Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

30.4.13

Revelaciones 5.1

La revista Restaurant ha elegido al Celler de Can Roca como el mejor restaurante del mundo. Esta es una noticia que no debería encontrar hueco en el Blog, a no ser que fuera por una razón que lo justifique.

Pues sí, la hay. Es bueno que se sepa que el amigo Allan ha frecuentado en cinco ocasiones este restaurante de Girona, la ciudad a la que se siente tan unido. Y digo que es bueno que se conozca para que, de una vez por todas, quede desenmascarado este revolucionario de pacotilla. Es muy fácil esbozar algaradas después de una crema de alcachofas sublime, según comentarios en sus diarios. O imaginarse disparando en cualquier trinchera antes de zamparse un postre indefinible.

Además, la cosa no termina aquí. Como buen anarquista a lo Pessoa que se precie, va testeando restaurantes con estrella, una manera implicada de sondear el estado social en el que se vive.

Por lo menos Andrés, con su locura poco elaborada, se nutre a menudo de productos que rozan la indigencia: caracoles, setas, espárragos, castañas, moras y derivados. Me parece una actitud más digna a tenor de los ideales que enarbolan.

29.4.13

Escritos Espurios 31.9

Ya sé que escuchas poco la radio, pero me apetece comentarte que, después de cuatro temporadas, esta mañana, Manel Fuentes ha comunicado en directo, desde su programa El Matí de Catalunya Radio, que el día 12 de julio dejará esta actividad. Nunca me has hecho caso cuando te he recomendado sus opiniones y su carácter valiente a la hora de afrontar las diferentes situaciones que se viven en Catalunya.

Muchas veces me he preguntado como no lo callaban, pues su ataque frontal a los políticos ha sido, en muchas ocasiones, demoledor. Bien, nunca lo sabrá, pero muchos días en estos cuatro años, he estado pendiente de su comentario justo a las ocho de la mañana. Su capacidad de síntesis y estilo directo eran un buen modo de empezar el día.

Es un tipo sencillo que me recuerda a otro periodista que se está comiendo el mundo: Jordi Évole (...)


28.4.13

27.4.13


26.4.13

Escritos Espurios 31.8

Allan siempre se decanta por la épica más bochornosa. Además, intenta dar lecciones a Andrés, aunque no deja de ser un soliloquio improductivo.

El F.C. Barcelona adolece de mecanismos que están al alcance de equipos de regional, soluciones a las que han renunciado de manera suicida. Imbuidos en su extrema excelencia han obviado aspectos elementales del fútbol. No es razonable que recibiesen dos goles casi calcados, bombeando un par de balones al área. El Bayern estudió aquellos puntos débiles que el F.C. Barcelona insiste en mantener y ofrecer, como si resolverlos de manera simple fuese un anatema o un sacrilegio futbolístico. 

Con Guardiola hubo una irrupción mejorada del fútbol del F.C. Barcelona. Desde entonces, cada equipo que se les ha enfrentado, ha recurrido a aspectos tácticos que, a base de prueba y error, han maniatado en muchas ocasiones el despliegue artístico de su fútbol. Si además juntamos a esto las lesiones y el cansancio acumulado por tantos partidos -que siempre hay la obligación de ganar-, aumentado con las masivas convocatorias de la selección española, el resultado es que ahora mismo, el F.C. Barcelona está desgastado.

Después de la injusta -por excesiva e ilegal en tres de los goles- goleada recibida en Munich, el F.C. Barcelona se enfrenta a un reto casi imposible: remontar el 4-0 favorable a los bávaros. Esta vez no bastará solo con fútbol. Si el F.C. Barcelona ejerce su habitual repertorio, ganará el partido. Pero será insuficiente para darle la vuelta a la eliminatoria. Si estuviese en mi mano, limaría el cansancio de los jugadores con un impacto emocional: poner a Abidal de titular. Al margen del buen partido que jugó contra el Levante, su sola presencia trocaría el ánimo de unos y otros hasta extremos difíciles de valorar.

