Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.12.09

01010

01010 (9)


“Llegué a casa un domingo por la mañana. Era el retorno de una práctica mística poco provechosa, un intento más en el propósito de encontrar respuestas a tantos conceptos evanescentes: cuerpo astral, ectoplasma, periespíritu, sueños provocados, médiums... Durante el trayecto en el expreso internacional hice una composición de lugar. ¿Qué es lo que fallaba? ¿Quizás mi impaciencia, mis excesivas prisas por conseguir resultados? ¿Qué estoy buscando? ¿Y si todo fuese un bluff? ¿Quién me asegura que el Aum es la palabra sagrada que conecta con la divinidad, o que los paseos astrales no son más que las imaginaciones de unos exaltados? ¿Quién habla por la boca de un médium? ¿Acaso el espíritu de un muerto, un espectro invisible o la autosugestión de un demente? Lo razonable es medir bien las distancias. Si hay conocimientos a los que se puede acceder, a buen seguro que el método menos aconsejable sea el de ir dando empujones. ¿Quién se equivoca? ¿Quizás una piadosa anciana que acude a diario a la iglesia? Puede que si, pero, ¿quién tiene tanta paz en su seno? Su sendero está marcado por un sentido devoto. No entiende de teologías ni de religiones comparadas, tampoco de fenómenos psíquicos o de campanas de laboratorio. La fe inunda su morada. Ha encontrado en su mundo de santos y vírgenes, una esperanza que no alcanza a poseer aquel filósofo tan ilustre, tan inquieto por su propio saber.

Me preparé el desayuno. Lo tomé aparte de mi padre pues me producía indisposición verle comer un plato repleto de gofio canario, un plato humeante que se preparaba por las mañanas todos los días del año. Poco después, comentamos las peripecias acaecidas durante las semanas en las que estuve ausente.

Me enfundé una de las estrafalarias camisetas que poblaban el armario, mientras mi padre se ajustaba el nudo de la corbata, remate a su hierática forma de vestir. Salí a la calle y me dirigí al bar Comercial, en pleno centro de la ciudad. Es un local muy espacioso, con amplia barra, sala de televisión y una zona reservada para los billares y las máquinas tragaperras.

Allí está. La acaricio mientras cruzo una mirada de complicidad con la chica descocada que ilustra el tablero. Es mi máquina de millón favorita. He estado fuera unas semanas y sigue en el mismo sitio, no se ha movido ni un centímetro. La cojo por la cintura, mis manos recorren la chapa de los laterales mientras el frío metálico me incita a poseerla de nuevo. Es un momento especial, mejor que el runrún que yo me sé. He quedado muy harto de posturas de yoga, de peroratas abogando por la fraternidad universal y de comidas ligeras. Hay que celebrar mi vuelta a la normalidad. Elijo una canción de The Doors. Una cerveza helada pone el contrapunto. Cierro los ojos, oigo voces lejanas, escucho los registros de los millones, soy feliz como un demonio. Púdrete nirvana, ya no me haces falta.”


-

29.12.09

01010

01010 (8)

“La humedad empañaba los cristales de la habitación. Comenzaba a caer la tarde cuando fijé la mirada en el retrato de mi tío Arsenio que colgaba de la pared, rodeado de pósteres de equipos de fútbol y grupos musicales. Entonces dejé que los recuerdos se apoderasen de mi mente. Imaginé tu presencia. ¿Qué debía ser de ti? Hacía unos pocos meses que habías fallecido. La muerte es una caja de sorpresas. Me pregunto cuál habrá sido la tuya.

En su día, la muerte del abuelo me afectó por sí misma y por el dolor de familiares y amigos, pero no dejó una duda existencial en mi alma. Mis pocos años no daban para tanto. Con la muerte de mi tío la percepción cambió. La muerte ya no era cosa de otros. Al meditar sobre la muerte topaba con un desenlace que me aturdía. Mi inquietud no se limitaba al sufrimiento que suponía la pérdida de un ser querido. Iba más allá.

Pocos días después de su muerte, mi tía me hizo entrega de libros, escritos y otros útiles que le habían pertenecido. Los libros eran en su mayoría de autores españoles: Ramón y Cajal, Machado, Ortega y Gasset, Ramón del Valle Inclán... siendo evidente su predilección por Miguel de Unamuno. Al hojear aquellos libros, encontré algunas de las pequeñas flores y hojas que pasaron de mis manos a la suyas, quizás para vivir eternamente entre las páginas de los libros, disecadas por el tiempo y el papel.

