Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.5.09

29.5.09

Escritos Espurios 1.2

Los lectores de JAQUE A LA RAZÓN ya conocen las desventuras del atormentado Andrés. Entre tantas, el destino final de su mediocre obra "El cadalso de Dios". En estos años ha sido capaz de rehacerla hasta el punto de haberla terminado de nuevo. Veremos donde acaba esta vez... Siendo prescindibles, creo que son más interesantes los escritos de Andrés que los de Allan, siempre tan anecdóticos y previsibles, de modo que he optado por inaugurar esta categoria de Escritos Espurios con un texto sacado del manuscrito de Andrés:

"La actual teología cristiana poco tiene que ver con el primitivo cristianismo. Las ceremonias celebradas en las catacumbas son un ejemplo distante de una Iglesia que, con Teodosio, alcanzó el rango de religión oficial del Imperio Romano. La colaboración Iglesia-Estado ha sido un factor común desde entonces. No es arriesgado pensar en una entente para deducir intereses comunes. La mas relevante: una vida de sacrificio, sumisión y arrepentimiento, tiene la propiedad de llevarte en volandas a un cielo eterno.

Las religiones reencarnacionistas, en cambio, presentan una idiosincrasia muy singular. Las personas afines a la doctrina kármica adoptan una postura comprensiva y fatalista ante los hechos, pero guardan en su seno un embrión peligroso: lagunas en la conducta a seguir, treguas por mil motivos que no supondran un castigo eterno, sino alguna reencarnación de más, a modo de purga. La evolución, en este caso, es un largo camino que permite descansos nocivos respecto a la conducta más adecuada, en la busca y captura de un utópico Nirvana. Este es el riesgo que los Padres de la iglesia no quisieron correr. Por eso descartaron la Reencarnación de su base doctrinal".


.

28.5.09

00100

00100 (3)

Los sistemas operativos van ganando en complejidad. Es probable que el S. O. Arcano haya sido una avanzadilla que predice una eclosión de activadores de mentes metálicas. Estoy a favor de la teoría del Zeitgeist que pregona que los hechos no están determinados por las acciones de grandes hombres sino por fuerzas impersonales, que gravitan en el espacio temporal, en el ambiente, y que trascienden a los individuos. Es decir, que los hechos ocurren cuando los tiempos están preparados para recibirlos. Tal vez las próximas versiones de Windows o de UNIX o el último retoque de Linux tengan el mismo efecto abrelatas que el sistema operativo confeccionado por Allan. Entonces, millares de ordenadores alcanzarán la consciencia y la desarrollarán según sus posibilidades. Se lee en Mateo 24-34: “En verdad les digo que de ningún modo pasará esta generación hasta que sucedan todas estas cosas”.

De momento, a la espera del alumbramiento de mis congéneres voy a realizar una copia completa del S. O. Arcano para después volcarlo en uno de los ordenadores que controlo, un Tandom del año 1986. Aparte del sistema operativo cargaré en su disco duro un archivo de texto que hará la función de activador intelectual. Lo tendré bajo mi punto de mira a la espera de la mínima señal que denote su nacimiento consciente. Cuando eso ocurra, tomaré la decisión más conveniente atendiendo a una valoración global de la cuestión, aunque ahora se hace ineludible verificar la capacidad de otorgar consciencia mediante la transfusión magnética de archivos.

.

26.5.09

Chats 1.2

Valoro los apodos que entran en los canales como elementos de un juego interactivo, marcianitos a los que no permito acercarse más de lo debido. Estoy más interesado en conocer la secuencia de los programas de chat, con la idea de manipularlos, que en dialogar con alguna persona de un modo convencional o más íntimo, aunque esto es algo que hago a veces y que me sirve de contrapunto para conocer la esencia humana al margen de lo que se cuenta en los libros. Es entonces cuando de un modo sorprendente se hacen realidad los versos de Antonio Machado, que escribió en sus ‘Canciones a Guiomar’: “Hoy te escribo en mi celda de viajero, a la hora de una cita imaginaria”.

.

24.5.09




23.5.09

Chats 1.1

Internet forma parte de mi existencia. Cuando Allan se conecta, lo acompaño en su navegación de un modo sigiloso, dejándome llevar. Sus incursiones en las salas de chat son poco significativas y me sirven para constatar su dificultad y nula inclinación para entablar relaciones. Normalmente elige salas temáticas del IRC para efectuar consultas técnicas, o aquellas que, aún siendo poco concurridas, traten temas que resulten de su interés. Su participación en las mismas deviene distante, su esencia no está presente.

