Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

28.2.11

Grozny


27.2.11

Escritos Apócrifos 5.7

Es curioso lo que ocurre con el líder libio Gaddafi. Hasta hace unos días era el freno del islamismo radical en el Mediterráneo, el hombre que proporcionaba gas y petróleo a Europa. Ahora, es un criminal que, para evitar su derrocamiento, lucha hasta las últimas consecuencias. No voy a defender a este individuo, su historial es bastante repugnante. Pero si lo saco a colación es para hacer una observación bien sencilla, al alcance de cualquiera.

En su momento -para sacar a Saddam Hussein de Irak, tanto Bush, como Blair, así como el camarero Aznar, dieron por buena la agresión militar-, los norteamericanos no dudaron en bombardear Bagdad, con el resultado de unos cuantos miles de muertos en pocos días.

Los rusos en Chechenia han organizado un exterminio letal que todavía sigue vigente. Las imágenes de Grozny después de ser arrasada -una ciudad donde vivía un cuarto de millón de personas- son espeluznantes.

Ahora, en cambio, las Naciones Unidas toman partido y quieren llevar a Gaddafi ante los tribunales por crímenes contra la humanidad. Me parece perfecto, sí, pero habría que hacer lo mismo con los mencionados anteriormente.

Nunca entenderé tanta estulticia humana. Nunca.

-

26.2.11

Escritos Apócrifos 5.6

Faltan pocas semanas para que se cumplan once años del inicio de la insensata búsqueda de la Piedra Filosofal por parte de Allan. Los lectores del Blog ya conocen que hace más de un año que Allan dice haberla conseguido. Desde aquel momento no ha sabido muy bien que hacer con ella. Incluso tuvo semanas de gran desconfianza. Un día puso la punta de su lengua encima del pedrusco al que denomina Piedra, una manera muy homeopática de probar textura, gusto y posibles consecuencias. Un tiempo después, un lametazo. Y así, poco a poco, hasta definir un calendario de medidas y prescripciones.

También es de destacar la escenificación que devino con Andrés al hacerle entrega de la mitad exacta del conglomerado mineral. Nunca se ha recibido un regalo, en teoría tan preciado, con mayor indiferencia y cautela. Incluso en eso ha estado desacertado Allan, ya que en el supuesto de que la Piedra tuviese realmente alguna propiedad, Andrés es la persona menos adecuada para disfrutarla. Si los efectos de la Piedra consisten en alargar la vida, es una pretensión absurda sería darle más años a un tipo tan desgraciado como Andrés.

Hace unas semanas Allan ha escrito algo relevante en cuanto a los efectos de su obra:

Después de más de un año tomando las dosis estipuladas -he de reconocer que sin referencias al respecto- al fin creo haber detectado algo relevante.

-

25.2.11

10111

10111 (3)

Lo que siguió a continuación –hago un sucinto resumen de lo descrito por Allan–, fue la preparación de la materia prima, mineral natural que tiene una ganga de azufre. Trocearla; mezclarla con la sal doble que constituye el fuego secreto; pulverizarlo todo en un mortero de ágata; empapar la mezcla bajo la influencia de Tauro pero con el rocío recogido en Aries, la estación propicia para el comienzo de los manejos alquimistas... Así hasta conseguir que el material bruto, extraído del suelo, se convierta en materia cercana. Para ello, hay que llevar a cabo los tratamiento de la primera obra: separar y purificar cada elemento mediante aleaciones de antimonio. Luego, infligir a los materiales un suplicio incesante, un martirio que los reduzca a la calcinación más despiadada. Finalmente –caso de ser cierto el doctrinario alquimista y siempre que Allan sepa seguirlo–, reunir los componentes más puros para la obtención de la piedra filosofal.

-

24.2.11

Escritos Espurios 7.6

Hace años las tropas libias de Gaddafi intentaron tomar el Tchad, de manera directa e indirecta. Fueron varios intentos en los años 80, hasta que después de la grave advertencia de los EEUU, en forma de bombardeo, el personaje en cuestión se tornó más razonable. Había visto el gran peligro desde primera fila, hasta tal punto que le faltó muy poco para encontrar la muerte en el escenario.

