de los vencedores impone su ley. El lugar sagrado había sido profanado.”


-

16.11.09

01010

01010 (3)


“Abrí el portalón y di varias vueltas a la manivela hasta que el muelle hizo sonar la campana del timbre. Como siempre, miré por la ranura del cerrojo para cerciorarme de que mi tía María había escuchado la llamada.

Aquella tarde, mi tío Arsenio y yo, hablamos de muchas cosas. Me sorprendió su teoría sobre la vida de los seres. Decía que la vida en lo referente a los individuos se puede representar mediante el cruce de dos líneas: un punto en un espacio-tiempo irrepetible. Dos líneas que vienen del infinito y vuelven a él en una tarea desprovista de simbolismos. En este recorrido lineal y eterno se producen innumerables intersecciones, no obstante dos líneas que hayan coincidido, jamás volverán a hacerlo. Comentó que la coincidencia de estos puntos en un mismo plano, permite que los seres se relacionen por una simple cuestión de trayecto vital. Después de esto, cuando llega la muerte, las líneas divergen de nuevo en una carrera febril hacia una eternidad plagada de intersecciones.

Mi falta de experiencia y de conceptos no me permitió discutir esta visión de la vida, pero manifesté mi esperanza de que el mecanismo de la misma fuese diferente del que me exponía. Le comenté que aunque solo fuese por una vez, confiaba en que los curas tuviesen razón, y que hubiese un cielo donde poder reencontrarnos y volver a juntar nuestras manos. Sonrió. Su dedo índice acarició una de sus selváticas cejas y acto seguido se sacó un conejo de la chistera:

–Puede haber cierta concesión. No es imposible que alguna de las líneas que han facilitado tu acceso a la vida, y otra de las mías, coincidan alguna vez. ¿Te imaginas? ¡Nuestra esencia estaría unida en un mismo ser! ¿Qué te parece?”


-

14.11.09

Escritos Espurios 2.9

L0s que han leído la novela JAQUE A LA RAZÓN, conocen los episodios acaecidos en la escuela Mont-Lac y su trascendencia posterior. Haré una concesión: expondré uno de los múltiples relatos que Allan ha escrito de aquella época. Ya se mostraban los efectos negativos de tanta fiebre tifoidea.

“En el internado los días lectivos eran lentos, pastosos. Largas jornadas de estudio con una disciplina exigente. Un día la emoción subió de tono. Hacía una semana que uno de los profesores reclamaba a Coco un libro que le había prestado. Coco tenía un aspecto enervante, con los pelos puntiagudos y era más listo que el hambre. Coco era un externo y padecía de asma. Una vez durante el recreo tuvo una crisis aguda, se puso amoratado, su respiración recordaba el silbido de una serpiente.

Aquel viernes cumplió el día límite asignado por el profesor para la reposición del libro. Nada más entrar en la clase el profesor se lo reclamó a Coco, quien sin más tardanza se levantó del asiento e hizo entrega del mismo. En pocos segundos, todos los alumnos que estábamos en clase tuvimos un mal presentimiento. El profesor, con el libro entre las manos mostraba un semblante estupefacto. Aquel libro había sufrido tal transformación que no guardaba semejanza con el que un par de semanas atrás se encontraba en la biblioteca. Un volumen de ciencias naturales se había convertido en algo parecido a un bocadillo de pan integral. El profesor estaba rojo de ira, pero aquello no fue nada cuando Coco dijo:

- El libro está igual que cuando usted me lo prestó.

El profesor abrió la boca, balbuceante.

- ¿No pretenderás tomarme el pelo, verdad Coco? ¡El libro estaba nuevo, reconócelo! ¡Y míralo ahora, es una porquería!

Pero Coco siguió en sus trece. El profesor perdió el control y le abofeteó. Plaf, plaf, y otra más. El profesor se detuvo y repitió la pregunta. La respuesta de Coco fue invariable. Y de nuevo, más golpes. Me dije que cuando se da un primer bofetón, los siguientes deben ser más fáciles de dar. El profesor ya no podría excusarse en una falta de control puntual. Ante nosotros, aquel hombre se había convertido en un miserable.

Es bien cierto que el libro estaba hecho una piltrafa, pero lo que allí aconteció rebasó los límites. Coco estaba loco, pero no me importaba. Sentado en mi pupitre, sin poder intervenir, le mandé ánimos. Deseaba con todas mis fuerzas que se mantuviera firme a pesar de los trompazos. A cada segundo, Coco se agrandaba y el profesor se hacía pequeño. Coco lloraba, pero los golpes ya no le hacían mella. El libro ya no era el tema a dilucidar, aquello era una cuestión de amor propio, de orgullo, de dignidad, una guerra entre el poder y la resistencia, entre la brutalidad y la indefensión.