¿Qué dificultad hay en meter seis goles comparado con lo que ha superado Abidal? Tenerle en el campo, a pleno rendimiento, puede impulsar una voluntad ganadora como pocas veces se habrá dado en el mundo del fútbol.


24.4.13

Revelaciones 5.0

Para terminar con la cuestión de Allan en el Palau de la Generalitat, detallaré la traca final.

Cuando terminó la ceremonia, todos los asistentes que estaban en la sala de conferencias tuvieron acceso al salón donde se encontraban los antiguos deportados, sus familiares y las autoridades. Allan entró como un elefante en una cacharerría: lanzando preguntas, improperios e insultos, especialmente dirigidos al President de la Generalitat.

En estas circunstancias, Allan desconoce los riesgos, es incapaz de mesurar las consecuencias de sus actos. Se inviste de una heroicidad ridícula y no cede hasta que ocurre algo significativo que le parezca adecuado y compensatorio.

En pleno envite se acercó a Joan Saura -en aquel momento Consejero de Relaciones Institucionales- para hacerle algunas preguntas.

 - ¿Dónde tenemos al President, señor Saura?

 - Lo desconozco, debería preguntárselo a él.

 - Si se lo pregunto a usted es porque el President no está presente en el acto desde hace horas.

 - Siento no poder decirle más.

 - ¿No cree muy miserable que no haya estado presente durante toda la ceremonia?

El guardaespaldas de Joan Saura puso la mano en el hombro de Allan:

 - No moleste al señor Saura.

Allan se revolvió de manera agresiva.

 - No vuelvas a tocarme. ¿Quién te ha dicho que le estoy molestando? ¿Señor Saura, le estoy molestando?

Joan Saura expresó una negativa sin demasiado convencimiento.

En aquel momento, un grupo de Protocolo del President, abordó a Allan:

 - ¿Cuál es su queja?

 - ¿Donde está el President?

 - Ha tenido que marcharse por motivos personales.

 - Deben ser motivos muy importantes...

 - No le podemos dar más razones.

 - Bien, entonces afirmo que es un desgraciado.

 - Por favor, modere sus expresiones.

 - Insisto, es un desgraciado. Se ha marchado a los pocos minutos de comenzar el acto, ha sido una acción deshonrosa.

Los responsables de Protocolo invitaron a Allan a entrar en una estancia aparte donde le dieron un documento para que escribiese sus quejas, con la promesa de que tendrían respuesta.

Tengo copia de este documento y de la respuesta. La misma, no fue más que una obviedad enviada a un iluso.

Una vez que salió de la habitación, de haber escrito durante unos minutos su denuncia moral, Allan estuvo más relajado. Fue entonces cuando tuvo la oportunidad de conocer a José María Aguirre.

Pasados unos días, Allan llegó a una conclusión: jamás ha habido más democracia y tolerancia en Catalunya que bajo la Presidencia de Pascual Maragall.

En otras circunstancias, bajo cualquier otro gobierno, Allan  habría sido detenido, llevado a un calabozo y, probablemente, apaleado.

23.4.13


22.4.13

Revelaciones 4.9

Después de atizar en cada esquina en la que se encontrara un Mosso d'Esquadra, Allan volvió a la sala de conferencias. Al entrar, hizo algunos comentarios en voz alta, pero nadie le dijo nada, ni en señal de aprobación ni desaprobación. La gente no había ido a este acto para levantar barricadas, aunque pudiesen haber razones para ello. Ante esta atonía general, a Allan no le quedó más remedio que sentarse y ver como, uno tras otro, iban desfilando los deportados -a cual más lento por su estado físico, excepciones al margen-, para recibir su placa de reconocimiento en su lucha por la democracia.

Durante las dos horas que siguieron,  Allan fue procesando un plan de acción que pondría en práctica cuando terminase el acto. Al margen de la desconsideración mostrada por el President a los lastimados anfitriones, Allan pensó en Pep y en su inútil lucha por unos valores democráticos, calcinados por tanto politicastro.

