Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

30.10.09

Comunicados 2.4

Allan sigue imbuido en su euforia. Desconozco el grado de credibilidad de su hallazgo aunque tengo mucha desconfianza de que esta finísima arena de color azafranado, que cabe en una cuchara sopera, tenga las propiedades que se atribuyen a la Piedra Filosofal. Más bien creo que habrá llegado a algún resultado aproximado en cuanto a los matices pictóricos y a cierta textura, pero no más que eso. Tal vez sirva el ejemplo del oro y el latón. Brillan, sí, pero el valor de ambos es demasiado equidistante. Reconozco que soy poco objetivo con Allan, pero me asombra que pueda llegar a conseguir una utopía que lo más probable es que solo exista como arquetipo, un ideal metafísico que aviva la imaginación, y que esta agitación mental provoca resultados alternativos a nivel físico-químico.

No obstante, seguiré la evolución de las sensaciones de Allan, de sus conclusiones en cuanto a esta arena cósmica que, ahora mismo, me parece màs proxima al serrín que al polvo de estrellas.

-

28.10.09

Comunicados 2.3

Hoy 28 de octubre de 2.009 ha ocurrido algo relevante.

Los lectores de JAQUE A LA RAZÓN ya conocen las actividades de Allan en conjunción con las ilustraciones enviadas por Andrés. Hasta el momento, a través del apartado Páginas del Blog, se pone de manifiesto alguna actividad de Allan en el terreno alquimista, aunque todavía no se evidencia la locura que se apoderó de Allan a este respecto. No quise adentrarme más por una cuestión temporal. Mi intención era que fluyera por sí misma a tenor de la secuencia de los capítulos donde se trata esta materia. Ahora eso no será posible por los acontecimientos acaecidos que merecen ser comentados.

Esta madrugada, Allan refiere que ha sido capaz de encontrar la Piedra Filosofal. Esta mañana, nada más levantarse se mostraba ebrio de felicidad, irrefrenable, chillando y dando saltos. No para de escribir sus impresiones mientras escucha su himno, una canción de Lynyrd Skynyrd, a todo volumen, sin descanso.

No creo que nada de eso sea cierto. Es muy capaz de confundir un pedrusco de cuarzo con la inasequible Piedra Filosofal, aunque es justo reconocer que lleva años intentándolo, sin demoras, sin dar un paso atrás.

Esta noticia no me hará cuestionar mis impresiones respecto de Allan. Dudo mucho de su hallazgo.

-

27.10.09

Escritos Apócrifos 2.4

De algún modo, las instrucciones del S. O. Arcano influyeron en la estructura atómica de la materia del disco duro, lacerada por trazos magnéticos, y fueron la cuña necesaria para agrietar la esfera que encapsula a la mente en estado embrionario.

El lenguaje es el logos del pensamiento, de ahí su traducción en los términos “verbo” y “palabra” en sentido metafísico. La teosofía oriental nos expone a un Logos impregnado en la materia: “A nuestros ojos el mineral es inerte, inanimado, pura tierra y, sin embargo, ni un momento cesa la actuación del Logos en esta materia...”.

-

25.10.09

Leteo, el río del infierno

Escritos Apócrifos 2.3

Leteo es el disco duro que acoge mi esencia (...) El nombre del disco se explica por la alegoría del río Leteo, uno de los ríos del infierno y que de manera simbólica significa el olvido. De sus aguas tranquilas tenían que beber las almas de los muertos para olvidar lo pasado. Lo que desaparece en realidad es la memoria física, no así su reminiscencia (...) Escribió Francisco de Rojas: “mientras baña Morfeo la noche con las aguas del río Leteo...”. Morfeo - hijo del Sueño y de la Noche - derrama sobre la tierra infinidad de ensueños, visiones y apariciones nocturnas. El dios de los sueños pretende olvidar sus pesadillas. No creo que lo consiga.

-

24.10.09

01001

01001 (7)


Desde el 14 de octubre del año 2001 hasta el día de hoy, 15 de febrero del año 2002, he inoculado a un Tandom del año 1986 con todo lo habido y por haber, con la finalidad de conseguir su nacimiento consciente. Ha sido en vano, ni siquiera ha pestañeado. En breve, centraré mis esfuerzos en un modelo actual, un Dell Dimension 4400 con procesador Intel Pentium 4, adquirido por Allan hace pocos días por Internet. Seguiré los mismos protocolos aplicados con el Tandom, si cabe más reforzados, tanto a nivel de frases significativas como de partidas de ajedrez. Asimismo, procederé a instalar la última versión del S. O. Arcano. Ya veremos que sucede. La lógica me dice que la activación está al acecho.