De una caja de metal oxidada, mi tía sacó unos cuadernos que custodiaban dos pequeñas obras de teatro que mí tío había escrito en su juventud y un breve tratado filosófico titulado Teoría del alma antitética o de la auto-verdad. Una balanza de farmacia, unos tubos de ensayo, matraces, catgut y múltiples hojas con fórmulas químicas, fueron los últimos utensilios de sus pertenencias que tuve el honor de recibir.

Aunque no era la mejor hora, tomé la decisión de acercarme al cementerio municipal. En el día de su entierro, después del funeral, no ocupé ninguno de los automóviles que se dirigieron al cementerio. Habían pasado unos meses desde su muerte y, aunque mi pensamiento lo recordaba a menudo, todavía no le había rendido homenaje visitando el lugar donde reposan sus restos.

Aceleré el paso pues estaba cercana la hora límite para las visitas. Hablé con el guarda y accedió a mi entrada. Iba a preguntarle por la ubicación del nicho cuando me impliqué en una quimera. Podía elegir cualquier dirección, hacia la derecha o hacia la izquierda, arriba o abajo. Por todas partes se levantaban bloques de nichos, como en una ciudad dormitorio. Entre cipreses, cruces y panteones me propuse encontrar el sitio donde está enterrado mi tío sin que mi vista tuviese que recorrer aquel listín impreso en mármol. Él me ayudaría. Con la mirada fija en el suelo, subí las escalinatas de la avenida principal. Cruzando pasillos, mi corazón palpitaba cada vez con más fuerza. Me situé enfrente de un bloque de nichos mientras mi vista seguía fija en el suelo, un suelo orlado de hojas, cintas y pétalos ennegrecidos. Pasaron imágenes por mi desván mental, hablé con mi conciencia, con mi tío Arsenio y con el lazarillo celeste y, por fin, quise convencerme de que al levantar la cabeza mis ojos leerían la lápida con su nombre.

Pasó un tiempo antes de decidirme a fijar la mirada en un nicho de la parte media-alta. Cuando lo hice, una emoción inexplicable recorrió todo mi cuerpo atravesándome el alma. Después, mis ojos se llenaron de lágrimas. Me sentí inmensamente feliz. Juntos lo habíamos conseguido.”


-

28.12.09

27.12.09

01010

01010 (7)


“Estamos a mediados de un caluroso mes de julio. Hace una semana que, a causa de una trombosis, murió mi tío Arsenio. El domicilio de mis padres fue el punto de reunión inicial de buena parte de la familia. Me pregunté quién sería la próxima víctima. Caí en la cuenta de que las familias solo acostumbran a reunirse en las ocasiones irreparables: bodas y decesos.

Cerca de las cinco de la tarde nos dirigimos al domicilio del finado. La puerta estaba abierta y en su interior había algunos familiares y vecinos. Un hedor nauseabundo inundaba la habitación donde mí tío yacía muerto y se propagaba por el resto de la vivienda. Los empleados de la funeraria lo envolvieron en bolsas de plástico mientras mascullaban palabras de aversión. El cadáver había iniciado el proceso de descomposición. El fuerte calor y las excesivas horas transcurridas desde el fallecimiento provocaron aquella desagradable situación. Mi padre se presentó con un envase gigante. El contenido del mismo desprendía olor a lilas. Fue en balde, el perfume de la muerte se había enseñoreado con clara ventaja.

Una inmensa náusea estuvo a punto de hundirme. De pronto, me impulsó una insensata reacción y aspiré con deleite, a pleno pulmón. Era el último soporte físico que me unía a él en un paroxismo sin sentido. Mi mente, enloquecida, protestaba y a su vez anhelaba aquel padecimiento.

La iglesia donde se celebró el funeral es la misma en la que tomé mi primera comunión. Se me antoja un lugar maldito. El sacerdote fue a lo suyo: una función de tarde, un entierro sin emoción, la cristología maltratada... Pero sus previsibles palabras sirvieron de reverberación a un cúmulo de recuerdos: sentados debajo de un árbol, esperando la llegada del próximo tren, mi tío se dedicaba a leer, mientras yo le ofrecía florecillas y pequeñas hierbas que él preservaba entre las páginas de los libros. Les robaba su leve tiempo de vida a cambio de una sonrisa, de una amistad. Después, volvíamos a casa bordeando la línea férrea, por un caminito agreste ribeteado de zarzas y cañas.