A cada minuto creció una indignación que, al no encontrar ni un comentario favorable, se revistió de fatalismo.

21.4.13


20.4.13

Revelaciones 4.8

Después del discurso de pocos minutos de Pascual Maragall, tomó la palabra Joan Saura. Allan estaba en una sala de conferencias junto a unos centenares de personas, viendo el evento desde una pantalla, mientras que los homenajeados y sus familiares estaban en otro salón, en el corazón del Palau.

Cuando la cámara presentó un plano general de la mesa de autoridades, la sorpresa de Allan fue mayúscula al observar que el lugar que antes ocupaba el President de la Generalitat estaba vacío. Pasaron los minutos y Maragall seguía en paradero desconocido. Hasta que al fin, Allan comprendió que el President se había marchado. Preso de cólera, levantó la voz en la sala, profiriendo preguntas e insultos contra el President de la Generalitat. Salió de la misma dando un gran portazo. Acto seguido, se dirigió a los Mossos d'Esquadra que hacían guardia, inquiriendo por las razones de tal falta de respeto hacia los deportados, dejando caer opiniones muy inadecuadas para su seguridad personal.

Allan estaba desencadenado. Su instinto temerario derribó todas las oposiciones y se puso un hábito de inconsciencia peligroso. Allan entendía que era una falta de respeto que el President de la Generalitat abandonase el acto, que no les hiciese el honor a los deportados.


19.4.13

Revelaciones 4.7

El 21 de octubre de 2005, por la tarde, Allan acudió al homenaje que se hizo en el Palau de la Generalitat a los viejos republicanos deportados a los campos de exterminio nazis. Lo hizo con una invitación de la Amical Mauthausen, por el hecho de ser socio de esta entidad.

El President de la Generalitat en aquellos días era Pascual Maragall. Sentados a su lado estaban Jorge Semprún y Joan Saura. Maragall tomó la palabra en primer lugar para dar la bienvenida a los más de ochenta homenajeados y a sus familiares. Gentes llegadas de diferentes puntos geográficos, algunos incluso de Sudamérica, muchos de ellos en precarias condiciones físicas.

Durante los primeros minutos todo discurrió en una absoluta emotividad y normalidad, hasta que Allan advirtió algo que le desagradó sobremanera.

18.4.13

Escritos Apócrifos 21.5

Algunos lectores no han pasado por alto el comentario referido al incidente que Allan tuvo en el Palau de la Generalitat el día  21 de octubre del año 2005 -Escritos Espurios 31.3-, en la ceremonia de reconocimiento histórico a los deportados republicanos.

En próximas entradas, en el apartado Revelaciones, pondré en conocimiento de los lectores del Blog, la actuación surrealista de Allan.

Una más.

17.4.13

Escritos Apócrifos 21.4

Voy a exponer una solución que ofrezco a los políticos independentistas catalanes para su uso y disfrute. No lo hago porque simpatice con ellos, sino como divertimento intelectual.

Parece claro que el Estado español no va a permitir una consulta popular para que el pueblo catalán se defina sobre la independencia -eufemísticamente, derecho a decidir- de Catalunya. La Constitución no permite este tipo de iniciativas. Incluso está previsto que intervenga el Ejército si fuese necesario. Conociendo el valor de los actuales políticos catalanes la cosa puede eternizarse, a no ser que hagan un juego de manos: recurrir a una pregunta inocente que cualquiera pueda interpretar su real significado. Por ejemplo:

¿En Navidad prefiere beber cava catalán o un espumoso español?

Es evidente que la respuesta de los catalanes no sería vinculante, pero también lo es que el Estado español quedaría inerme ante esta propuesta. De este modo, por fin, los políticos catalanes sabrían de manera veraz cuanta gente en Catalunya prefiere el cava...

Muchas veces no es necesario enfrentarse de manera frontal, resulta mejor buscar un resquicio en la pared.