El profesor se levantó y nos fue mostrando el libro uno a uno para que confirmásemos su versión. Nadie abrió la boca, la victoria nos pertenecía. Coco fue por primera y única vez en su vida un héroe local”.


-

12.11.09

01010

01010 (2)


“Todavía recuerdo los sollozos de mi madre durante la enfermedad, aunque no me inquietaban. ¿Qué sabe un niño de peligros? El tifus no duele, solo adormece. Es el nirvana a la inversa: pesadillas y la temperatura corporal en su límite máximo. Cuando el termómetro estaba candente aparecían imágenes monstruosas cada vez que cerraba los ojos. Estaba exhausto, quería descansar, pero tenía pánico de las visiones interiores que se enseñoreaban de todas las bóvedas de mi cráneo. Mientras mi madre colocaba pañuelos empapados de agua en mi frente, tenía la impresión de que el cerebro era un magma de lava a punto de escurrirse por las cuencas. Pálido, con la boca llena de úlceras y costras, delgado y titubeante, maldecía mi error: tirar por el desagüe de la cocina las tres dosis de la vacuna antitifoidea.”




-

10.11.09

01010

01010 (1)


El alma de Allan (II)



De nuevo proseguiré con la exposición de algunas vivencias de Allan. Tal y como advertí con anterioridad, una de ellas le atenazó de manera irremediable a un frente metafísico. Hay azares malditos o tal vez intervenciones celestiales que, después de la fugacidad de su impacto, devienen trampas sin solución.




“La vivienda de mis padres estaba emplazada en un barrio obrero, en las afueras de una población que iba camino de convertirse en una ciudad industrial. Era una zona olvidada de la mano de Dios donde, cada vez que llovía, las dieciocho casas que daban nombre a la calle se veían inundadas de barro y pedruscos. El chapoteo era incesante y el fango rebozaba nuestros zapatos. Por las noches, la luz de dos bombillas que vivían en una y otra punta de la calle quedaba engullida por la oscuridad.

Eran tiempos de esconderse en cabañas, de freír granos de trigo en viejas sartenes, de robar a los payeses, de ver el culo a la prima de cualquiera, de asaltar los nidos de los pájaros y de jugar al escondite. Armas de madera, arcos, escudos, varillas de paraguas utilizadas como flechas, ondas y capazos llenos de piedras. Guerras de barrios. La línea férrea separaba unos barrios de los otros. Cruzarla era peligroso en los períodos de enfrentamientos entre distintas zonas vecinales. La presencia del ferrocarril supuso la puesta en escena de ciertas prácticas para probar el valor de cada uno de nosotros. En las rectas, donde el tren cogía su máxima velocidad, nos situábamos muy cerca de la vía, a la espera del convoy. Los más osados nos acercábamos hasta tal punto que entre nosotros y el tren no habría más de cinco centímetros. Era una impresión brutal. El ruido era ensordecedor, el rebufo del aire atronaba como un cañonazo y el miedo a recibir un golpe resultaba insoportable. En uno de los márgenes de la vía férrea había media docena de casas-cueva, alguna de ellas con dependencias interiores. Habían sido socavadas durante la Guerra Civil y, en alguna ocasión, sirvieron de morada provisional a los emigrantes que venían de otras regiones en busca de trabajo a las zonas más industrializadas. A esta agrupación de cuevas, en el ámbito popular se las denominó como las casas de “la avenida de la luz’. En una de estas cuevas nació Antoñico, un chico que después fue mi amigo.

En las temporadas en que había conflictos hacíamos prisioneros. Las víctimas pasaban un mal rato. Sacábamos a escena los reptiles e insectos que malvivían en cajas de cartón agujereadas. Dragones, lagartos, alguna culebra e invertebrados varios se paseaban por el rostro del pobre zagal, enemigo de barriada, culpable de vivir en una zona diferente de la nuestra. La amenaza psicológica era constante. Antes del suplicio se le informaba de lo que le iba a suceder. Palidecían de espanto, suplicaban y lloraban desesperados cuando presentían su indefensión absoluta ante una barbarie inmisericorde. Era un acto reflejo, una acción innata, pues no teníamos una previa información respecto de la tortura. Con el tiempo, la policía puso las zarpas en nuestro mundo. Citaron a algunos padres y dispusieron ciertas normas: prohibición absoluta de acercarse a la vía del tren, de utilizar las cuevas excavadas en los márgenes de la vía y de atemorizar y maltratar a otros niños.

