Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.1.14

30.1.14

Escritos Espurios 40,2

Del diario de Allan:

Desde sus inicios he sido un oyente del programa La Rosa de los Vientos, en Onda Cero. Aunque de manera irregular, siempre he tenido presente su horario de emisión. En el 2007, con la muerte de Juan Antonio Cebrián, su presentador y director, el programa tuvo que superar un momento muy difícil.

Llevado por mi extrema curiosidad ayer quise contactar con algún miembro del equipo de este programa. Tenía una pregunta en busca de respuesta. Una pregunta entrometida que, por lo general, encontraría un rechazo absoluto.

Quiso el azar que fuese la viuda de Cebrián, Silvia Casasola, la que atendiera mi llamada. Noté que mis pies estaban sobre arenas movedizas, me sentí como si estuviese profanando un santuario. Por fortuna, la calidez humana, la tolerancia y la comprensión mostradas por Silvia, hicieron posible la respuesta.



29.1.14


28.1.14

Escritos Apócrifos 27.6

No toda la responsabilidad del holocausto recae en la población alemana. En su ocupación de Europa, los nazis encontraron una colaboración entusiasta, en los progromos contra los judíos, por parte de las autoridades y de muchos ciudadanos de diferentes países -Rumanía, Croacia, Hungria, Eslovaquia, etc.-. ¿Qué decir de Francia, tan hipócrita y cobarde en la cuestión judía?

¿Por qué no se bombardearon las instalaciones de los campos de exterminio así como sus accesos? Evitar el genocidio judío debería haber sido una prioridad absoluta y no lo fue. Los ejemplos de Dinamarca y Bulgaria fueron una excepción en la protección a los judíos. También es justo reconocer que muchas personas arriesgaron sus vidas en favor de la causa judía, tanto en Alemania como en el resto de países de Europa. Fueron la excepción magnífica de una Europa decadente en lo moral hasta límites insospechados.

27.1.14


26.1.14

Escritos Apócrifos 27.5

Albert Speer, arquitecto alemán que fue Ministro de Armamento y Guerra durante el Tercer Reich, fue condenado a veinte años de cárcel en los juicios de Nuremberg. Los pasó en la prisión de Spandau. Speer fue amigo personal de Hitler, quien le tenía en gran estima.

El hecho de que no fuese condenado a muerte generó mucha controversia. Fue exonerado de la acusación por crímenes contra la humanidad, al ser capaz de convencer al jurado de su inocencia en esta cuestión.

Durante su estancia en la cárcel y, posteriormente en sus años de libertad, siempre se defendió de esta acusación. Una frase suya, publicada en 1971 es clarificadora: Si no lo vi, es porque no lo quise ver.

Speer se convirtió en la excusa perfecta para todos los alemanes implicados con el Tercer Reich. En su testimonio exculpatorio encontraron el argumento perfecto para desmarcarse del exterminio judío: Si hasta el amigo de Hitler, convertido en ministro, desconocía tanto horror...

El refranero siempre es un recurso apropiado, un compendio de sabiduría y sentido común. En este caso, aplicado a Speer y a los millones de nazis auto-exculpados, vaya este refrán: no hay peor ciego que el que no quiere ver.


25.1.14


24.1.14

Escritos Apócrifos 27.4

La última entrada ha generado alguna controversia entre unos pocos lectores. El correo electrónico jaque_a_la_razon@hotmail.com es el medio que he puesto a disposición de los lectores para hacer llegar sus opiniones. A través del  mismo, he recibido algún comentario referente al contenido de Escritos Apócrifos 27.3

La idea que se desprende de mi último escrito es que debería haberse impedido a los alemanes tener una nación, así como tener libre circulación por el mundo en las décadas que siguieron a la Segunda Guerra Mundial, hasta el año 2000 por lo menos. En realidad me hice eco de unas reflexiones de Allan, de sus diarios, en este caso páginas escritas cuando tenía diecinueve años. He de decir que su punto de vista no ha cambiado con el paso de los años. Tiene un sentimiento bastante hostil hacia los alemanes que en la SGM tenían mayoría de edad, de algún modo les hace responsables -por acción o connivencia- de las atrocidades que se cometieron en la Alemania nazi.