16.4.13


15.4.13

Escritos Espurios 31.7

Cuando se produjo el final de la Guerra Mundial, César Orquín desapareció de la escena. Algunos deportados sugieren que se marchó con algunos SS, pasando a Suiza y, finalmente, encontrando acogida en Argentina, trabajando en alguna empresa de los exiliados alemanes. Otras versiones indican que se quedó un tiempo en Austria, donde se casó con una mujer de este país. Lo que resulta evidente es que Orquín era sabedor que su cabeza tenía un precio entre los más afamados comunistas. 

Una versión fiable cuenta que a principios de los años 90, la mujer de Orquín volvió a Austria, después de haber vivido muchos años en Argentina, por la muerte de su marido. Solo entonces su hija pudo saber la odisea de su padre, puesto que César había cerrado para siempre en su mente el recuerdo de aquellos años terribles, siendo secundado en este silencio por su esposa.

Puede que algún día tengamos un veredicto justo de las actividades de César Orquín. Entretanto, a pesar de algunos episodios, parece merecedor de ser declarado inocente hasta que no haya pruebas demoledoras que indiquen lo contrario.

Joaquím Amat-Piniella, deportado en Mauthausen, escribió una magnífica novela, K. L. Reich, en la que nos pone delante de los ojos las extremas penurias que sufrieron los prisioneros de este campo de exterminio. Siendo novela, el autor incide más en el padecimiento físico y psicológico de los deportados, por lo que su testimonio me parece mucho más valioso a nivel humano, que el de cualquier historiador que maneja miles de datos.

En la novela, hay un personaje llamado Augusto que se ciñe a la perfeccción con el histriónico César Orquín. En momentos, se le ridiculiza por su afán de notoriedad y vanidad ilimitada pero, asimismo, se le reconoce una excepcional inteligencia, al tiempo que el autor admite que el Kommando que ha formado César vive en mejores condiciones que cualquier otro Kommando que hayan organizado los comunistas.

14.4.13


13.4.13

Escritos Espurios 31.6

El libro de Ernest Gallart es una exposición exhaustiva  del funcionamiento del campo de exterminio de Mauthausen. Es un trabajo de documentación valioso. Es evidente que el autor no pretendía hacer un trabajo de cariz psicológico, por lo que el libro está más cercano a un inventario que al latido de los corazones republicanos.

Después de la lectura del libro y recordando los comentarios de José María Aguirre saqué mis conclusiones. También tuve en cuenta los diferentes puntos de vista expuestos por antiguos deportados. De todos ellos se desprende que César Orquín fue un personaje que levantó admiración tanto de sus seguidores como de sus detractores por su gran inteligencia. También generó muchas discrepancias y debate. No hay término medio, o se le reconocen grandes méritos o se le culpabiliza de la muerte de muchos republicanos.

Desde la comodidad que otorga mi posición de burgués, intuyo las dificultades que tuvo que sortear César Orquín. Desde las diferencias ideológicas habidas entre anarquistas y comunistas hasta la disciplina necesaria para el buen funcionamiento del Kommando. Estoy casi convencido que la mayoría de castigos impuestos por César Orquín obedecieron más a una tarea inevitable que a un deseo de maltratar, aunque a buen seguro que, entre tantas jornadas de extrema dureza, hubo tiempo para ajustar cuentas.

En un mundo de depredación terrible, salvaguardar el Kommando debió de implicar acciones severas. Además, de sobras son conocidas las pugnas políticas y los juegos sucios que siempre han aplicado los comunistas, obsesionados por tenerlo todo bajo su control. Es evidente que la buena organización de los republicanos españoles en el campo facilitó la supervivencia de cientos de ellos, pero no es menos cierto que, los comunistas, siempre han tejido conspiraciones, hasta el punto de pervertir los sueños de muchos idealistas.

César Orquín siempre se opuso a esto, por lo que muchos comunistas vieron cortado su acceso al Kommando. De aquí se derivaron rencillas y fatales consecuencias para muchos comunistas republicanos que culpan a Orquín de enviarlos al matadero de manera indirecta al rechazarlos en su Kommando, lo que refuerza la idea de que el Kommando César era un buen lugar para sobrevivir.