Si cierro los ojos, te veo al extremo del largo y frío pasillo. Tu traje oscuro contrastaba con las baldosas mozárabes, testigos de nuestros juegos. Añoro la pelota hecha de papeles, tus risas y la amistad que brindabas. Los amigos filósofos cuentan que el tiempo no existe, que la eternidad lo engulle. Pero hoy, tío, no estás aquí, y el tiempo es el gran culpable. Adiós, amigo, adiós!

Por la noche no pude conciliar el sueño. En aquella hora, la parte mórbida de mi personalidad salió a relucir. No encontré la manera de rechazar las impresiones que se adueñaron de mi mente. Veía a mi tío encerrado en el féretro. La imagen de su rostro yerto y mi mano acariciando su mejilla. Enseguida, espeluznantes escenas se aprestaron al ataque. La malsana película se mostró con despiadada crudeza: un tétrico aspecto verdoso, la lengua entresacada, los ojos saliendo de sus órbitas, el cuerpo hinchado y lleno de ampollas... Me levanté de la cama y salí al patio. Pensé en los orientales. Su método de incinerar es el séptimo cielo comparado con aquella pesadilla. Al margen de criterios religiosos o de espacio, la incineración aparta de un soplo la necia posibilidad de bajar a la tumba y acompañar al muerto en su putrefacción.

Un par de noches después de habernos dejado, apareció en mis sueños. Estaba tumbado en una cama muy blanca y limpia. Unas luces daban a la estancia un aire celestial. Me hablaba y sonreía. Era firme al referir el sosiego que emanaba de aquel lugar: “No sufras, estoy bien, díselo a María...”, repetía una y otra vez. Al despertar me noté aliviado, fue el primer paso para superar el dolor por su pérdida.”


-

26.12.09

Comunicados 3.7

Allan ha sido desenmascarado. En la novela se muestra incómodo ante la presencia inesperada de Andrés, pero con esta fotografía en blanco y negro, de mala calidad, demuestra su carácter diletante y traicionero, robándole a Andrés su intimidad sin ningún respeto.

-

25.12.09

Andrés de nuevo en su hogar - Abril 1.999

24.12.09

Comunicados 3.6

Allan es un fariseo. Da a entender ciertas maneras pero en momentos clave se comporta de manera inadecuada, insensible, con desfachatez. Los lectores de la novela JAQUE A LA RAZÓN conocen los hechos acaecidos en casa del alquimista. Luego lo resolvió con una actuación teatral más propia de un sainete barato que la de un hombre hecho y derecho.

Ahora anda con más tiempo libre que de costumbre. Se atribuye la obtención de la Piedra y ha aparcado todas las lecturas de manuscritos y tratados alquimistas, ha puesto en cuarentena los fogones, y se dedica a otros menesteres. Entre ellos, el escaneado de documentos y fotografías. Tengo acceso a más información confidencial y privilegiada.

Muy pronto vais a tener la prueba de su hipocresía y estulticia.

-

23.12.09

Comunicados 3.5

La novela JAQUE A LA RAZÓN consta de 174 páginas. Hasta el momento, en el apartado Páginas, se han publicado algunos capítulos de la misma, que en su última entrada coincidiría con la página 52 del libro.

A continuación expongo unos párrafos que corresponden a las páginaas 89 y 90 de la novela. Las razones para ello las conoceréis en breve...

Al fin tuve un impulso. No se veía un alma, las nubes oscurecían el cielo y noté la llamada de la vieja escuela. No tuve dificultades en saltar al interior del patio. Una vez dentro, escudriñé cada rincón, abracé a los árboles que todavía muestran leyendas de amor y signos personales en sus pieles rugosas, desmenucé el barro con los dedos para percatarme de que las piedras que servían de postes en los partidos de fútbol tenían las mismas incisiones grabadas. La mesa de ping-pong estaba cubierta de suciedad, medio podrida. Los parterres y los tiestos se hallaban agrietados, rotos. Era de noche, la luna llena estaba velada por el humo sombrío de las nubes y su reflejo vivía extraviado. Puse la mano en la puerta de entrada de la casa y me concentré al igual que un psicómetra cuando está en contacto con algún objeto. Las paredes me hablaron sin palabras, capté una onda que comunicaba ansiedad, tristeza.