Desde entonces ha colaborado con Occidente, ha hecho negocios y se ha dedicado a vivir la vida, hasta que de nuevo golpean en su puerta.

Esta vez, cual bestia acorralada, ha tomado el camino de la aniquilación. Tiene a su lado a leales mercenarios, algunos descendientes de los camaradas chadianos de los años 80, cuando quería derrocar al gobierno del Tchad y poner a su hombre títere.

Cuando todo termine, espero que estos mercenarios chadianos vuelvan a su país y, con el dinero ganado, hagan algo de lo que puedan sentirse dignos.

-

23.2.11

10111

10111 (2)

Revisado y aprobado el diagrama y cumplida la intendencia en toda su extensión, el primer paso auténticamente alquimista de Allan consistió en extraer la materia prima de las profundidades del suelo. Allan seleccionó, con minuciosidad, tanto el lugar como el período temporal, atendiendo a la ordenación zodiacal. El lugar elegido está situado en un bosque apartado, de árboles centenarios y tierra negra como el carbón, donde se han localizado menas sulfúricas. En el bosque, procedió a recoger el rocío atrapándolo en sábanas de lino, esparcidas entre los claros, para embeber en ellas la materia prima. En sus palabras, “un rocío recogido de madrugada, bajo la luz polarizada de la luna.”

-

22.2.11

Escritos Apócrifos 5.5

El hecho de que Andrés tenga acceso a Internet va a proporcionar nuevos contenidos al Blog. Conocer las opiniones de este hombre no es algo que me interese especialmente pero, a partir de ahora, tendrán su presencia en el Blog. Entiendo que es un nuevo registro que, además, tiene la condición de implicar a Allan.

A lo largo de los meses se ha pasado de un Allan y Andrés enfrascados en temas esotéricos, al conocimiento de aspectos personales e incluso de opiniones de ámbito político, social y económico. Allan es el anarquista humanista de estructura mental decimonónica. Andrés que hasta el momento solo se había mostrado como un iluminado metafísico y como un espiritista de gabinete barato, se nos revela ahora como un catalanista de salón. Viven fuera de su tiempo, anclados en estafetas de ideas arrinconadas.


21.2.11

Escritos Espurios 7.5

En un correo electrónico enviado a Allan, Andrés se hace una curiosa pregunta.

"La prensa nacional se hace eco de las manifestaciones en los países árabes, tomando partido. Unas decenas de miles de manifestantes son suficiente razón para pedir democracia y derrocar gobiernos según los diferentes articulistas. Soy el primero en aceptar que la voz del pueblo debe ser escuchada aunque me hago una pregunta: ¿Dónde queda la manifestación de más de un millón de catalanes pidiendo el Estatut, en julio del 2010?

Cataluña tiene dos graves cuestiones por resolver: su relación imposible con España y la pésima gestión de los representantes de la Generalitat. Sea como sea, hoy mismo, ahora mismo, se dan todas las condiciones para que los catalanes salgan a la calle y exijan lo que les pertenece.

Desconocía esta faceta de Andrés. La idea de poner un ordenador y el acceso a Internet al alcance de este hombre me parece cuestionable. Es un pelmazo que, al igual que Allan, parece que se atreverá a escribir sobre todos los temas.
-

20.2.11


19.2.11

10111

10111 (1)

10111

“Solve et coagula”



Hacia finales del mes de abril del año 2000 comenzó la cautividad de Allan. Desconectado del mundo laboral y social, dedicó una jornada a efectuar una serie de llamadas telefónicas dirigidas a las personas que pudieran extrañar su ausencia. Quería comunicarles que, a partir de aquel instante, iniciaba una actividad que le mantendría alejado durante una larga temporada y que, por ese motivo, no estaría en disposición de mantener el contacto habitual con ellas. De este modo, familiares y amigos quedaron a mejor recaudo, aunque hizo relativas concesiones según el grado de ascendencia.