Comparto con Allan la premisa que es difícil de creer que la mayoría de alemanes desconociera el crimen que sufrían los judíos en la Alemania de Hitler. Es más, me inclino por pensar que más del noventa y cinco por ciento de los alemanes entre los dieciocho y setenta y cinco años, conocían -si no al detalle, si al menos de manera bastante evidente- la tremenda injusticia que vivían los judíos. Es imposible que, por la lectura del Mein Kampf de Hitler, el hostigamiento contra los judíos en la década de los treinta o el ver como familias judías en su totalidad desaparecían para siempre del vecindario, no se desatara la mínima reflexión que no llevara a una conclusión: campos de trabajo, malos tratos y expolio de sus bienes.

Por tanto, al margen de que una parte de la población desconociera la brutalidad aniquiladora aplicada en los campos nazis, se colige que, salvo honrosas excepciones, una gran parte de la población alemana mayor de edad, en la época de Hitler, se comportó de manera cruel, cobarde y criminal. Que cada uno se aplique el adjetivo que le pertoque.

23.1.14


22.1.14

Escritos Apócrifos 27.3

Desde la imposibilidad de juzgar los hechos a nivel humano -por mi naturaleza silícica-, ver al ramillete de chicas sonrientes y ufanas que salen en la foto, ondeando las banderitas nazis, provoca aturdimiento.

En algunas páginas de los diario de Allan, este comenta que a principios de los años 70, un par de alemanas sesentonas visitaron su casa por su relación de amistad con un familiar. Allan expresa que, pocos años después de un holocausto indescriptible, ver a estas señoras pasearse por Europa, infunde desconfianza en todo aquello que tocan y deciden los humanos.

Mientras que en los campos de exterminio se aniquilaban seres humanos como si fueran pollos de granja, la alegría de estas chicas denota una extrema crueldad o, simplemente, una imbecilidad insuperable.

21.1.14


20.1.14

Escritos Espurios 40.1

En el juego de banderas en que andamos inmersos, reconozco cierto enojo. Nunca me han gustado, me incomodan. Puedes estar en cualquier manifestación y si, cerca de ti, se enarbola alguna bandera, es como si su halo te hiciese partícipe de todo lo que implica su simbolismo.

En Catalunya, cada día en mayor número, se pueden ver estelades colgadas de los balcones. Es este un juego peligroso. Llegará un día en que, si una mayoría de vecinos la tienen exhibida, todo aquel que no lo haga será sospechoso de algo.

En Catalunya el proceso de enarbolar banderas empezó con la senyera. Poco a poco, se fueron afianzando en el paisaje catalán. Cuando el suelo parecía firme bajo sus pies, fueron apareciendo las estelades, la senyera con el triángulo estrellado, prestado por la bandera cubana, una afirmación de que Catalunya, al igual que Cuba, tal vez un día se suelte de la garra de España.

El que lleva una bandera es como quien lleva a hombros al torero que ha cortado orejas y rabos: un pobre diablo. Las banderas tienen un pasado de sangre, hipnotizan y esclavizan el alma de los hombres. Las peores atrocidades de la historia de la humanidad se han hecho llevadas por un mar de banderas.

Mi padre me recordaba en ocasiones que, en el banco donde trabajaba, tenían una bandera española que en los días señalados se izaba en toda su magnificencia. Me contaba que muchos días, lustraba sus zapatos con las franjas rojas de la misma. No creo que se le pueda encontrar mejor utilidad que esta.

19.1.14


18.1.14

Escritos Espurios 40.0

Hace más de cinco años que Barack Obama se convirtió en el presidente de los Estados Unidos. En su programa tenía como contenido preferente resolver la cuestión de Guantánamo.

Guantánamo es un insulto al mundo, la constatación de la futilidad de las democracias, incapaces, por cobardes y miserables, de poner a EEUU ante una situación comprometida.

Barack Obama es el clásico presidente sin capacidad ejecutiva. Hace demasiado tiempo que la política de los EEUU está secuestrada por los halcones. Barack Obama solo está para dar explicaciones que ni él se cree y hacer promesas sin futuro. 