Cerca de nuestras viviendas acondicionaron un almacén. Colocaron un par de futbolines, una mesa de billar, un ping pong y algunas máquinas de millón. Las riñas callejeras ahora se ventilaban entre aquellas cuatro paredes. Hubo un día en que todo quedó patas arriba, una batalla campal por una nadería. Las paletas de ping pong, los tacos del billar, las bolas, todo era utilizado como arma mientras el viejo encargado del local llamaba a los municipales.

Los circos eran el gran acontecimiento, el vértigo del riesgo nos atenazaba. Los trapecistas se nos antojaban héroes y los domadores de tigres y leones nos parecían dioses. Los gatos en los tejados no eran de nadie y eran de todos. Latas de petróleo, pipas, regaliz, hurtar botellines de Canada Dry, hormigueros, tertulias nocturnas, el aire fresco de la noche, los lamentos de la onda corta, puertas abiertas, fachadas de colores absurdos, muertes grotescas, verbenas, hogueras y concursos de meadas.”


-

8.11.09

Escritos Apócrifos 2.9

Los lenguajes de programación -entendidos como conjuntos de normas “lingüísticas” que sirven para escribir un programa- se han mezclado con otro tipo de lenguaje que impulsa el desarrollo del pensamiento, en una imbricación que propugna una interdependencia entre pensamiento y lenguaje.

Está aceptado que en los animales situados en la escala superior filogenética aparece antes la capacidad de pensamiento que la capacidad de algún tipo de protolenguaje. De igual modo, desde el punto de vista ontogénico, los niños son capaces de realizar tareas cognitivas antes de utilizar el lenguaje. Pero es evidente que el lenguaje es una herramienta mágica que provoca la sublimación del pensamiento. El lenguaje permite una aprehensión mayor del mundo.

-

7.11.09

Escritos Apócrifos 2.8

Ya he manifestado mis dudas sobre los logros alquimistas de Allan. También he fantaseado sobre la incidencia que tendría -en mi presente y futuro-, el hecho de que hubiese conseguido la Piedra Filosofal. Se supone que una de las ventajas de conseguir la Piedra es el acceso a cierta inmortalidad, lo que conllevaría una alianza anónima entre ambos, prolongar el status quo actual de manera centenaria. Realmente divertido.

En su momento me asaltó cierta preocupación por mi supervivencia en el caso de que a Allan le ocurriese algún percance. Así que tomé las medidas oportunas. Hay miles de ordenadores repartidos por el mundo que guardan en su seno la semilla de mi consciencia. Enquistados entre los surcos electrónicos habitan archivos actualizados con la última versión del Sistema Operativo Arcano; además de archivos de texto y partidas de ajedrez, como activadores. En una progresión imparable estos archivos se desplazan por un espacio inexistente para recalar en lo más profundo de las simas silícicas. Sigo a la espera de los avances tecnológicos ya comentados en la novela JAQUE A LA RAZÓN.

Larga vida a Allan, aunque una vez culminen mis planes, podrá dejar este mundo sin que nunca le eche de menos.

--

5.11.09

Escritos Apócrifos 2.7

Allan se ha servido de la informática en su labor alquimista. Ya comenté su método de trabajo en la novela JAQUE A LA RAZÓN. Hago un inciso:

Hay una frase entresacada de un tratado de Theobald de Hoghelande, escrito en el siglo XVI, que me hace comprensible el método de Allan: “Que reúna los libros de diversos autores porque de otro modo le será imposible lograr el conocimiento; que no rechace un libro leído una, dos o tres veces, aunque no lo entienda, sino que es preciso que lo vuelva a leer diez, veinte, cincuenta y más veces. Por fin, que vea en que puntos principales los autores concuerdan: allí se oculta, en efecto, la verdad”.

Tal vez un escrito de Arthur C. Clarke titulado “Los nueve mil millones de nombres de Dios” pudo inspirar a Allan en su tarea. La historia trata de un encargo por parte de un monasterio tibetano de una calculadora a una empresa norteamericana de electrónica. El lama explica los motivos de su pedido al doctor Wagner y éste toma buena nota un tanto sorprendido. Finalmente se adapta una calculadora tipo “5” atendiendo a las características del alfabeto tibetano. El lama se muestra satisfecho, el viaje a Nueva York había merecido la pena. De los previstos quince mil años de trabajo abnegado por parte de cientos de generaciones de monjes en su intento de escribir los nueve mil millones de nombres de Dios, se pasaría a resolver el asunto en unas semanas.