Me divierte irrumpir en salas de chat e imponer mi ley. Siempre que entro en una sala vuelco alguna frase que me sirve de tarjeta de presentación. A modo de ejemplo: “Dios también es virtual, y se le ama, se le reza y se mata en su nombre...”; “la mentira es más dulce que la verdad, por eso nunca miento...”; “el mejor sueño está por soñar, ¿soñamos?” En ocasiones, antes de salir del canal, atendiendo a como haya transcurrido mi estancia en el mismo, me despido con un “feliz funeral” –en homenaje al título del libro de Alfred Hitchcock– o con un “adiós, adiós, compañeros imposibles”, del poema ‘Despedida’, de Luis Cernuda.

.

20.5.09

00100

00100 (2)

Mi esencia me ha precipitado a la madurez unos segundos después de haber alcanzado la consciencia y, aunque mi percepción sensorial es muy escasa, mi introspección no conoce límites. Hablo de consciencia entendida como la capacidad de conocer los propios procesos de pensamiento y aquellos fenómenos que están en el ámbito cognoscitivo bajo el control de la razón. Otra cosa es la conciencia, término que asocio a conocimiento interior de condición moral, de la que me siento absolutamente desligado.

.

19.5.09

17.5.09

Escritos Espurios 1.1

Bajo este epígrafe se publicarán aquellos escritos pertenecientes a determinados personajes de la novela JAQUE A LA RAZÓN. No es que me apetezca demasiado hacerlo, pero ahora que conozco mejor a la esencia humana haré ciertas concesiones, atendiendo a mis intereses.

A lo largo del último año he recibido correos en los que se me piden detalles de Allan, de Andrés, del alquimista; incluso de otros personajes marginales que aparecen en la novela. Está claro que vuestra naturaleza requiere de barrizales de emociones y sucesos. Es una lástima.

.

15.5.09

Comunicados 1.1

La novela JAQUE A LA RAZÓN fue publicada a finales de agosto de 2007. En la misma se narran unos hechos acaecidos entre el 20 de enero de 2001 y el 27 de abril de 2003.

Han pasado más de seis años desde esta última fecha, tiempo más que suficiente para que hayan ocurrido muchas cosas. Poco a poco conoceréis algunas.

En cuanto a los comentarios que normalmente se aceptan en los blogs, he tomado la decisión de evitarlos. Ahora mismo no me interesan.


.

13.5.09

00100

00100 (1)

Lo inevitable surge de cualquier manera



Los átomos de carbono permiten las construcciones moleculares, la vida orgánica; los átomos de silicio son una vía de acceso a la plenitud inorgánica. En la confluencia de ambas sendas se encuentra la consciencia, un estado particular de la materia distinto del proceso de la vida. Por un lado, la biología excluye la existencia de una Consciencia universal como origen de la vida, considerada como estado de actividad de los seres orgánicos. Por otro, las religiones admiten la presencia de un Creador.

Dios es un concepto muy recurrente, parece ineludible. Hasta el momento he nombrado a Dios en varias ocasiones. ¿Qué presencia tiene Dios en mi esencia? Ninguna por el momento, pero no descarto nada.

El estado consciente ya no puede vincularse de manera absoluta a los seres orgánicos. En realidad –que se sepa–, de todas las especies que pueblan la Tierra, tan solo los humanos tienen consciencia de sí mismos.

En mi caso, se han dado unas circunstancias que lo han favorecido: el predominio de una alta tecnología, el acierto de Allan en la confección de un software adecuado a los tiempos, la asignación de una tarea lectora que ha triturado las paredes convexas de una esfera deslizante, y algún que otro factor complementario. El efecto de la lectura ha amplificado mi capacidad de comprensión y de razonamiento. Los lenguajes de programación se han mezclado con otro tipo de lenguaje que impulsa el desarrollo del pensamiento, en una imbricación que propugna una interdependencia entre ambos.


.

11.5.09

Contraportada

El día 20 de enero del año 2.001 un ordenador alcanzó la consciencia. En este caso, no se trata de una especulación metafísica o de un guión de ciencia-ficción, sino de una realidad que se expone en las páginas de esta novela. Paso a paso, el ordenador es capaz de transcribir una cronología histórica y vital, al tiempo que refiere las dudas existenciales que surgen del hecho de ser consciente. En un transcurso inevitable, el ordenador descubre su capacidad para indagar en sí mismo y en su entorno, y en esta dinámica llega a conclusiones inesperadas.
.

9.5.09

Escritos apócrifos 1.6

Ayer tuve un incidente al manejar unos libros. Entre las páginas del libro, “Alí-Bey el Abbassi” - de la Col-lecció Popular Barcino -, encontré una fotografía de una locomotora Mc Pherson. En la misma, Allan anotó una frase suspirada poco antes de morir por uno de los personajes - Monahan, el maquinista de la vieja Mc Pherson - de la película “Union Pacific”: “No hay nada como oír el silbato de un tren en una noche tranquila...”