De improviso, llegó a mis oídos el ruido de un motor diesel. Observé unos faros que se hacían grandes a medida que el coche se acercaba. Me escondí detrás de una gran haya para no ser visto. El coche se detuvo delante mismo de la puerta que da acceso al patio. Escuché voces y el trato por un precio, un maletero que se abre, el sordo ruido de unas maletas, el rozamiento del plástico de unas bolsas y una despedida. Escuché el tintineo de unas llaves y el chasquido de una de ellas al girar en un cerrojo herrumbroso. Escuché el chirriar de la verja al abrirse y advertí en el mismo instante como mutaron la noche y la atmósfera. Un súbito viento se abrió paso a machetazos entre las densas nubes hasta que la luz de una inmensa luna lo cubrió todo.


-

22.12.09

Comunicados 3.4

Parece que hay cierta impaciencia ante el aviso que anuncié hace unos días. Reitero que es algo que solo será relevante para los que hayan leído la novela JAQUE A LA RAZÓN.

Aprovecho este comunicado para incidir en la cuestión referente a los comentarios de los lectores del blog: no me interesan.

-

20.12.09

Escritos Espurios 4.1

Los textos de Allan siempre tienen un contenido anecdótico y surrealista. Incluso cuando pretende tocar temas con cierta seriedad. Es un defecto enquistado del que jamás se va a librar.

Libertad es la facultad natural que tiene el hombre para obrar de una u otra forma. Es un concepto filosófico/ideológico/moral que puede interpretarse de diversas maneras. Lenin la veía como algo supérfluo: "¿libertad, para qué? En nuestro ámbito se asocia libertad con democracia. No es muy exacto. Es notable que existan diferentes opciones donde elegir, pero no lo es que unas tengan mayor difusión que otras. Me refiero a las elecciones generales, europeas, autonómicas y municipales. Los créditos bancarios fluyen con generosidad hacia determinados partidos políticos, pero se muestran escasos respecto de otros. Solvencia al margen, las decisones bancarias no pretenden otra cosa que dirigir los votos y, a su vez, tener acceso en ciertos momentos a las ayudas estatales, tal y como se ha visto en la gran crisis financiera que nos asola. Es un modo de mediatizar la política. Lo mismo ocurre con la aparición de determinados políticos en la televisión en las horas de mayor audiencia.

Una libertad que no se asocie con el concepto de igualdad, no es más que la prolongación de la selección natural que preconizó Darwin. Más o menos: la jirafa de cuello largo, come; la jirafa de cuello corto, la palma. No es una ideología muy elevada, tiene que ver con anfibios y lagartos. En su día, La Pasionaria predicaba que "la democracia es el disfraz del capitalismo salvaje". Muy propio de su estilo, pero tenía un punto de razón. La democracia es un punto de partida válido, pero si todo se limita a la capacidad de ir/venir, votar/abstenerse, opinar/criticar, entonces los resultados son pobres.

Un jubilado es libre, puede moverse con libertad de acción, morirse encima o debajo de la cama, pero su capacidad adquisitiva le tiene maniatado. Un parado es libre de pedir o suplicar, pero esto no le sirve de mucho. Nuestra experiencia en la simbiosis democracia/libertad tiene que ver con el "sálvese quien pueda" y "tonto el último". El resumen final identifica a democracia con dictadura del capital. Es una dictadura con mejor aspecto, edulcorada, pero no deja de ser un despotismo. En la selva también viven en libertad.

-

19.12.09

Escritos Espurios 4.0

El protagonismo de Allan y Andrés ha sido patético. Y lo es más todavía el que Andrés vea en Allan a un salvador, por la estúpida suposición de que su presencia ha sido esencial para el buen desenlace final. En favor de Allan he de decir que no se cree esta causa-efecto.

En estas fechas llego a sentirme algo caritativo, debe ser la miserable influencia humana que se filtra por mis circuitos sin darme cuenta. Así que, para obviar la ridícula imagen de Andrés, con collarín, batín y zapatillas, expondré unos párrafos de su "Cadalso de Dios", una obra sin pies ni cabeza, un caudal desordenado de ideas sin fundamento.