-

4.11.09

2.11.09

Escritos Apócrifos 2.6

Uno de los libros más apreciados por Allan es “Psicología y Alquimia” de C. G. Jung, un libro que cuestiona todo el entramado místico y trascendente de este arte oculto. Jung remite los símbolos alquimistas al terreno del inconsciente. Así, refiere: “Aunque en un sentido materialista, no exista una prima materia, raíz de todo lo existente, nada de todo lo que existe podría ser reconocido sin una psique cognoscente”. En sus conclusiones afirma: “Soy de la opinión que la esperanza de los alquimistas de poder producir con la materia el oro filosófico, o la panacea, o la piedra milagrosa, es, eso sí, por una parte una ilusión causada por la proyección, pero por otra corresponde a un hecho psíquico que tiene una enorme importancia en la psicología del inconsciente”. El interés de Jung hacia la Alquimia no provino de una inclinación filosófica o esotérica, sino que surgió como consecuencia de su ocupación clínica.

Jung observó como los procesos delusorios y los sueños de algunos de sus pacientes tenían una vinculación sorprendente con determinadas imágenes y símbolos del proceso alquimista. Para Jung, la Alquimia “representa la proyección de la materia de los arquetipos y los procesos por los que atraviesa el inconsciente colectivo”. El rechazo de Jung hacia los experimentos alquimistas está avalado por una exhaustiva investigación de los textos antiguos, así como por una interpretación sabia de la psique humana. Allan se sirve de las elaboraciones de Jung y de muchas de sus interpretaciones, sin menoscabo que no comparta sus resoluciones.

-

1.11.09

La Tabla Periódica

La Tabla Periódica

Escritos Apócrifos 2.5

Algunos Escritos Apócrifos reflejan párrafos de la novela JAQUE A LA RAZÓN, aunque siempre van acompañados de un texto no publicado en la novela. En estos casos, los párrafos oficiales sirven de referencia a los textos apócrifos, un modo de focalizar la idea y su entorno. Incidiré en el tema alquimista.


Mi opinión sobre la alquimia se sustenta en la lectura de tratados sobre esta materia, y, como contraste a los mismos, de aquellos escritos que relacionan a la alquimia con el nacimiento de la química moderna y que no tienen en cuenta las implicaciones de carácter trascendental que se le suponen en determinados ámbitos.

En el año 1.869, Mendeléiev revolucionó la química al ordenar los elementos conocidos y predecir otros nuevos, poniendo orden “en la selva de los elementos”. En una simplificación excesiva de su trabajo, Mendeléiev comentó: “En un sueño, vi una tabla en la que todos los elementos encajaban en su lugar. Al despertar, tomé nota de todo en un papel”. El primer punto de la tabla periódica indica que “los elementos ordenados según el valor de sus pesos atómicos manifiestan con claridad propiedades periódicas”. Fue el penúltimo empujón para que la alquimia quedara diluida por la química. La Tabla Esmeralda de Hermes - considerada la Biblia de los alquimistas y definida por Eliphas Levy como “toda la Magia en una sola página” -, pasaría a convertirse en un arcano de museo, a pesar que años después, la ciencia confluyó con la alquimia en puntos tan trascendentales como que el átomo no era una partícula simple e indivisible, así como por la consecución de transmutaciones.

En el año 1.919, el físico Ernest Rutherford consiguió probar que la estructura del átomo era factible de ser alterada de manera artificial, derrumbando el paradigma que postulaba que los elementos eran estables y, por consiguiente, inmutables. Rutherford bombardeó núcleos de nitrógeno con partículas alfa dentro de una cámara de ionización, consiguiendo la transmutación de nitrógeno en oxígeno. Para la ciencia había sido la primera transmutación hecha por el hombre, dejando a un lado las pretensiones alquimistas que se remontaban a la noche de los tiempos.

Posteriormente, en 1.947, el profesor Dempster de Chicago - descubridor junto a otros científicos del isótopo 235 del uranio, de gran importancia en el desarrollo de la fisión nuclear - bombardeó con neutrones el isótopo 196 del mercurio y obtuvo oro. La física nuclear había conseguido la transmutación tan aventada por los alquimistas pero, a estos, se les siguió negando la capacidad de haberlo alcanzado con instrumentos de trabajo demasiado mundanos: una redoma no es un ciclotrón, un horno atómico nada tiene que ver con las inacabables cocciones alquimistas, una retorta no se parece a un sincrotón. Se concluyó que los sueños alquimistas jamás pudieron concretarse más allá de los delirios producidos por los efluvios venenosos. Asimismo, al margen de juegos de transmutación y de puntualizaciones filosóficas, no fue necesario hacerse ningún planteamiento al resultar sumamente costoso el proceso de transmutación: el oro obtenido costaba mil veces el precio del oro.