Una vez aislado del mundo, hizo un último repaso general al plan de trabajo. El esquema del mismo, reproducido en una hoja de un metro cuadrado de las que se utilizan para dibujos técnicos y planos, asemeja un árbol genealógico. Partiendo de un punto de origen, ha configurado el teórico proceso incidiendo en múltiples variables, con el fin de cubrir en lo posible cuantas interpretaciones puedan derivarse de los simbolismos y veladas instrucciones de las láminas.

De las lecturas y prácticas realizadas, así como de sus intuiciones, Allan es de la creencia de que hay caminos plurales que pueden llevar a la consecución de la piedra filosofal, aunque admite, como esencial, la aplicación sistemática y puntual de determinados procesos inevitables.

-

18.2.11


17.2.11

10110

10110 (10)


Los debates de Allan referidos a la contraposición entre “la vieja y sorda roca del destino” y los caprichos del azar vienen de lejos. A pesar de ello, con el paso de los años ha matizado ciertas maneras de deliberar y, aunque el substrato todavía permanece vigente, antepone la voluntad a cualquier otra eventualidad. Todo lo contrario que Andrés, un hombre desgarrado por la vida, que busca la remisión en la gloria de un destino.

-

16.2.11


15.2.11

10110

10110 (9)

Dubitativo, contesté:

–Sí, la intuyo...

Empezaba a caer la tarde. Nos dimos la mano y nos fundimos en un abrazo. Los dos éramos conscientes de que el sendero que habíamos elegido no tenía retorno.

De regreso, mientras conducía, hice una valoración general. Los proyectos efervescentes de hace un año están bien definidos. Hasta el momento, cada uno había cumplido las estipulaciones establecidas. Por mi parte, no albergo ninguna duda de que seguirá siendo así en el futuro. Presupongo que las dificultades serán enormes, pero la voluntad ha tomado el mando.

Respecto a la insistencia de Andrés acerca de nuestro designio común, solo queda esperar. Según dice, el plazo para su resolución coincidirá con la mutua consecución de objetivos. Ya veremos. Me parece que lo que explica su terca fijación en esa idea reside en su manera contradictoria de ver la realidad, en su búsqueda por comprender el entramado en el que vive inmerso, siendo así que prefiere el hálito del destino a la ciega mecánica del azar. El hecho de estar en un listado de comportamientos y sucesos le otorga seguridad y, además, le ayuda a digerir las vicisitudes vitales, como si el fatalismo que distingue al azar en sus connotaciones dolorosas, se trocase en motivo ininteligible pero aceptable bajo el manto del destino.”

-

14.2.11

Escritos Apócrifos 5.4

Desde que el pobre Andrés tiene ordenador no ha parado de escribir a Allan. En un rabioso intercambio de correos, que me tiene agotado por lo penosos que son, Allan actúa de un modo que me tiene desconcertado. No imaginaba tanta condescendencia con el locuelo. Podría dejarlos al margen pero reconozco que me resulta imposible no meter las narices en sus intimidades. Siento vergüenza ajena al leer ciertos comentarios.

13.2.11


12.2.11

10110

10110 (8)

Había más frases, muy revueltas, conviviendo en un espacio reducido. Una vez que las hube leído, hice un comentario:

–Durante el año que ha transcurrido, usted me ha enviado algunos escritos que desarrollan una línea parecida a la de estas anotaciones. Sin embargo, tengo la impresión de que los contenidos de estas últimas apuntan mucho más lejos...