Una cosa es clara: el Kommando no podía crecer en número hasta el extremo de poner en peligro su propia existencia. De modo que encuentro lógica la línea elegida por César Orquín de rodearse de aquellos hombres en los que más confiaba.

12.4.13

Escritos Espurios 31.5

Allan escribe contenidos que se centran en temas muy variados. Los archiva en expedientes nominales. La cuestión nazi es una de sus obsesiones. Ha acumulado mucho material al respecto y también escribe de manera habitual sobre ello.

Voy a definirme sobre la personalidad y actuación de César Orquín, con todos los riesgos que comporta. En primer lugar, queda fuera de toda duda su inteligencia y capacidad de persuasión. Que en aquel entorno criminal, este hombre fuese capaz de ganarse la confianza del capitán Georg Bachmayer -un auténtico sádico que se suicidó después de disparar a su mujer y dos hijos- y del jefe del campo, Franz Ziereis -un monstruo que regaló cincuenta judíos a su hijo para que hiciese prácticas de tiro-, es demostrativo de una capacidad absoluta de adaptación y superación del medio.

César Orquín hablaba un alemán muy correcto, lo que le facilitó enormemente su entendimiento con los alemanes. Pero sin una capacidad de persuasión propia de un genio, le habría sido imposible convencer a la sarta de criminales SS. Orquín consiguió permiso para reclutar a cuatrocientos españoles, un grupo de trabajadores cualificados que, bajo su manto protección, tenían unas condiciones de vida muy por encima de la mayoría de los presos de Mauthausen, con la promesa de una mejor y mayor producción.

En aquella irreal atmósfera de horror y muerte tenebrosa, es del todo anormal exigir conductas perfectas, de acuerdo a una ley humana básica. El instinto de supervivencia, el hostigamiento de los militares SS, la vigilancia extrema de los mismos, hacían imposible un relajamiento excesivo o la aceptación de conductas fuera de lugar en aquella situación.
.

11.4.13

10.4.13

Escritos Espurios 31.4

En setiembre de 2009 murió José María. Su esposa, Sara, tuvo la amabilidad de enviarme una extensa documentación con fotografías, artículos y conferencias de su marido. Lo guardo como un tesoro. Recuerdo que la impresión que me dio este hombre en el momento de conocerlo fue definitiva: una mirada sincera y llena de energía, una mano que se expresaba con mucha fuerza y una voz llena de experiencia y carácter.

En aquellos días estaba en contacto con Ernest Gallart, quien estaba terminando su estudio sobre César Orquín, con la promesa de ser publicado. El proyecto se iba retrasando por diferentes razones, por lo que tomé la precaución de llamarle cada cuatro meses para seguir de cerca el proceso.

Finalmente, en el año 2011, se publicó el libro Kommando César que, además de indagar en los hechos que rodearon su creación y transcurso, trata asimismo de las terribles experiencias de los republicanos españoles en el KL Mauthausen.

9.4.13

Escritos Espurios 31.3

Durante los siguientes años mantuve el contacto con José María y Sara. Me ayudaron en la búsqueda de algún superviviente que hubiese conocido a Pep, pero fueron intentos fallidos. Cada ocho o nueve meses les hice llegar mi afecto por su incesante lucha. Tuvimos tiempo de comentar la admiración y agradecimiento que José María todavía sentía por César Orquín; las vicisitudes de la Amical Mauthausen, con el doloroso engaño de Enrique Marco, suplantando una identidada. También repasamos la política española, así como el incidente que protagonicé en el Palau de la Generalitat el día que nos conocimos, etc.

Hasta que un día de agosto del año 2008, Sara me comunicó que había un profesor catalán que estaba acumulando datos para escribir un libro sobre César Orquín. Eran frecuentes las llamadas al domicilio de José María por parte del historiador, puesto que José María era un superviviente que había integrado durante unos años el Kommando César.