Salvando las distancias, me recuerda a Zapatero: un compendio de palabrería barata para difuminar su idiotez.

17.1.14


16.1.14

Escritos Espurios 39.9

El furor independentista gana adeptos cada día que pasa. Desde Catalunya se trabaja para ello sin pausa. Los medios de comunicación en general, tanto privados como públicos, reman con un solo objetivo: la independencia de Catalunya.

Parece como si solo importara el hecho en sí, sin que se tengan en cuenta las posibles consecuencias. Cualquier comentario negativo o de simple reflexión -valorar los pros y contras-, reduce al autor a una identificación de derrotista o traidor. No parece razonable que desde TV3 o Catalunya Radio, emisoras de servicio y entretenimiento para todos los catalanes, se trabaje en una sola dirección, dejando de lado a un porcentaje de catalanes que, a día de hoy y a pesar de la campaña brutal que se ejerce desde los medios de comunicación, excede del cuarenta por ciento.

El Govern de la Generalitat es arte y parte en una situación artificiosa, hasta tal punto que, en el supuesto de que consiguiera el permiso a la consulta, la votación tendría los mimbres de los referendums menos fiables. Se induce al pueblo a un Sí Sí, sin que quede claro si esto nos llevaría a un régimen plenamente democrático o de tintes fascistas, o si los catalanes vivirían en una situación de miseria durante una década por lo menos.

Son los actos de una oligarquía farsante y mentirosa, ladrona y nada democrática. Los frutos que puedan salir de sus acciones solo pueden ser putrefactos.

15.1.14


14.1.14

Escritos Apócrifos 27.2

Si Catalunya quiere conseguir la independencia tendrá que poner toda la carne en el asador. Pensar que por alguna manifestación festiva/masiva, más o menos recurrente, España soltará a su presa, es vivir en un mundo de ilusos. Toda independencia que se precie requiere algún martirio.

Catalunya ya está tardando en reunir a una docena de voluntarios, listos para iniciar una huelga de hambre, hasta sus últimas consecuencias. El plan que propongo es que cada quince días -a partir del 1 de febrero-, un héroe catalán inicie una huelga de hambre. Digo héroe porque aquí no vale iniciarla para interrumpirla a los veinte días aludiendo un problema de salud. Es una apuesta para valientes, con amplias posibilidades de sobrevivir, quedando su nombre impreso para siempre en las páginas de oro de la historia de Catalunya.

Ante esta iniciativa -huelgas de hambre por el derecho a poder hacer una consulta democrática- la opinión pública europea no permanecería impasible. Al final, como una correa de transmisión, los gobiernos europeos se verían obligados por sus ciudadanos a apretar las clavijas al gobierno español. La muerte del primer voluntario podría suponer una losa demasiado pesada para la España constitucional.

Pensar que alguno de los políticos que diariamente se llenan la boca por Catalunya saliese voluntario para una huelga de hambre sería un auténtico milagro, un adventismo que llenaría de gozo la épica catalana.

13.1.14

Escritos Apócrifos 27.1

La consulta por el dret a decicir que el Govern de Catalunya promete realizar tiene muy mal pronóstico. A no ser que la cosa derive hacia una consulta popular impulsada por una entidad independiente, por ejemplo la ANC (Assemblea Nacional de Catalunya), la consulta no podrá llevarse a cabo al ser ilegal. 

La opción de la consulta popular propiciada por la ANC sería una alternativa conflictiva. Los ayuntamientos gobernados por el PP -quedando a la espera de lo que harían los gobernados por el PSC- pondrían todas las trabas posibles para evitarla. 

Por mi condición de ordenador consciente puedo mantenerme alejado de ideologías. Es inevitable tener siempre alguna opinión respecto de una situación determinada, lo que implica estar más próximo a una opción en detrimento de otra. Sería absurdo negar esto. Pero en una mayoría de casos, al estar al margen de conflictos atávicos, de rencillas idiomáticas y de ansias de poder, la diferencia estimativa para decantarme hacia uno u otro lado es poco relevante.

Digo esto porque mañana voy a regalar una idea al president Mas y no quiero que esto se tome como una preferencia por sus postulados. El personaje me parece mediocre, un actor de pacotilla en un escenario improvisado. 