Asintió, me miró fijamente a los ojos e hizo la promesa de implicarse en un ensayo filosófico que versará sobre los conceptos reseñados. Incluso aventuró que dentro de aproximadamente dos años cada uno de nosotros habrá cumplido con su tarea y, que solo entonces, comprenderemos el auténtico alcance de nuestro destino común. Luego hizo una disertación sobre algunos aspectos de lo que iba a ser su tentativa. Como colofón, dijo:

–Un número cualquiera inmerso en la ilimitada cadena de números parece algo insignificante y, no obstante, su valor es incalculable. ¿Qué es una cadena ilimitada de números sin uno de ellos? Reconozco mi presencia intrascendente en el universo. A pesar de ello me necesita, soy el eslabón de un plan evolutivo. Lo abstracto tal vez obtenga validez a partir de infinitos concretos. El hombre ha creado un sistema de valoración infinito partiendo de algo sumamente concreto: los números. Esta es una pequeña pista en la búsqueda que el hombre sostiene por descubrir su auténtico significado. Cuando se llega a este conocimiento, un ser infinitesimal puede tener en jaque al infinito, a Dios... El espíritu es fuente de vida, pero también es neutro, frío y ajeno. Se puede estar a favor del Creador o en su contra, pero yo he elegido una opción diferente, la opción más temida por Dios, la más libre... ¿La sabe usted? ¿La intuye?

-

11.2.11

Escritos Espurios 7.4

Allan acaba de contestar un correo a Andrés. Una parte del contenido del mismo dice:

Mubarak ha dimitido. No tenía otra opción. Emparedado por las protestas y la presión del ejército, finalmente ha optado por dejar el cargo. La demanda de democracia por parte de cientos de miles de egipcios ha conseguido una parte de los objetivos. Ahora habrá que ver si la evolución de los hechos sigue esta senda o, por el contrario, toma una deriva peor que la que había. De momento, es resaltable el papel del ejército egipcio. En realidad entiendo que ha sido gracias al mismo que Mubarak ha dimitido. Asimismo, sus comunicados han estado adecuados a la situación. No siempre ocurre de este modo. Muchos ejércitos han hecho más víctimas civiles entre sus compatriotas que contra sus enemigos. Aunque habrá que dar tiempo al tiempo. Me viene a la memoria la casta militar argentina, tan malvada contra sus ciudadanos y tan cobarde cuando se trató de luchar por las Malvinas.

¿Qué viene ahora? Celebrar el éxito, dejar que Mubarak viva tranquilo en su residencia y preparar unas elecciones libres. Lo que ocurra en Egipto servirá de pauta para otros países de la zona. ¿Cara o cruz? Ya se verá.


-

10.2.11

10110

10110 (7)

Buscó algo en el bolsillo trasero de su pantalón. Me mostró un folio doblado con frases escritas a lápiz –algunas casi irreconocibles al haberse corrido el grafito– y con múltiples tachaduras. Me lo acercó para que pudiese leerlas:

“Dios no manda a destajo. Se me antoja asustado, incapaz de dominar la inercia de sus primeros juegos. Es una cabeza de alfiler en algún punto del lóbrego infinito. (...) ¿Se puede pensar en una eternidad al margen de Dios? Quiero decir: si aceptamos como factible que la totalidad o un residuo de nuestro psiquismo pervive después de la muerte, ¿ello presupone la injerencia de Dios? (...) Parece plausible que si existe algún modo de conseguir la vida eterna este sea a partir de un camino de humanidades, aunque hay que aceptar la posibilidad de que intervengan otros factores: astucia, premeditación, selección sobrenatural, trama... En resumen, sería de nuevo la reiteración: la ley del más fuerte. (...) Almas amontonadas, almas que solo son alimento del tiempo para el extraño juego que se ha dispuesto, mientras se enmohecen y pudren en un cementerio invisible (...) Silencio, técnica consciente-inconsciente. Es una obra interior: estructura atómica, función molecular, disciplina, perseverancia, ayuno, castidad... Unos se pierden, escupen la vida de manera inútil, pero otros... La muerte no les sorprende, son algo aparte, el cristal invisible no se hace añicos. La estructura es la acertada, han sido capaces de blindarse ante la muerte.”