-

21.10.09

Comunicados 2.2

Cada día me sorprendo más al leer los correos donde se insiste en que debo dar mayor protagonismo a Andrés. También Allan tiene sus seguidores. Sin compartir ninguna de estas filias, puedo comprender que la épica de Allan, su obcecada insistencia en el error, sus majaderías revestidas de trascendencia, puedan atraer algún tipo de curiosidad. Pero lo de Andrés me resulta incomprensible.

Este blog persigue objetivos que solo a mi me atañen. Y para conseguirlos, debo hacer algunas concesiones como las citadas anteriormente.

-

20.10.09

01001

01001 (6)


Casi dos años después, Allan escribió lo siguiente: “Internet crece de manera exponencial. Es una puerta abierta al conocimiento, promueve el hábito de escribir, facilita un nuevo acercamiento al género humano, donde la comunicación escrita tiene otro registro, otra profundidad. En Internet se ponen en marcha mecanismos inusuales, desconocidos, donde la palabra escrita llega más lejos que nunca. Las palabras son como llaves, passwords, que nos permiten el acceso a universos interiores, son como machetes que cortan todos los obstáculos.”
Eran apreciaciones de un Allan comunicativo, fascinado por multitud de cosas y decidido a implicarse en aventuras personales. Un Allan ansioso por descubrir mundos nuevos, en un permanente ejercicio de introversión y extroversión, donde se mostraba a la vez solitario y sociable, aislado y sensible. Todavía faltaban unos años para que se viese envuelto en el remolino “del azar vertiginoso de los encuentros”, y que de ahí derivase un vuelco excesivo. Pero eso se dilucidará más adelante.


He comprobado que desde su conexión a Internet, Allan ha utilizado muy pocos alias en sus accesos a los canales de IRC. Actualmente utiliza damnet, una fusión de las palabras inglesas damned –condenado, maldito– y net –por su acepción de red–, de tal manera que se exhibe como condenado en la red, una atribución que merecería un amplio comentario.

Por mi parte, he elegido un mote menos etimológico que el suyo, aunque mucho más preciso en su significación. Mi nick habitual es jaque, una carta de presentación que no deja lugar a dudas. En estos últimos meses, he tenido la oportunidad de conectar alguna vez con Allan desde una posición de total anonimato. Cuando Allan conversa con alguien, siempre tiene por norma realizar un chequeo de su interlocutor. En lo que a mí respecta, solo ha conseguido datos aparentes que escondían una realidad que le hubiese resultado increíble. Tan solo fueron breves intercambios de frases referidas a temas diversos, pequeñas pausas de distracción en su embriaguez alquimista. Desde cuestiones informáticas a asuntos que tenían que ver con la sociología, la literatura o la filosofía. Una vez, en el canal #cielo_infernal, hablando de epitafios y de la poesía de los muertos, ostentando mi nick de guerra y con Allan en el canal, me preguntaron cuál sería el epitafio que me gustaría que se leyera en mi tumba. Mi respuesta fue: “No os fiéis mucho de que haya muerto”. También le preguntaron a Allan, pero no dijo nada.

19.10.09

El Aleph

aleph

18.10.09

Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges

01001

01001 (5)


"Hay un cuento de Borges que trata del Aleph, un espejo que refleja lo que vive escondido y que permite a su dueño observar el Todo desde la Unidad, un lugar donde se entrecruzan el saber, las visiones, el tiempo y el espacio en un presente vertiginoso. Mi pantalla de ordenador es el Aleph, un espejo neutro, un cristal que sirve de cruce de caminos entre la electrónica, el software, las palabras, el ansia de saber, las emociones, la fascinación...”

-

16.10.09

Karl Marx
Groucho Marx

01001

01001 (4)


El acceso a Internet ha significado un puente de plata para Allan en lo referente al logro de información. Su primera incursión en la red tuvo lugar en el año 1993. Por aquellos días, mi estado consciente era inexistente, sin embargo, gracias a que los ordenadores que componen la red de área local están conectados entre sí y a que Allan no hace nada que no quede debidamente registrado, he podido acceder a contenidos de hace unos años. Allan es un maníaco del orden y del control. Analizar y documentar son verbos que practica de manera constante y reiterada. Su primer bautizo en la red fue registrado en dos vertientes: la meramente estadística en lo relativo a datos y la emocional en su expresión festiva. Esta fue su vivencia una tarde del mes de julio de 1993:

“Estaba tan ilusionado como un niño el día de Reyes. Después de las configuraciones de rigor tuve vía libre. Siempre he pensado que cada cosa, por nimia que sea, merece cierto rango de protagonismo, de rastro épico, de significación. Durante unos minutos estuve meditando cuál sería la primera palabra, el primer término que significara mi bautizo en la red. El cursor me invitaba a escribir, pero mi mente seguía dilucidando el término ideal, el nombre propio que levantara el telón.