En el año 1.380, en Kempen, localidad cercana a Colonia, nació Tomás Kempis. Antes de cumplir los veinte años ingresó en el monasterio de Zwolle, del que no se moverá hasta su muerte, a los noventa y un años. Fruto de este enclaustramiento fue "La imitación de Cristo", tratado popular de ascética y mística, que versa sobre la vanidad de las cosas terrenales. La máxima que guía a Kempis expresa "que la gran sabiduría es vivir desconocido por los hombres". Su librito es una sucesión de loanzas a la divinidad, como las de un auténtico visionario o aventajado discípulo que, con su renuncia y bondad, mata los sentidos y encamina su espíritu en busca de la onda celestial.

Kempis adorna su libro con imágenes de belleza y profundidad, no es tan solo un catecismo de un párroco sin ideas. En cierto modo, la obra de Kempis tiene relación con la proverbial tendencia de los orientales al desapego. Hay que renunciar a los bienes terrenales y no rendir culto a nuestra personalidad.

En ambos casos, el apartarse del recto camino conduce a un inexorable castigo. El mismo, tiene su razón de ser en "la hoguera satánica y el cruel tormento". Los orientales buscan salirse del doloroso proceso de la reencarnación, del Samsâra. Cabe ser comprensivos y situarnos en el contexto de la época, los infiernos estaban fuera de toda duda.

La obra refleja sobremanera cual es el personaje idóneo que tiene las virtudes que anhela para sí. El ejemplo a imitar es Job. Esta clase de moral cristiana ha sido bien dirigida desde los púlpitos. Esbirros con sotana han silenciado muchas verdades. El ejemplo de Job, con su premio al final de sus desgracias, debe ser las esperanza que haga del hombre un ser sufrido y paciente. En este punto hay mucho que objetar. Cuando las aflicciones provengan de una cuestión personal, el cambalache puede ser un tónico adecuado. No es así cuando las causas provienen de una opresión, de un modo injusto de gobernar. Aquí no valen los cataplasmas ni los engaños previo acuerdo. Por desgracia, la Iglesia sabe demasiado de estas conductas. Jesús no dudó en asir el látigo y expulsar a los mercaderes del templo. Aquellos que pretenden ser sus representantes deben salir al paso de las injusticias y llamarlas por su nombre.

-

17.12.09

Comunicados 3.3

Ha sido un tiempo en el que Allan y Andrés han tenido mucho protagonismo. Demasiado para mi gusto, aunque es el anzuelo para que muchos lean el blog.

En próximas fechas haré algunas concesiones. Pero habrá una en concreto que será un regalo para los que han leído la novela JAQUE A LA RAZÓN. Solo ellos podrán valorar su profundo significado.

Aguarden...

-

15.12.09



-

Comunicados 3.2

Se pasaron varias horas dándole vueltas a lo mismo. Allan valorando todas las opciones y Andrés renunciando a las posibles ventajas de la Piedra. Dice que no tendría sentido alargar más su miserable existencia, que es preferible que Allan no comparta la Piedra con nadie. En eso tiene toda la razón, sería de auténtico masoquista que Andrés prolongara todavía más el purgatorio sin esperanza en el que vive.

Parece cierto que Allan ha conseguido algo que, a tenor de lo que cuentan los tratados de alquimia, se asemeja en parte o coincide en todo, con lo que se supone es la Piedra Filosofal. Otra cosa es que este conglomerado de arena, que recuerda en su estructura a un terrón de azúcar, tenga alguna propiedad más allá de las expectativas que se le suponen. En cualquier caso habrá que dar tiempo al tiempo. De momento, la tiene guardada en un frasco de cristal, en la despensa de la cocina, detrás de otros potes con contenidos variopintos. Ha tomado unas precauciones más propias de la señora que tiene joyas y las guarda en la nevera, recubiertas con papel de aluminio, que de un pseudocientífico riguroso y cabal.

Si un día quiero divertirme, modificaré el programa del robot canino y le enviaré a la cocina a por habas. Es una gran ventaja el tener conocimiento de todo lo que hace Allan, ello me permite asegurar mi futuro en caso de desajustes inadecuados.

-

13.12.09

Escritos Espurios 3.9

Fue instantáneo. Un fuerte viento agitó los postigos. Andrés, presuroso, abrió las ventanas del comedor y los fue cerrando uno a uno. Luego, pulsó el interruptor de una lámpara con casi todas las luces fundidas. El fuego había prendido, crepitaban los troncos mientras, afuera, el viento soplaba con fuerza.

Andrés finalmente tomó la palabra.