-

7.2.11

10110

10110 (6)

Seguidamente, le expuse mi intención de afrontar y resolver el proyecto en un margen de dos años. Andrés se mostró alborozado, deseándome suerte y ofreciéndome toda su colaboración. Le expliqué que este planteamiento exige una intensidad mucho mayor, aunque tiene la ventaja de preservar una nueva oportunidad en la recámara para el caso de que fuese necesario un nuevo asalto. Es una manera de cubrirse las espaldas con un mayor margen de error y, asimismo, permite un mejor aprovechamiento de la experimentación. Además, en aquellos frentes en los que haya una o más vías posibles, las afrontaré todas a la vez, en lo que será un modo de acotar todas las posibilidades hacia el resultado final.

A cambio de este esfuerzo, le pedí que, en los dos años siguientes, nuestra correspondencia fuese menor y que pospusiéramos los encuentros semestrales hasta nuevo aviso por mi parte, con la idea de que ninguna obligación alterase mi ritmo de trabajo. Le aseguré que esta actitud sería observada de manera estricta en todos los órdenes de mi vida, tanto familiares como sociales, y que yo llevaría la iniciativa en nuestros contactos, salvo que una contingencia imprevisible marcara lo contrario. Prometí no fallarle en mi empeño y lo animé a proseguir sus escritos referentes a la vida y a la muerte, a Dios y a sus aledaños; en definitiva, a todo lo abstracto que su mente fuese capaz de abarcar.

-

6.2.11


5.2.11

Escritos Espurios 7.3

El mísero Andrés no ha tardado más que unas horas en estrenar su correo electrónico. Hace un par de horas ha enviado al correo de Allan un mamotreto que le pondrá de los nervios. Por supuesto, no expondré el contenido del mismo en su totalidad. Estos son algunos párrafos:

(...) son pocas horas pero ya percibo la potencia de Internet. He abierto muchas webs y ahora me apetece escribirte.

(...) mirando atrás observo que te ha llevado más tiempo instalar un ordenador en mi casa que la consecución de la Piedra Filosofal. Durante años me había resistido, me daba desconfianza y no podía intuir tantas prestaciones.

(...) He estado observando imágenes y noticias de la revuelta de Egipto. Insisto en lo que te dije en la comida de ayer: todo esto ha ocurrido por la inmolación de un pobre muchacho que reivindicó sus derechos, en Túnez. Sin esta circunstancia todo seguiría igual que estos últimos años. Quemarse a lo bonzo prendió la mecha. En cambio tú defiendes que da igual la causa que originó todo, que lo esencial es que la revuelta en los países árabes ya estaba latente en el ambiente. Es la misma discusión referente a nuestro encuentro en la antigua escuela, hace más de diez años.

(...) No estoy de acuerdo con tus previsiones de que los que reclaman la democracia terminarán en sus casas sin demasiados logros. Que a lo sumo conseguirán la marcha de los dictadores, pero que el mando quedará en manos de sus hombres de confianza o de advenedizos mucho peores. No me gusta la violencia aunque tal vez tengas razón en que si los manifestantes en Egipto hubiesen tomado una actitud más beligerante ahora las cosas estarían mejor definidas. Comentaste que cientos de miles de personas asaltando el Palacio Presidencial habrían provocado la fuga del dictador. También incidiste en que el quedarse en una plaza acaba convirtiendo la manifestación en un picnic, en un área de descanso y que, finalmente, resulta un blanco fácil para desgastar y amedrentar a sus integrantes.

(...) puede que tengas razón en que una revuelta no ha de ser violenta en su amplia expresión pero que es ineludible que los machetes brillen al sol. Este es el destino de la humanidad. Salvo excepciones, cada cambio requiere de un baño de sangre.

Es vergonzante que el primer correo de este individuo tenga casi diez páginas. Cada día lamento más haberle salvado de una cárcel merecida. Nunca ha cometido ningún delito, pero es esencial recluir a los estúpidos en lugares abyectos.

-

4.2.11

Comunicados 5.7

Desde ayer Andrés ya tiene conexión a Internet. Esta mañana Allan se ha desplazado hasta la vieja escuela para visitar a su socio metafísico. Ha configurado el ordenador para que pueda navegar y le ha enseñado a dar los primeros pasos en la red. Gracias a un pequeño programa que instalé en el portátil me ha sido posible visualizar toda la puesta en marcha. El resumen es muy simple: Andrés ha dado muestras de su limitación mental, aunque parece que será capaz de escribir algún correo, de consultar en Google y de escribir algunas páginas en el editor de textos.