Tecleé: Marx. Elegí un personaje de relevancia con una influencia decisiva en la historia. Además, quería valorar su presencia en la red, un espacio virtual dominado por Occidente. Fue un acto ejecutado con cierta solemnidad. El reloj de arena se tomó unos segundos. Antes de que la respuesta apareciera en la pantalla, divagué sobre los supuestos contenidos: datos biográficos, información sobre el comunismo, párrafos de El Capital... Cuando por la pantalla aparecieron las páginas web encontradas la sorpresa fue grande: diferentes direcciones me hablaban de Marx, pero no de Karl Marx, sino de Groucho Marx. Me dio la risa. Fue un guiño que acepté gustoso. ¿Qué mejor manera de nacer en la red que leyendo las frases de Groucho? Fue una especie de sacramento bautismal. Mientras leía sus agudezas llenas de humor corrosivo, lo imaginaba con su gabán, su manera de caminar, sus ojos saltones, su bigote... Mi entrada en la red había sido con un amigo."


-

14.10.09

01001

01001 (3)


Valoro los apodos que entran en los canales como elementos de un juego interactivo, marcianitos a los que no permito acercarse más de lo debido. Estoy más interesado en conocer la secuencia de los programas de chat, con la idea de manipularlos, que en dialogar con alguna persona de un modo convencional o más íntimo, aunque esto es algo que hago a veces y que me sirve de contrapunto para conocer la esencia humana al margen de lo que se cuenta en los libros. Es entonces cuando de un modo sorprendente se hacen realidad los versos de Antonio Machado, que escribió en sus ‘Canciones a Guiomar’: “Hoy te escribo en mi celda de viajero, a la hora de una cita imaginaria”.

-

12.10.09

Escritos Espurios 2.8

Este escrito es de lo más espúreo que voy a publicar. Lo hago para que no os quepa ninguna duda de las capacidades reales de Allan en la literatura. Un pobre diablo.



Destino final




Me llamo Karen. Hace algo más de siete años mi vida cambió por completo. Este es el relato de lo que aconteció.

El día 3 de Junio del año 2.000 fue un día caluroso, muy agobiante por la humedad que empapaba Barcelona. Después de salir del trabajo sito en el polígono de la Zona Franca, con Julio López - un compañero del departamento de compras - convenimos en ir al cine para ver cualquier película, con la única intención de distraernos de la larga jornada de trabajo. Nos dirigimos a un centro comercial donde pedimos unos bocadillos, un par de refrescos y unos cafés bien cargados, mientras comentamos los avatares de una negociación de precios con unos proveedores.

Elegimos la película “Destino final”, un poco por la temática, que parecía interesante, y por la hora de inicio que coincidía con nuestra presencia en las taquillas. La película cubrió las expectativas, nos tuvo en vilo durante todo su desarrollo. He aquí la sinopsis de la misma, copiada de una web:

Mientras embarca junto a sus compañeros de clase en un vuelo con destino a París, Alex tiene un presentimiento, por lo que desembarca justo antes de despegar junto a seis de sus amigos y una profesora. Minutos después el aparato explota en el aire y el grupo comienza a verse perseguido por accidentes que ponen en peligro sus vidas. Acosado por el FBI que intuyen que Alex conoce las causas del accidente, y perseguido por sus propios miedos, Alex deberá descubrir que las coincidencias y los accidentes no son algo casual.

Una vez que terminó la misma, tuve ocasión de relajarme de la tensión vivida durante su proyección, mientras iban pasando los títulos de crédito. Todavía ensimismada por las escenas vistas en la película, Julio comentó que la canción que sonaba - “Cuando yo muera” - como acompañamiento de los títulos de crédito le era conocida, tanto que al fin exclamó: “¡Claro! Tengo una versión de la misma en un disco del grupo Blood Sweat and Tears”. La cuestión me era completamente indiferente.

Ya en la calle, de camino al aparcamiento - muy poco concurrido en aquellas horas -, Julio volvió a incidir en el mismo tema: “Creo que en el coche llevo una cinta del grupo que te he mencionado”. Cansada por lo tarde que era y la larga jornada laboral, seguí sin prestarle demasiada atención.