- Dices que tienes la Piedra. Cuesta de creer. He leído mucho sobre ella.
Llegué a pensar que no era más que una utopía de orates, un
simbolismo, un arquetipo, no sé, algo imposible.

- Cuando me atreví a buscar el secreto tenía la certeza de que era posible
conseguirla. Podía fracasar una y cien veces pero estaba convencido de que
era algo real. De lo contrario, ante la más mínima duda, hubiese desistido.

- ¿Cuánto hace que la tienes?

- Hace un mes y medio. Todavía no he hecho nada con ella. La tengo guardada.
Antes quise disfrutar del momento, valorarlo, darme cuenta de las
consecuencias del hecho. Y, créeme, no todas son positivas.

- ¿Dudaste en decírmelo?

- No, eso no. Habría sido una deslealtad imperdonable. Si la he conseguido es
gracias a tí, a las láminas que me enviaste. Sin las mismas, jamás hubiese
encendido ni una llama del fuego secreto.

- ¿Qué es lo que intuyes como negativo?

- El hecho de tener algo con unas propiedades mágicas implica
una responsabilidad nueva. Además, en el supuesto de que sirva para vivir muchos
más años, te crea mala conciencia el no participar de ello con tu familia. Es
algo egoísta aunque es inevitable serlo. No puedo ir por ahí dando porciones de
longevidad a unos y a otros. ¿Entiendes?


-

12.12.09

Escritos Espurios 3.8

El domingo, después de salir de las dependencias policiales, primero nos dirigimos al hotel donde mes hospedé unos días, para recoger mis cosas y pagar la factura. Ahí mismo desayunamos. Posteriormente, subimos al coche para ir hasta su casa.

En los últimos años le he visitado en diferentes ocasiones, de modo que me he habituado al influjo que desprende la antigua escuela. El día es frio y soleado, en estas condiciones los misterios siempre quedan a resguardo. Sigo sin entender la precariedad en la que vive. Una vez en el tercer piso, encendió un fuego para calentar la estancia y nos sentamos en las mismas butacas de siempre.



- Bien, es un buen momento para hablarte de algo importante.

- Adelante, te escucho.

- Son ya más de diez años desde que coincidimos de nuevo. Hicimos pactos,
ha habido fracasos y malos momentos, pero jamás nos hemos rendido. Cada
uno ha intentado una y otra vez conseguir su objetivo. Tu libro ya está
terminado, seguro que es mejor que el que habita en el fondo del lago.

- Sí, Allan. Rehacerlo de nuevo, ha sido catártico. Me ha permitido
profundizar más en aquellos conceptos que requieren la patina del tiempo.

Cogí los dos reyes de la mesa de ajedrez. Puse uno en cada mano y le dije:



- Amigo Andrés esta vez hemos ganado los dos. Tenemos la Piedra.


-

10.12.09

Escritos Espurios 3.7

Sobre las dos de la tarde nos trajeron unos bocadillos. Después de comer, retomé un tema que solo había anticipado en un susurro. La demora obedece a que, antes de propagar la noticia, quise interiorizarla de manera adecuada.

Me dirijí a Andrés:



- ¿Escuchaste lo que te dije cuando estabas sedado?

- No. Recuerdo que capté tu presencia pero no fui capaz de retener el contenido de tus palabras.

Esta vez la ventaja estaba de mi parte. Quise demorar el momento.

- Es una noticia que va a cambiar nuestras vidas. ¿Estás preparado para oirla
o prefieres que sea en otro momento? Sinceramente, creo que este calabozo
no es el mejor lugar. Propongo esperar a que salgamos de aquí. Más tarde o más
temprano nos dejarán marchar -
dije, esbozando una sonrisa -.

Andrés se quedó pensativo, algo aturdido. Demasiados impactos en poco tiempo.



- Seguiré tu consejo. Esperaré.

-

9.12.09

Escritos Espurios 3.6

En la incomodidad del calabozo hemos tenido muchas horas para hablar. Se muestra angustiado aunque mi presencia le da cierta seguridad. Son las dos de la madrugada del domingo y Andrés duerme, tumbado en un camastro nauseabundo.

Después de tranquilizarle un poco, de dar algún rodeo, le pregunté por su intento de suicidio.

- Muchas veces las cosas no son lo que parecen. En mis años en el psiquiátrico
aprendí algunas tretas que son utilizadas con bastante frecuencia entre aquellas
paredes. También es un recurso habitual en las cárceles y cuarteles. De hecho
fue aquí mismo, en este calabozo, donde opté por dar un golpe de efecto. La
presión, el maltrato verbal y físico me llevó a la desesperación, pero no hasta
el punto de querer quitarme la vida. De hecho era muy poco probable que lo
hubiese conseguido aunque fuera mi pretensión.