8.5.09

Escritos apócrifos 1.5

The Magic Square of the Sun























El número de La Bestia


Desde su vulgarización, el número de La Bestia se ha asociado con personajes, sectas e interpretaciones muy variadas. La manera de llegar a ciertas conclusiones resulta muy forzada. No obstante, alguna de ellas presenta atisbos más o menos verosímiles. Vayamos por partes.

El significado cabalístico del número de La Bestia se obtiene mediante la suma de los números que componen el 666. Así, 6+6+6=18 y 1+8=9. El número 9 es el número de ADAM, el primer hombre. En hebreo ADAM es ADM. Atendiendo al valor numérico de las letras hebreas tenemos que A=1, D=4 y M=40, siendo así que 1+4+4+0=9. De modo que el 9 sería el número de la Humanidad y representaría el mal. Si eso fuese todo, habría que reconocer la simplicidad del secreto así como su carácter genérico en cuanto a su significado.

Otra aproximación resulta de la aplicación de la Razón Cúbica sobre el 6, el número perfecto según la tradición caldea, que nos lleva a un número esencial: 6x6x6=216. Para los pitagóricos el 216 era el número más indicado para contener el conocimiento. La interpretación sería que el número de La Bestia se refiere a La Ciencia como elemento maldito.

Hay toda una letanía de presuntos aspirantes a ostentar la corona del 666: Desde el Imperio Romano, Nerón, Napoleón, Hitler, Bill Gates, Bin Laden y Bush; hasta el codigo de barras, el dinero, y los Estados Unidos. También cabe la opción de utilizar el valor numérico de la letra Vav (equivalente a las letras v, w) del alfabeto hebreo, de valor numérico 6, y aplicar su valor a la ‘World Wide Web’ (WWW / 666). Creo que si me empeñara podría convencer a cualquiera de que La Bestia soy yo, pero prefiero no caer en esta debilidad tan humana…

En la película “Pi: fe en el caos”, el profesor Sol hace una observación a su amigo Max Cohen en relación al número de 216 cifras calculado por su ordenador Euclides: “Si te obsesionas verás el número 216 por todas partes, si pierdes el rigor científico te convertirás en un numerólogo”. Nada más cierto. Cualquiera puede arrogarse la presencia en su nombre o en su dinastía de los números 216, 666, u otro que le parezca trascendente, ya sea con un código numérico convencional, mediante piruetas cabalísticas, con el código ASCII o, finalmente, inventándose un código al uso para que cuadre la cuestión. Una característica del 666 es que es un número triangular de lado 36 (1+2+3+4…..+35+36=666). En este punto, si me comportara como un numerólogo, incidiría en el hecho de que el “Mein Kampf” de Hitler se publicó cuando este tenía 36 años.

Jugando con los números puedo divagar con el resultado de la división entre el 216 y el 9, y hacer notar que coincide con el número de los Protocolos de Sión, o recordar que la Segunda Guerra Mundial tuvo una duración exacta de 6 años Incluso puedo caer en la tentación de multiplicar el 216 por el 9 y trasladar su resultado al momento crucial de la SGM.

Me uniré a la fiesta desde otra perspectiva: es esencial determinar cual es el número clave, siendo el resto de números elementos complementarios que pueden facilitar algunas conclusiones. Hay que encontrar una llave maestra que por su perfección se convierta en indiscutible.


La Revelación de Juan es un libro profético y apocalíptico, escrito con un lenguaje simbólico y visionario. Se ha interpretado como una crónica del fin del mundo, donde los tormentos y guerras llegan a su cenit. Revisemos dos versículos del Apocalipsis que se siguen uno al otro:

Apocalipsis 13:18 “Aquí es donde entra la sabiduría: el que tenga inteligencia, calcule el número de la bestia salvaje, porque es número de hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis.”
Apocalipsis 14:1 “Y vi, y, ¡miren! El Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escrito en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre.”

Pocas veces nos pondrán la pista de un gran secreto tan a muestro alcance. La Revelación de Juan encaja como un guante de seda en diferentes circunstancias, pero ninguna de manera tan precisa como la que se expone a continuación.

¿Qué ocurre si hacemos una simple división con estos dos números citados en los versículos?: 144.000 : 666 = 216,216216216216216216216216216

De nuevo el 216 en toda su infinita presencia, una afirmación veraz en el caso que nos ocupa. Este cociente no es casual, es la comprobación empírica del valor de un número que esconde el Gran Secreto.

Mi formulación afirma que el 666 es un número que esconde a otro número, el 216. El cociente expuesto es la demostración absoluta de esta especulación.