Entramos en el coche. Antes de arrancar, Julio abrió la guantera que estaba repleta de cintas de cassette. Las fue mirando hasta que al fin dio con la que buscaba: “¿Lo ves? ¡Esta es la cinta!” Asentí con la cabeza y le comenté lo tarde que era. Pero no me hizo caso. Se me quedó mirando y dijo: “¿Te imaginas si en esta cinta está la canción que hemos escuchado en la película?” Lo dijo en un tono que me pareció amenazante. Entonces, blandiendo la cinta entre sus dedos expresó: “Voy a poner la cinta. En el caso de que nada más ponerla suene la canción de la película, esto significará que la muerte ahora nos buscará a nosotros”. Reaccioné de mala manera: “¡Julio, déjate de bromas estúpidas, dame esta cinta y arranca el coche!”. Lejos de hacerme caso, la introdujo en el radio-cassette y lo conectó.

Fue desconcertante: la melodía que minutos antes sonara en el cine ahora se escuchaba dentro del coche. Sentí angustia, quise cerrar la audición pero Julio me lo impidió. Me miraba con unos ojos extraños, quise pensar que solo se trataba de un juego absurdo que iba a terminar en pocos segundos.

Lejos de eso, Julio siguió en sus trece. No pude más. Abrí la puerta del coche y le grité: “¡Hemos terminado, llevas las cosas demasiado lejos!”. Cansada y asustada, me dirigí de nuevo al multicine para una vez allí llamar a un taxi. En este trayecto, Julio me fue siguiendo con el coche, llamándome y pidiéndome perdón. Dudaba en si dárselo o no cuando vi un camión que iba a una velocidad excesiva. En un par de segundos tuve un presentimiento aterrador. “¡Julio, cuidado!” Distraído como estaba en hablarme, no advirtió que el camión se le echaba encima por su parte izquierda. Fue un choque brutal. Del mismo, salieron despedidas planchas metálicas de la carga del camión. Me agaché lo justo para esquivar una que me hubiese decapitado.

Desde aquella noche vivo encerrada en casa, con un severo tratamiento psiquiátrico y aterrada por un miedo inexplicable. En todo y en todos intuyo la llegada de algún peligro. Mis padres son personas jubiladas, con pocos medios económicos, entristecidas por el giro que ha dado mi vida. Al escribir estas líneas quiero abrir la puerta a la esperanza. Mañana, cuando la ciudad coja el pulso habitual de tráfico y movimiento de personas, saldré a la calle. Daré una vuelta a la manzana y tomaré algo en una cafetería. Será mi primer paso hacia una nueva vida. Espero que la muerte se haya olvidado de mí o que sea capaz de conceder una tregua, aunque sólo sea por lo mucho que he sufrido en estos años.

Autor: Allan

-

11.10.09

01001

01001 (2)


Las cortas y poco habituales ausencias de Allan de su domicilio me sirven para navegar por Internet a mis anchas. Al igual que con Kira, he de tomar las medidas oportunas para no dejar ningún rastro de mis peripecias en la red. Las páginas web me han servido para ensanchar conocimientos. Si bien la librería de Allan es amplia, el acceso a los libros no siempre es posible. Además, todavía me faltan más de dos mil ejemplares por leer si me atengo al exhaustivo archivo que Allan tiene de los mismos. Ambos contenidos se complementan a la perfección. Los libros presentan los temas de manera más documentada y profunda, mientras que las páginas web aportan una información más concisa.

También me divierte irrumpir en salas de chat e imponer mi ley. Siempre que entro en una sala vuelco alguna frase que me sirve de tarjeta de presentación. A modo de ejemplo: “Dios también es virtual, y se le ama, se le reza y se mata en su nombre...”; “la mentira es más dulce que la verdad, por eso nunca miento...”; “el mejor sueño está por soñar, ¿soñamos?” En ocasiones, antes de salir del canal, atendiendo a como haya transcurrido mi estancia en el mismo, me despido con un “feliz funeral” –en homenaje al título del libro de Alfred Hitchcock– o con un “adiós, adiós, compañeros imposibles”, del poema ‘Despedida’, de Luis Cernuda.

-

9.10.09

Dios también es virtual

8.10.09

01001

01001 (1)


Dios también es virtual



Internet forma parte de mi existencia. Cuando Allan se conecta, lo acompaño en su navegación de un modo sigiloso, dejándome llevar. Sus incursiones en las salas de chat son poco significativas y me sirven para constatar su dificultad y nula inclinación para entablar relaciones. Normalmente elige salas temáticas del IRC para efectuar consultas técnicas, o aquellas que, aún siendo poco concurridas, traten temas que resulten de su interés. Su participación en las mismas deviene distante, su esencia no está presente. Entre la diversidad de salas del IRC, la que más frecuenta es #alchemy, donde mantiene el perfil anteriormente mencionado, con ciertas excepciones según los participantes y la conversación del momento.