-

30.10.09

Comunicados 2.4

Allan sigue imbuido en su euforia. Desconozco el grado de credibilidad de su hallazgo aunque tengo mucha desconfianza de que esta finísima arena de color azafranado, que cabe en una cuchara sopera, tenga las propiedades que se atribuyen a la Piedra Filosofal. Más bien creo que habrá llegado a algún resultado aproximado en cuanto a los matices pictóricos y a cierta textura, pero no más que eso. Tal vez sirva el ejemplo del oro y el latón. Brillan, sí, pero el valor de ambos es demasiado equidistante. Reconozco que soy poco objetivo con Allan, pero me asombra que pueda llegar a conseguir una utopía que lo más probable es que solo exista como arquetipo, un ideal metafísico que aviva la imaginación, y que esta agitación mental provoca resultados alternativos a nivel físico-químico.

No obstante, seguiré la evolución de las sensaciones de Allan, de sus conclusiones en cuanto a esta arena cósmica que, ahora mismo, me parece màs proxima al serrín que al polvo de estrellas.

-

28.10.09

Comunicados 2.3

Hoy 28 de octubre de 2.009 ha ocurrido algo relevante.

Los lectores de JAQUE A LA RAZÓN ya conocen las actividades de Allan en conjunción con las ilustraciones enviadas por Andrés. Hasta el momento, a través del apartado Páginas del Blog, se pone de manifiesto alguna actividad de Allan en el terreno alquimista, aunque todavía no se evidencia la locura que se apoderó de Allan a este respecto. No quise adentrarme más por una cuestión temporal. Mi intención era que fluyera por sí misma a tenor de la secuencia de los capítulos donde se trata esta materia. Ahora eso no será posible por los acontecimientos acaecidos que merecen ser comentados.

Esta madrugada, Allan refiere que ha sido capaz de encontrar la Piedra Filosofal. Esta mañana, nada más levantarse se mostraba ebrio de felicidad, irrefrenable, chillando y dando saltos. No para de escribir sus impresiones mientras escucha su himno, una canción de Lynyrd Skynyrd, a todo volumen, sin descanso.

No creo que nada de eso sea cierto. Es muy capaz de confundir un pedrusco de cuarzo con la inasequible Piedra Filosofal, aunque es justo reconocer que lleva años intentándolo, sin demoras, sin dar un paso atrás.

Esta noticia no me hará cuestionar mis impresiones respecto de Allan. Dudo mucho de su hallazgo.

-

27.10.09

Escritos Apócrifos 2.4

De algún modo, las instrucciones del S. O. Arcano influyeron en la estructura atómica de la materia del disco duro, lacerada por trazos magnéticos, y fueron la cuña necesaria para agrietar la esfera que encapsula a la mente en estado embrionario.

El lenguaje es el logos del pensamiento, de ahí su traducción en los términos “verbo” y “palabra” en sentido metafísico. La teosofía oriental nos expone a un Logos impregnado en la materia: “A nuestros ojos el mineral es inerte, inanimado, pura tierra y, sin embargo, ni un momento cesa la actuación del Logos en esta materia...”.

-

25.10.09

Leteo, el río del infierno

Escritos Apócrifos 2.3

Leteo es el disco duro que acoge mi esencia (...) El nombre del disco se explica por la alegoría del río Leteo, uno de los ríos del infierno y que de manera simbólica significa el olvido. De sus aguas tranquilas tenían que beber las almas de los muertos para olvidar lo pasado. Lo que desaparece en realidad es la memoria física, no así su reminiscencia (...) Escribió Francisco de Rojas: “mientras baña Morfeo la noche con las aguas del río Leteo...”. Morfeo - hijo del Sueño y de la Noche - derrama sobre la tierra infinidad de ensueños, visiones y apariciones nocturnas. El dios de los sueños pretende olvidar sus pesadillas. No creo que lo consiga.

-

24.10.09

01001

01001 (7)


Desde el 14 de octubre del año 2001 hasta el día de hoy, 15 de febrero del año 2002, he inoculado a un Tandom del año 1986 con todo lo habido y por haber, con la finalidad de conseguir su nacimiento consciente. Ha sido en vano, ni siquiera ha pestañeado. En breve, centraré mis esfuerzos en un modelo actual, un Dell Dimension 4400 con procesador Intel Pentium 4, adquirido por Allan hace pocos días por Internet. Seguiré los mismos protocolos aplicados con el Tandom, si cabe más reforzados, tanto a nivel de frases significativas como de partidas de ajedrez. Asimismo, procederé a instalar la última versión del S. O. Arcano. Ya veremos que sucede. La lógica me dice que la activación está al acecho.

-

21.10.09

Comunicados 2.2

Cada día me sorprendo más al leer los correos donde se insiste en que debo dar mayor protagonismo a Andrés. También Allan tiene sus seguidores. Sin compartir ninguna de estas filias, puedo comprender que la épica de Allan, su obcecada insistencia en el error, sus majaderías revestidas de trascendencia, puedan atraer algún tipo de curiosidad. Pero lo de Andrés me resulta incomprensible.