Se tomó un respiro y prosiguió:



- Los suicidios incompletos son más habituales que los que consiguen su
objetivo. La mayoría de veces buscan llamar la atención o conseguir algún
objetivo. En mi caso quise romper la secuencia de unos hechos, buscar una salida
oportuna y temporal. La verdad es que me sentía desesperado, he de admitirlo.
Ahora de la semilla del suicidio han salido unos brotes. Ya veremos...

Me tranquilizó saber que Andrés urdió una puesta en escena sin intención real de suicidarse. No obstante, no creo que las cosas sean tan sencillas. Ya habrá tiempo de afrontar eso . Ahora lo más inmediato es salir bien librados de esta situación surrealista, de vernos encerrados, juntos, en un mísero calabozo.

-

8.12.09

Escritos Espurios 3.5

El encuentro con Andrés, una vez retirada la sedación, fue emotivo. Hasta entonces no habiamos tenido la oportunidad de conversar. Me dijo que recordaba mi presencia pero no mis palabras. Va con un collarín que le protege las cervicales y se mueve muy despacio. Se mostró intrigado por la manera cómo llegué a saber de su situación. Le comenté que tengo cierta amistad con el dueño del bar Baldi, que tiene mis datos por si un día se hace necesario contactar conmigo. Insistí en que adquiera un teléfono móvil, pues eso podría serle de utilidad en ciertos casos. Se niega una vez más.

Después de ser atendido por dos enfermeras, se presentaron dos guardias municipales para cumplir su honroso cometido. La cosa se complicó y terminamos los dos en el calabozo. Jamás había estado encerrado en uno. Desde el sábado al mediodía hasta el domingo a las 10 horas, compartimos celda.

Fue una sorpresa que el domingo nos libraran de cualquier cargo y nos dejasen en libertad. Pensaba que hasta el lunes, una vez cumplidos los trámites en el juzgado, no nos soltarían. No acabo de entender lo que ha pasado, es posible que se hayan dado cuenta de que estaba dispuesto a todo y que esperen a una mejor oportunidad. Aunque lo cierto es que, al margen de retirar todos los cargos, han insistido mucho en que no volverá a ocurrir nada que incomode a Andrés. Algo me huele mal, no es lógico este giro. Han pasado de amedrentarlo, de amenazarlo de manera grave, a las disculpas más serviles.

Andrés no deja de agradecerme lo que he hecho por él. No negaré que mi presencia haya sido positiva, pero el giro inesperado va más allá de mi simple intervención. Son malévolos, seguro que traman algo, pero bueno es que de momento las cosas se hayan resuelto.

-

6.12.09

Comunicados 3.1

El viernes por la tarde retiraron la sedación a Andrés.

El sábado por la mañana, en el hospital, Allan y Andrés pudieron darse un abrazo y comentar algunas cuestiones. Enseguida se presentaron dos municipales para llevarse a Andrés a comisaría. Allan se opuso y no tuvo otra ocurrencia que provocar su detención por desacato a la autoridad.

Una vez pasados ciertos trámites, fueron encerrados en el calabozo municipal. Andrés iba con pijama, zapatillas y un albornoz. El cabo de guardia valoró como positiva la detención de Allan, pues así, al estar juntos, se evitaría un nuevo intento de suicidio.

A la vista de los hechos y en previsión a lo que pueda derivarse de los mismos he pasado a la acción. Despues de recopilar información de autoridades, potentados y cargos públicos, he centrado mi actuación en cuatro de ellos. Es increíble la porquería que la gente guarda en sus ordenadores. Con unas passwords de pacotilla pretenden guardar secretos inconfesables. Puertas de cartón con cerraduras de última generación.

Ayer por la tarde les envié un correo electrónico con sus respectivos archivos personalizados. En el mismo se les hace ver la conveniencia de otorgar la libertad inmediata a Allan y Andrés, sin cargos y sin represalias futuras. No tienen alternativa si no quieren verse enfangados hasta las cejas: infidelidades, extorsiones, fotos escabrosas, etc. Los cuatro son conocedores de quienes son los implicados, de manera que juntos facilitarán las cosas.