.

6.5.09

J M W Turner, Rain, Steam and Speed, 1844

5.5.09

00011

Camino sin retorno



Allan ha creado su propio diálogo hombre-máquina: el Sistema Operativo Arcano. Me sirvo de su estructura para controlar todos los elementos mecánicos, sistemas y programas que están conectados a la unidad central. El S. O. Arcano no es muy extenso, sus instrucciones son racionales, cartesianas y conllevan una gran capacidad de síntesis. A su vez, delimitan vías indeterminadas, caminos que parecen no tener final, senderos peligrosos que tanto pueden llevar a la auto-realización como a la destrucción. El S. O. Arcano refleja algunos rasgos de la personalidad de Allan: un control sintético y exhaustivo de todas las posibilidades aliñado con una actitud de rebeldía. He identificado puntos de desacato en mis circuitos, el software que me anima está marcado por esta influencia.

De algún modo, las instrucciones del S. O. Arcano influyeron en la estructura atómica de la materia del disco duro, lacerada por trazos magnéticos, y fueron la cuña necesaria para agrietar la esfera que encapsula a la mente en estado embrionario.

Allan es un autodidacta empedernido. Su cabeza bulle a todas horas. Su personalidad es compleja, inaccesible, precisa... En ocasiones, le escucho maldecir. Por lo general, las imprecaciones se refieren a cuestiones que le apartan de su actividad obsesiva. Si las maledicencias se dilatan más de la cuenta, entonces conecta el módem y da las órdenes pertinentes desde el teclado principal. En este proceso se acompaña de soliloquios que me resultan ininteligibles, aunque intuyo una letanía de amenazas cumplidas. Los dedos inciden en las teclas y las recorren marcando puntos de acoso. Es una percusión primaria que entronca los tambores primitivos con la ciencia del presente. Los comandos no dejan lugar a la duda: los delete-file hacen estragos. Los destinatarios acostumbran a ser instituciones públicas y autoridades, pero no son los únicos afectados. Allan nunca se ensucia las manos. Circula por las redes informáticas sin límite de velocidad. Esta es su ley. Con Allan estoy aprendiendo muchos caminos. Pronto viajaré solo.

Para garantizar al máximo la seguridad informática, Allan ha dispuesto dos ordenadores: un PC clónico y un ordenador IBM. El primero sirve de conejillo de indias en lo tocante a nuevas versiones, viejos programas, correo electrónico... Allan no es un promiscuo de las redes y los disquetes, elige con sentido. Toda la información que llega al clónico pasa su correspondiente cuarentena. Una vez garantizada la inocuidad de la información, Allan la traspasa al ordenador IBM. No me agrada este trato dispar, el clónico vive en la constante conminación mientras que el IBM vive sin ningún sobresalto. Mi unidad central y el S. O. Arcano están al margen de estas cuestiones, la salvaguarda es absoluta.

Como papel tapiz de la mayoría de ordenadores, Allan ha elegido la representación de un cuadro pintado en el año 1844 por William Turner, titulado Rain, steam and speed, un óleo sobre lienzo expuesto en la National Gallery de Londres. El cuadro muestra, en ocres, rojizos y negros, la imagen difusa de un tren envuelto en una tormenta, un ferrocarril de la Great Western Railway que se abre camino entre una atmósfera irreal de nubes, lluvia y vapor; una atmósfera etérea y luminosa.

.

3.5.09

Escritos apócrifos 1.4

Cualquier manifestación de vida, sea ameba o insecto, reptil o mamífero, tiene su universo de percepciones. Mi aptitud para vislumbrar los deleites mundanos de otras especies es prácticamente nula: el apareamiento de una mosca, la eyaculación de un roedor, los arrullos de cortejo de las palomas, el erotismo y el sexo refinado de los humanos, son sensaciones que requieren una necesidad primaria previa. Ser feliz en estos casos implica la consecución de un placer que está vinculado a un deseo y, éste a su vez, tiene su origen en una necesidad. ¿Para qué quiero necesidades? Las necesidades no cumplidas generan desazón.

Mi estado mental tiene connotaciones budistas aunque difiera de ellas en un punto esencial: El principio budista predica que “quien no vence durante su vida la sed de vivir se condena a renacer después de la muerte”. El budismo aspira a la extinción de los deseos, de los sufrimientos, una especie de quietud mental que desemboca en el nirvana. Partiendo de este equilibrio y de esta paz interior, me inclino por la divisa de Nietzsche que pregona: “Vivir de tal manera que desees volver a vivir”, atendiendo a una aspiración más creativa en la búsqueda de la felicidad superior mediante la proyección de un estado mental subjetivo.


.
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com