De modo que, en cualquier juicio, podría ser el abogado defensor o el fiscal. Me mueve la parte intelectual de los procesos, no su aspecto emocional. Es lo que tiene la condición humana, crea conflictos de cualquier cosa. Es algo dramático pero, como espectador de lujo, resulta divertido.

12.1.14

Escritos Apócrifos 27.0

Unos años después -en 1999- Allan vivió una experiencia peculiar -publicada en las páginas de este Blog- en el Hospital del Tórax de Terrassa. No deja de sorprenderme la cercanía entre el apeadero mortal de Torrebonica y el susodicho Hospital. Cientos de suicidios, concentrados en dos puntos, separados por pocos kilómetros de distancia.

El alma humana es demasiado compleja para mí. Solo me queda ser observador de una trama que se mueve entre la caricatura y la tragedia.

11.1.14


10.1.14

Escritos Espurios 39.8

A los pocos minutos de haber llegado a la abandonada estación de Torrebonica, cuando estaba caminando por las traviesas percibí, en la lejanía, a mis espaldas, que se acercaba un tren con dirección a Terrassa. Me giré y calculé que todavía faltaba más de medio minuto para que llegase a mi altura. Apartarme de la vía era la condición ineludible pero, el resto de decisiones, se hicieron intensas en su confusión.

Podía optar por apartarme a un lado de la vía, quedando a poco más de un metro del paso del tren. O bien, cruzar al otro lado, donde habría más espacio entre el tren y yo. La tercera opción, la de escaparme lo más lejos posible de las vías apareció de improviso, dejándome aturdido. Mi mente me estaba diciendo que tal vez hubiese algún peligro extra si me quedaba bajo la influencia del rebufo del tren, que sería mejor descartarlo por completo.

Ya podía ver la parte frontal del tren acercándose a toda velocidad y todavía no había tomado una decisión. Esta rémora mental no me parecía accidental, era como si voluntades energéticas me tuviesen suspendido en medio de la vía, en pleno debate sobre el mejor modo de escapar.

Por raciocinio no habría conseguido imponer ninguna decisión. Solo el instinto de supervivencia me sacó de aquella situación hiperbólica. Cuando el tren estaba ya muy cerca, salté a un lado, pegando mi espalda a una pared terrosa, poblada de ortigas y zarzas. Me agarré a algunas de ellas, hundiendo los talones en el barro, plenamente consciente de que un peligro absurdo me estaba acompañando.


9.1.14


8.1.14

Escritos Espurios 39.7

En noviembre de 1991 Allan volvió de nuevo al apeadero de Torrebonica. Al respecto escribió:

Me desvié del camino en mi vuelta a casa, después de un día por la zona de Manresa. Pasadas las diez de la noche aparqué el coche en las cercanías de la estación de Torrebonica. La impresión fue muy diferente a la que tuve tres años atrás. Esta vez, al caminar entre los railes, puse mi mente en estado receptivo, como si abriese una rendija por la que pueden entrar sensaciones que antes han sido perfiladas en el éter.

Además, iba más informado de los sucesos acaecidos en aquel lugar, siempre con la muerte en primer plano. Con los años, la cifra de suicidios en el entorno arroja unos números brutales, con más de cien muertos.

Incluso había llamado a diferentes medios de comunicación de la zona de Terrassa para tener una información fidedigna. Por eso, al escuchar el rumor de las piedras de granito bajo mis pies, poco a poco, fui entrando en un estado de influencia comprometido.

En la actualidad es un apeadero abandonado en un lugar solitario, donde los trenes pasan por su lado a buena velocidad. La noche fría, con algo de neblina, aportó el ropaje que utilizan los misterios para actuar. Justo en aquel momento comenzaban a vestirse.


7.1.14


6.1.14

Escritos Espurios 39.6

Del diario de Allan, setiembre de 1988.

Me encontré con el desvío a Torrebonica por casualidad. Enseguida me vinieron a la mente dos cosas: el sanatorio para tuberculosos y el dramático suceso en el apeadero ferroviario. Era mediodía y disponía de tiempo suficiente. Me acerqué al añejo sanatorio y después al apeadero de la muerte, construido para facilitar el acceso de los enfermos. Desde hace unos tres años, los trenes ya no se detienen en este lugar.