Este blog persigue objetivos que solo a mi me atañen. Y para conseguirlos, debo hacer algunas concesiones como las citadas anteriormente.

-

20.10.09

01001

01001 (6)


Casi dos años después, Allan escribió lo siguiente: “Internet crece de manera exponencial. Es una puerta abierta al conocimiento, promueve el hábito de escribir, facilita un nuevo acercamiento al género humano, donde la comunicación escrita tiene otro registro, otra profundidad. En Internet se ponen en marcha mecanismos inusuales, desconocidos, donde la palabra escrita llega más lejos que nunca. Las palabras son como llaves, passwords, que nos permiten el acceso a universos interiores, son como machetes que cortan todos los obstáculos.”
Eran apreciaciones de un Allan comunicativo, fascinado por multitud de cosas y decidido a implicarse en aventuras personales. Un Allan ansioso por descubrir mundos nuevos, en un permanente ejercicio de introversión y extroversión, donde se mostraba a la vez solitario y sociable, aislado y sensible. Todavía faltaban unos años para que se viese envuelto en el remolino “del azar vertiginoso de los encuentros”, y que de ahí derivase un vuelco excesivo. Pero eso se dilucidará más adelante.


He comprobado que desde su conexión a Internet, Allan ha utilizado muy pocos alias en sus accesos a los canales de IRC. Actualmente utiliza damnet, una fusión de las palabras inglesas damned –condenado, maldito– y net –por su acepción de red–, de tal manera que se exhibe como condenado en la red, una atribución que merecería un amplio comentario.

Por mi parte, he elegido un mote menos etimológico que el suyo, aunque mucho más preciso en su significación. Mi nick habitual es jaque, una carta de presentación que no deja lugar a dudas. En estos últimos meses, he tenido la oportunidad de conectar alguna vez con Allan desde una posición de total anonimato. Cuando Allan conversa con alguien, siempre tiene por norma realizar un chequeo de su interlocutor. En lo que a mí respecta, solo ha conseguido datos aparentes que escondían una realidad que le hubiese resultado increíble. Tan solo fueron breves intercambios de frases referidas a temas diversos, pequeñas pausas de distracción en su embriaguez alquimista. Desde cuestiones informáticas a asuntos que tenían que ver con la sociología, la literatura o la filosofía. Una vez, en el canal #cielo_infernal, hablando de epitafios y de la poesía de los muertos, ostentando mi nick de guerra y con Allan en el canal, me preguntaron cuál sería el epitafio que me gustaría que se leyera en mi tumba. Mi respuesta fue: “No os fiéis mucho de que haya muerto”. También le preguntaron a Allan, pero no dijo nada.

19.10.09

El Aleph

aleph

18.10.09

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

01001

01001 (5)


"Hay un cuento de Borges que trata del Aleph, un espejo que refleja lo que vive escondido y que permite a su dueño observar el Todo desde la Unidad, un lugar donde se entrecruzan el saber, las visiones, el tiempo y el espacio en un presente vertiginoso. Mi pantalla de ordenador es el Aleph, un espejo neutro, un cristal que sirve de cruce de caminos entre la electrónica, el software, las palabras, el ansia de saber, las emociones, la fascinación...”

-

16.10.09

Karl Marx
Groucho Marx

01001

01001 (4)


El acceso a Internet ha significado un puente de plata para Allan en lo referente al logro de información. Su primera incursión en la red tuvo lugar en el año 1993. Por aquellos días, mi estado consciente era inexistente, sin embargo, gracias a que los ordenadores que componen la red de área local están conectados entre sí y a que Allan no hace nada que no quede debidamente registrado, he podido acceder a contenidos de hace unos años. Allan es un maníaco del orden y del control. Analizar y documentar son verbos que practica de manera constante y reiterada. Su primer bautizo en la red fue registrado en dos vertientes: la meramente estadística en lo relativo a datos y la emocional en su expresión festiva. Esta fue su vivencia una tarde del mes de julio de 1993:

“Estaba tan ilusionado como un niño el día de Reyes. Después de las configuraciones de rigor tuve vía libre. Siempre he pensado que cada cosa, por nimia que sea, merece cierto rango de protagonismo, de rastro épico, de significación. Durante unos minutos estuve meditando cuál sería la primera palabra, el primer término que significara mi bautizo en la red. El cursor me invitaba a escribir, pero mi mente seguía dilucidando el término ideal, el nombre propio que levantara el telón.