Había leído mucho sobre este personaje en Internet. Si fuese por las lecturas virtuales, tendría una mala impresión de César Orquín, pero la defensa a muerte que hacía de él José María me decantaba más a su favor, pero con reticencias.


8.4.13

7.4.13

Escritos Espurios 31.2

Allan le cuenta a Andrés:

Ya conoces mi profundo interés por los hechos acaecidos en los campos de exterminio nazis. No solo por el hecho de que Pep -hermano de mi padre- muriese de mala manera en Gusen, sino porque nadie puede cerrar los ojos a tanta maldad, pasen los años que pasen. 

En un acto oficial en el Palau de la Generalitat, el 21 de octubre del año 2005, tuve la oportunidad de conocer a José María Aguirre y a su esposa, Sara, una pareja de ancianos plenamente vitales. La ceremonia fue un homenaje a los deportados y antiguos combatientes, tanto de la Guerra Civil como de la II Guerra Mundial que, además, sufrieron el horror en diferentes campos de exterminio.

José María estuvo preso cuatro años y medio en Mauthausen. Su historia tenía un nombre siempre presente: César Orquín. En el breve encuentro que tuvimos me habló con tal pasión de este hombre, con muchos claroscuros, que ya me fue imposible obviarlo. Intercambiamos nuestros teléfonos y nos despedimos. Se mostraron muy afectuosos, con un espíritu combativo irreductible.

6.4.13


5.4.13

Escritos Espurios 31.1

Del diario de Allan, escrito hoy, 5 de abril de 2013.

Hoy hace quince años tuve la oportunidad de conocer a un deportado del campo de exterminio de Mauthausen. Después de conversar varias veces por teléfono -estando él en su casa o en la asociación Amical Mauthausen, con la que colaboraba de manera muy participativa-, concertamos una comida en el restaurante del Hotel Colón, en Barcelona. 

Pasé a recoger al Sr. Ulldemolins por su casa, sobre las doce del mediodía. Después, ya en la cafetería del Hotel, tomamos un aperitivo mientras hablábamos de su infausta experiencia, esperando a que fuesen las dos, para comer.

Aquel hombre no estaba traumatizado por lo que tuvo que vivir. Su optimismo y carácter chispeante me desconcertaron un poco. Cierto es que no fue algo imprevisto, pues ya había notado esta peculiaridad con motivo de nuestras charlas telefónicas, pero verle el rostro de alegre bienaventuranza no me encajaba con el perfil mental que, previamente, había dibujado en mi mente.

Su relato, siendo trágico, no se sustentaba en una afectada manera de expresarlo, sino que las experiencias que compartió conmigo eran más propias de un periodista experto que las de un preso que vivió en el horror. En todo caso, me alegró saber que pueden vivirse experiencias extremas durante cinco años y que se puede salir indemne, física y mentalmente.

El rosario de truculencias se nutre de cientos de cuentas a cual más inexplicable, si bien me recalcó lo que ya es sabido: el trato absolutamente criminal que recibieron los judíos.

3.4.13


2.4.13

Escritos Espurios 31.0

Allan tiene las cosas muy claras. Alguna vez, estoy de acuerdo con ellas.

Que los hijos y los nietos de muchos hitlerianos sean los que a día de hoy marquen el paso a Europa, no es más que la constatación de la inopia mental y política de Europs y de los Estados Unidos.

Alemania debería haber sido cuarteada en tantos pedazos que hiciesen imposible soñar con su futura existencia como estado. Lejos de esto, cuarenta años después de haber terminado la II Guerra Mundial, se produjo la reunificación alemana. Los alemanes llevaron demasiado lejos su crueldad sistemática, matando a millones de personas con una insensibilidad brutal, lo que hace inconcebible su status actual. 

Ahora, en plena especulación económica, los alemanes pretenden dar lecciones de sobriedad y de buen hacer, burlándose de los países del Sur de Europa. Nadie discute sus capacidades, pero lo que es seguro es que ninguna raza o nación, que ningún pueblo, llegarán jamás a tanta indignidad como llegaron ellos.

1.4.13


Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com