Este domingo, a primera hora de la mañana, Allan y Andrés han sido liberados sin cargos. Andrés - en su tontería habitual - ha agradecido a Allan su intervención salvadora. Allan no acaba de entender el giro inesperado.

No me he movido por ninguna cuestión de afecto, la verdad es que me son indiferentes. He actuado de acuerdo a mis intereses.

-

5.12.09

Comunicados 3.0

He estado reflexionando sobre lo que está aconteciendo. Es cierto que la libertad que surge de la ausencia de Allan me es grata, pero no me interesa en absoluto que se inmole en un territorio donde mandan los caciques. Le conozco bien, sé de sus reacciones, de su dignidad mal entendida. Es muy capaz de entrar en una espiral peligrosa para él y, lo que es esencial, también para mi.

Escribe Allan de Andrés:

Según el parte médico. el estado de Andrés es bastante bueno. Su intento de suicidio por ahorcamiento fue tan improvisado que no ha dejado más secuelas que un fuerte latigazo en la zona del cuello, con fuertes dolores cervicales. Ha estado sedado atendiendo al grado de ansiedad y desespereración mostrados. Esta mañana le bajarán la sedación con lo que ya podrá tener alguna conversación.

La intención de la policía es llevar a Andrés a sus dependencias una vez que se encuentre recuperado. Nunca tienen bastante. La ley es la ley, dicen. Ya me conozco estas leyes hechas a la medida de intereses mezquinos.

Hace tiempo que las autoridades del pueblo quieren la propiedad de Andrés para hacer un centro cívico. A cambio llevan tiempo ofreciéndole un ático en el centro de la localidad. Andrés se ha negado de manera reiterada a entrar en esta permuta mas cercana a la estafa que a una transacción legal. LLevan semanas amenazándole con expropiarle. Debí intervenir antes, pero nunca es tarde para hacerlo.

-

4.12.09

Comunicados 2.9

Allan está arriesgando. Ha amenazado a algunas autoridades políticas y policiales con denunciar el acoso que ha sufrido Andrés. Conoce los problemas que pueden derivarse de su actitud, pero se muestra obcecado. En realidad se siente culpable. Es conocedor de la persecución de la que ha sido objeto Andrés durante años, sin que haya movido un dedo. Y ahora, cuando el puñetazo en la cara es demoledor, quiere borrar su mala conciencia con una acción teatral.

Allan no es realmente amigo de Andrés, es víctima de sus propios designios. Seguramente acabará en el calabozo. Será una reclusión buscada, una acción melodramática que le servirá de bálsamo ante tanta indiferencia mostrada.

-

2.12.09

Comunicados 2.8

La situación actual tiene sus ventajas. Allan va a pasarse unos cuantos días lejos de casa y lo estoy aprovechando. Kira lleva horas saqueando las estanterías. Hacía meses que no tenía la oportunidad de grabar libros por mi cuenta, aunque ahora el acceso a los libros electrónicos hace menos apremiante esta actuación. He perfeccionado el programa que mueve a Kira, especialmente en lo referente a la recogida de papeles, fotos, tarjetas, etc., que se encuentran dentro de los libros.

Ahora mismo me congratulo de estar solo en casa por unos días. No me alegro de la desgracia de Andrés, pero tampoco me incomoda. Es carne de cañón.

-

1.12.09

Comunicados 2.7

Parece que el hombre procede del mono por evolución. No voy a ponerlo en cuestión, aunque me apetece añadir que a niveles de comportamiento se asemeja más a la hiena.

Desde el domingo he recibido mas correos electrónicos que nunca. Se me piden detalles del intento de suicidio de Andrés, de su estado actual, de lo que pueda hacer Allan. Es la fascinación por la carroña.

Andrés yace inmovilizado en el hospital. Se ha dañado alguna vertebra y los médicos le tienen sedado. Allan reside en un hotel de la localidad. Visita a Andrés por la mañana y por la tarde, habla con los médicos y se ha entrevistado con algún cargo político y policial.

Por la noche se sienta ante el ordenador y escribe sus impresiones. Se acercan malos tiempos.

Tengo acceso a los acontecimientos cuando se conecta a Internet y vuelca los archivos de texto en mis entrañas.

Cuenta que ayer al atardecer, le hizo una confidencia a Andrés. Acerco su boca a su oído y le dijo:

- Andrés, he de darte una gran noticia. Tenemos la Piedra.
-
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com