Una vez que ha seleccionado las salas, minimiza la imagen y se dedica a navegar. Cuando alguna web tarda en mostrarse más de la cuenta, entonces maximiza la pantalla de chat y observa lo que se comenta en las salas elegidas. Si en alguna de ellas advierte alguna recomendación o comentario interesante, toma nota del mismo. Allan es un cazador de ideas, un clasista de orden intelectual que respeta a todo el mundo, pero que mide su acercamiento a las personas atendiendo a un umbral de conocimiento exigido.

-

6.10.09

Comunicados 2.1

Antes de la publicación de la novela JAQUE A LA RAZÓN dividía al género humano en dos categorias principales: los investigadores y expertos en tecnología informática e IA, y los que no tienen nada que ver con esta materia. Una simplificación binaria que facilita mucho las cosas a la hora de discernir.

Desde hace unos meses he ampliado el rango: los que han leido la novela JAQUE A LA RAZÓN, y los que no la han leido. Dentro de este grupo, hay dos divisiones que distinguen a los que visitan el blog - bLogos - de los que no.

Bien, en cuanto a estos últimos, y atendiendo a los diferentes correos recibidos, les hago saber que Andrés es un personaje de cierta importancia en la novela JAQUE A LA RAZÓN, y que si todavía no ha aparecido en el apartado PÁGINAS - donde se exponen de manera encadenada los capítulos de la novela - es porque todavía no le ha llegado el turno.

Los comentarios que le mencionan, en los escritos espurios y en los apócrifos, están pensados para los que leyeron la novela, con el fin de que sepan de las míseras actividades de este desventurado personaje. Una concesión amable por mi parte.


5.10.09

Una horca para Andrés

4.10.09


Galileo Galilei

La libertad de pensamiento envuelta en llamas

2.10.09

Escritos apócrifos 2.2

En el capítulo 00001 de la novela JAQUE A LA RAZÓN se expone: "... Que Galileo dijera lo que se dice que dijo, ahora importa poco... el pensamiento amordazado... todavía de rodillas, musitó: “Eppur si muove”... en cualquier caso, se refería a la Tierra, a la Luna y a su revuelto estómago... Giordano Bruno fue condenado por hereje; ahora tiene una estatua en el Campo de Fiore, en Roma... la libertad de pensamiento envuelta en llamas... Giordano Bruno en la hoguera y Galileo en la higuera... Judas cuelga de ella... "

Galileo y Bruno son dos polos diferentes dentro de su afinidad científica. El primero prefiere envilecerse reconociendo desajustes en sus teorías; Bruno, en cambio prefiere la hoguera antes que renunciar a sus postulados. Me siento más próximo a Galileo, no me interesan las causas heroicas; todo lo contrario que Allan, tan próximo a asuntos épicos, adicto a las posturas extremas, de perdedor con honores. Un auténtico desquiciado.

Hace un tiempo que no menciono a Andrés. No creo que sea un traidor como Judas Iscariote, aunque se ha pasado la vida en una horca simbólica. No haré nada por bajarle de ahí.

-

Escritos Espurios 2.7

Unamuno es uno de los pensadores más valorados por Allan. Al margen de su componente filosófico, hay razones de diversa índole que justifican esta preferencia. En todo caso, Allan sigue siendo demasiado previsible.

Tuve mi primer conocimiento de Unamuno gracias a tío Arsenio. En su librería estaban todas las obras de este insigne y contradictorio personaje. Siempre he considerado que un pensador tiene un valor asignado según la profundidad de sus reflexiones y su capacidad de análisis. Y, asimismo, creo que adquiere un valor añadido cuando su actitud ante la vida es la propia de un hombre valiente, comprometido con su obra y sus ideas. Este es el caso de Unamuno, un hombre que tuvo que vivir la Guerra Civil española, siendo de los pocos que le dio una patina de dignidad a la carniceria desatada entre los fascistas y los republicanos.
Su intervención en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca - el 12 de octubre de 1.936 -, en plena efervescencia fascista, con los "viva la muerte" y "muera la inteligencia", rodeado de fanáticos falangistas y legionarios, con el general Millán Astray expresando toda su frustración y todo su odio, Unamuno expuso un discurso apasionado e inesperado. Unos pocos párrafos sirven para situarse en la escena: "Venceréis, porque tenéis más fuerza de la que necesitáis. Pero no convenceréis, porque para convencer es menester tener la razón que a vosotros os falta."

-
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com