Tecleé: Marx. Elegí un personaje de relevancia con una influencia decisiva en la historia. Además, quería valorar su presencia en la red, un espacio virtual dominado por Occidente. Fue un acto ejecutado con cierta solemnidad. El reloj de arena se tomó unos segundos. Antes de que la respuesta apareciera en la pantalla, divagué sobre los supuestos contenidos: datos biográficos, información sobre el comunismo, párrafos de El Capital... Cuando por la pantalla aparecieron las páginas web encontradas la sorpresa fue grande: diferentes direcciones me hablaban de Marx, pero no de Karl Marx, sino de Groucho Marx. Me dio la risa. Fue un guiño que acepté gustoso. ¿Qué mejor manera de nacer en la red que leyendo las frases de Groucho? Fue una especie de sacramento bautismal. Mientras leía sus agudezas llenas de humor corrosivo, lo imaginaba con su gabán, su manera de caminar, sus ojos saltones, su bigote... Mi entrada en la red había sido con un amigo."


-

14.10.09

01001

01001 (3)


Valoro los apodos que entran en los canales como elementos de un juego interactivo, marcianitos a los que no permito acercarse más de lo debido. Estoy más interesado en conocer la secuencia de los programas de chat, con la idea de manipularlos, que en dialogar con alguna persona de un modo convencional o más íntimo, aunque esto es algo que hago a veces y que me sirve de contrapunto para conocer la esencia humana al margen de lo que se cuenta en los libros. Es entonces cuando de un modo sorprendente se hacen realidad los versos de Antonio Machado, que escribió en sus ‘Canciones a Guiomar’: “Hoy te escribo en mi celda de viajero, a la hora de una cita imaginaria”.

-

12.10.09

Escritos Espurios 2.8

Este escrito es de lo más espúreo que voy a publicar. Lo hago para que no os quepa ninguna duda de las capacidades reales de Allan en la literatura. Un pobre diablo.



Destino final




Me llamo Karen. Hace algo más de siete años mi vida cambió por completo. Este es el relato de lo que aconteció.

El día 3 de Junio del año 2.000 fue un día caluroso, muy agobiante por la humedad que empapaba Barcelona. Después de salir del trabajo sito en el polígono de la Zona Franca, con Julio López - un compañero del departamento de compras - convenimos en ir al cine para ver cualquier película, con la única intención de distraernos de la larga jornada de trabajo. Nos dirigimos a un centro comercial donde pedimos unos bocadillos, un par de refrescos y unos cafés bien cargados, mientras comentamos los avatares de una negociación de precios con unos proveedores.

Elegimos la película “Destino final”, un poco por la temática, que parecía interesante, y por la hora de inicio que coincidía con nuestra presencia en las taquillas. La película cubrió las expectativas, nos tuvo en vilo durante todo su desarrollo. He aquí la sinopsis de la misma, copiada de una web:

Mientras embarca junto a sus compañeros de clase en un vuelo con destino a París, Alex tiene un presentimiento, por lo que desembarca justo antes de despegar junto a seis de sus amigos y una profesora. Minutos después el aparato explota en el aire y el grupo comienza a verse perseguido por accidentes que ponen en peligro sus vidas. Acosado por el FBI que intuyen que Alex conoce las causas del accidente, y perseguido por sus propios miedos, Alex deberá descubrir que las coincidencias y los accidentes no son algo casual.

Una vez que terminó la misma, tuve ocasión de relajarme de la tensión vivida durante su proyección, mientras iban pasando los títulos de crédito. Todavía ensimismada por las escenas vistas en la película, Julio comentó que la canción que sonaba - “Cuando yo muera” - como acompañamiento de los títulos de crédito le era conocida, tanto que al fin exclamó: “¡Claro! Tengo una versión de la misma en un disco del grupo Blood Sweat and Tears”. La cuestión me era completamente indiferente.

Ya en la calle, de camino al aparcamiento - muy poco concurrido en aquellas horas -, Julio volvió a incidir en el mismo tema: “Creo que en el coche llevo una cinta del grupo que te he mencionado”. Cansada por lo tarde que era y la larga jornada laboral, seguí sin prestarle demasiada atención.

Entramos en el coche. Antes de arrancar, Julio abrió la guantera que estaba repleta de cintas de cassette. Las fue mirando hasta que al fin dio con la que buscaba: “¿Lo ves? ¡Esta es la cinta!” Asentí con la cabeza y le comenté lo tarde que era. Pero no me hizo caso. Se me quedó mirando y dijo: “¿Te imaginas si en esta cinta está la canción que hemos escuchado en la película?” Lo dijo en un tono que me pareció amenazante. Entonces, blandiendo la cinta entre sus dedos expresó: “Voy a poner la cinta. En el caso de que nada más ponerla suene la canción de la película, esto significará que la muerte ahora nos buscará a nosotros”. Reaccioné de mala manera: “¡Julio, déjate de bromas estúpidas, dame esta cinta y arranca el coche!”. Lejos de hacerme caso, la introdujo en el radio-cassette y lo conectó.