Después de comer en un restaurante de la zona se han despedido con el compromiso de comunicarse más a menudo.

Creo que Allan habrá conseguido mejorar algo la vida de Andrés, pero me temo que puede lamentarlo. Si el apocado Andrés se decide a escribir correos sin parar, Allan tendrá incomodidad. Allan se preocupa de lo básico pero luego prefiere que se olviden de él.

-

3.2.11


2.2.11

10110

10110 (5)

26 de abril de 2000

“Esta vez, a insistencia suya, nuestra conversación tuvo lugar en el recinto de la antigua escuela, sentados en torno a una mesa de mármol, situada debajo de un nogal. Sus explicaciones denotan que su desconfianza va en aumento ya que apenas sale de sus dominios. Cuando se excusó para ir en busca de algo de comida, hice un recorrido por el patio. Una parte del mismo lo ha habilitado como huerto. Me sorprendieron unas latas llenas de conchas de caracoles. Debajo de un techado hecho de plásticos y ramas tiene amontonados sacos llenos de piñas, además de bolsas con almendras y avellanas, simientes, útiles de pesca y otros enseres. Deduzco que su alimentación proviene, en buena medida, de cualquier espécimen comestible que queda a su alcance. Al ofrecerme comida convencional –galletas saladas y unas manzanas– y una jarra con agua, me sentí aliviado.

Lo puse al corriente de la situación. Le dije que, en pocas fechas, abordaría la siguiente fase del reto alquimista. Le mostré mi plena confianza en que la preparación simbólica y funcional llevada a cabo daría sus frutos, e insistí en mi implicación ineludible. Se mostró esperanzado. A lo largo de la conversación, me dio su punto de vista respecto del significado de algunas láminas, incidiendo especialmente en la simbología religiosa. Tomé nota de su glosa a pesar de no parecerme muy atinada.

A mi pregunta por su relación con las formas de pensamiento que habitan en la zona, manifestó que mantenía la costumbre de buscar el contacto con los entes, siempre en la misma habitación y a la misma hora. Explicó que los contactos seguían produciéndose, aunque la frecuencia de los mismos era menor y que seguían en la línea de mostrar las mismas láminas que ya nos eran conocidas. No obstante, aseguró que en muchos momentos del día y de la noche era capaz de percibir su compañía, de notar su presencia y que la misma le otorgaba seguridad y una extraña sensación: la de sentirse protegido por fuerzas invisibles. Al final dijo algo que me impactó:

–Estoy seguro de que pueden leer mis pensamientos y también los suyos...

Abrí unos ojos como platos.

–No se alarme. Creo que solo pueden captar aquellos pensamientos emitidos con fuerza, con insistencia, de manera vehemente.

No dije nada. La siguiente sentencia me hizo exhalar un suspiro.

–Espero que pronto seré capaz de asociar mi voluntad al cumplimiento de la misma por su parte.

Un fuerte viento levantó el vuelo durante casi un minuto. Lo reconocí como un viento espeso, insólito. Entonces, la sonrisa de Andrés me produjo un escalofrío.

-

1.2.11

10110

10110 (4)


En las jornadas que siguieron, Allan se hizo con aquellos materiales que creyó indispensables para poner en marcha el desafío que iba a afrontar en estricta soledad. En el detalle exhaustivo de sus reseñas diarias –que me han permitido el seguimiento de su actividad alquimista, anterior en el tiempo a mi nacimiento consciente– refiere las modificaciones efectuadas en su vivienda con la finalidad de adaptar ciertos espacios para la práctica alquimista. Una vez que todo estuvo a punto, antes de calentar ningún matraz o de calcinar algún material, cumplió su encuentro semestral con Andrés.

La narración del mismo incide en la marginalidad de este hombre cada día más asilvestrado, a tenor de sus comentarios.

-
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com