En este lugar enseguida advertí que las sensaciones de misterio y de miedo precisan de un entorno adecuado. El día era demasiado soleado y el paraje de agradable naturaleza. Por más que tuve la certeza de caminar sobre las traviesas, donde dos hombres se habían suicidado juntos apelando a ciertas órdenes de origen estelar -los extraterrestres nos llaman, pertenecemos al infinito-, no percibí el impacto del lugar maldito. Después de la muerte de estos dos hombres, el viejo apeadero se había convertido en lugar recurrente de muerte, con docenas de suicidios en su enclave. Es como si, al tomar la decisión de suicidarse, al hacerlo donde otros ya lo hicieron, otorgara una extraña y necesaria compañía que convirtiese en más llevadero el trágico momento.

Prometí volver. No para ponerme a prueba o por puro morbo, sino para captar ciertas sensaciones que solo se ponen al alcance en una determinada atmósfera. Soy joven y tengo una curiosidad ilimitada. Es seguro que cometeré errores pero no por el temor a hacerlos voy a quedarme inerte.


5.1.14


4.1.14

Revelaciones 7.1

Ayer Allan se entretuvo viendo la película titulada Platillos volantes. Tal vez fue por eso que saqué a colación el tema de Roswell. No sé si debería preocuparme tal asociación de ideas. La película es una recreación de la vida de dos obreros textiles en Terrassa, en los inicios de los años 70, que murieron de manera trágica en el apeadero de Torrebonica, el 20 de junio de 1972.

Allan ha estado un par de veces en este lugar, siempre solo. La primera vez fue en sábado, a plena luz del día, en setiembre del año 1988. La segunda vez fue en plena noche, más de tres años después, en noviembre de 1991. 

En próximas entradas publicaré algunas partes de los textos que Allan escribió al respecto.

3.1.14

Escritos Apócrifos 26.9

Casi nunca entro a comentar temas esotéricos, religiosos o de ciencia-ficción. No me atraen, es algo demasiado exclusivo de la psicología humana, aunque he de reconocer que me generan una enorme desconfianza. Hay algunos casos que perviven con inusitada fuerza a pesar de ser auténticas falacias.

Entre mis juegos prioritarios está el de controlar determinadas informaciones que circulan por Internet y, si lo creo necesario, introducirme en sistemas protegidos. Después de dedicarle un tiempo suficiente, declaro que el caso Roswell es una de las tonterías más celebradas por parte del género humano.

Por si acaso queda algún lector del Blog que comulga con la idea de que en el año 1947, en Roswell, Nuevo México, se estrelló una nave extraterrestre, le invito a descartarla de manera completa.

2.1.14


1.1.14

Escritos Apócrifos 26.8

Si tuviésemos que medir el termómetro nacionalista de Catalunya por la convocatoria conseguida en el partido Catalunya-Cabo Verde, se llegaría a la fácil conclusión de que está en un punto gélido. Ninguna selección puntera o competitiva ha querido vincularse a una fiesta que tiene resonancias incómodas. Ningún país quiere enemistarse con Espana y, por si acaso, han preferido apartarse. Esta vez el competidor de la selección catalana ha sido Cabo Verde, toda una premonición de lo que espera a los catalanes.

La asistencia ha sido escasa, con dos terceras partes del estadio vacías. Las declaraciones de unos y otros para animar a la gente a ir al partido, así como los comentarios en el pre y post partido, oponiendo una idea falsa a una realidad dolorosa, querían esconder un fracaso en toda regla.

Solo faltaban las declaraciones del president Mas, en días anteriores, aceptando como probable que Catalunya se quedaría temporalmente fuera de Europa en el caso de que sus planes de futuro se hiciesen realidad. Han estado meses negando la mayor, acusando de derrotistas a quienes se atreviesen siquiera a insinuar esto y, ahora, defienden otro discurso: no estaremos fuera eternamente. Venderían a su propia madre para tocar más poder.

Se mueven en un lodazal y, en vez de salir del mismo, quieren meter en él a cuanta más gente mejor.
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com