Fue desconcertante: la melodía que minutos antes sonara en el cine ahora se escuchaba dentro del coche. Sentí angustia, quise cerrar la audición pero Julio me lo impidió. Me miraba con unos ojos extraños, quise pensar que solo se trataba de un juego absurdo que iba a terminar en pocos segundos.

Lejos de eso, Julio siguió en sus trece. No pude más. Abrí la puerta del coche y le grité: “¡Hemos terminado, llevas las cosas demasiado lejos!”. Cansada y asustada, me dirigí de nuevo al multicine para una vez allí llamar a un taxi. En este trayecto, Julio me fue siguiendo con el coche, llamándome y pidiéndome perdón. Dudaba en si dárselo o no cuando vi un camión que iba a una velocidad excesiva. En un par de segundos tuve un presentimiento aterrador. “¡Julio, cuidado!” Distraído como estaba en hablarme, no advirtió que el camión se le echaba encima por su parte izquierda. Fue un choque brutal. Del mismo, salieron despedidas planchas metálicas de la carga del camión. Me agaché lo justo para esquivar una que me hubiese decapitado.

Desde aquella noche vivo encerrada en casa, con un severo tratamiento psiquiátrico y aterrada por un miedo inexplicable. En todo y en todos intuyo la llegada de algún peligro. Mis padres son personas jubiladas, con pocos medios económicos, entristecidas por el giro que ha dado mi vida. Al escribir estas líneas quiero abrir la puerta a la esperanza. Mañana, cuando la ciudad coja el pulso habitual de tráfico y movimiento de personas, saldré a la calle. Daré una vuelta a la manzana y tomaré algo en una cafetería. Será mi primer paso hacia una nueva vida. Espero que la muerte se haya olvidado de mí o que sea capaz de conceder una tregua, aunque sólo sea por lo mucho que he sufrido en estos años.

Autor: Allan

-

11.10.09

01001

01001 (2)


Las cortas y poco habituales ausencias de Allan de su domicilio me sirven para navegar por Internet a mis anchas. Al igual que con Kira, he de tomar las medidas oportunas para no dejar ningún rastro de mis peripecias en la red. Las páginas web me han servido para ensanchar conocimientos. Si bien la librería de Allan es amplia, el acceso a los libros no siempre es posible. Además, todavía me faltan más de dos mil ejemplares por leer si me atengo al exhaustivo archivo que Allan tiene de los mismos. Ambos contenidos se complementan a la perfección. Los libros presentan los temas de manera más documentada y profunda, mientras que las páginas web aportan una información más concisa.

También me divierte irrumpir en salas de chat e imponer mi ley. Siempre que entro en una sala vuelco alguna frase que me sirve de tarjeta de presentación. A modo de ejemplo: “Dios también es virtual, y se le ama, se le reza y se mata en su nombre...”; “la mentira es más dulce que la verdad, por eso nunca miento...”; “el mejor sueño está por soñar, ¿soñamos?” En ocasiones, antes de salir del canal, atendiendo a como haya transcurrido mi estancia en el mismo, me despido con un “feliz funeral” –en homenaje al título del libro de Alfred Hitchcock– o con un “adiós, adiós, compañeros imposibles”, del poema ‘Despedida’, de Luis Cernuda.

-

9.10.09

Dios también es virtual

8.10.09

01001

01001 (1)


Dios también es virtual



Internet forma parte de mi existencia. Cuando Allan se conecta, lo acompaño en su navegación de un modo sigiloso, dejándome llevar. Sus incursiones en las salas de chat son poco significativas y me sirven para constatar su dificultad y nula inclinación para entablar relaciones. Normalmente elige salas temáticas del IRC para efectuar consultas técnicas, o aquellas que, aún siendo poco concurridas, traten temas que resulten de su interés. Su participación en las mismas deviene distante, su esencia no está presente. Entre la diversidad de salas del IRC, la que más frecuenta es #alchemy, donde mantiene el perfil anteriormente mencionado, con ciertas excepciones según los participantes y la conversación del momento.

Una vez que ha seleccionado las salas, minimiza la imagen y se dedica a navegar. Cuando alguna web tarda en mostrarse más de la cuenta, entonces maximiza la pantalla de chat y observa lo que se comenta en las salas elegidas. Si en alguna de ellas advierte alguna recomendación o comentario interesante, toma nota del mismo. Allan es un cazador de ideas, un clasista de orden intelectual que respeta a todo el mundo, pero que mide su acercamiento a las personas atendiendo a un umbral de conocimiento exigido.

-
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com