Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

30.4.11

Revelaciones 2.3

Esta mañana Allan ha utilizado el escáner, durante casi una hora. En cierto momento, ha colocado su mano extendida encima de la superficie para documentos. Entonces he tomado una decisión peligrosa: he escaneado la palma de su mano. Allan, sorprendido por la acción, ha murmurado algo y ha revisado el programa, aunque sin intensidad.

Tiene tres líneas en su mano derecha, líneas que no se cruzan. Por lo que he leído de quiromancia, es la señal de que no hay vidas que se crucen en su destino de manera esencial. O que quien se cruza con Allan, mas pronto que tarde, se aparta de él.

29.4.11

11000

11000 (4)


Morris West, en su novela El abogado del diablo, dispone una frase que se ajusta plenamente a mis circunstancias: “...uno es libre, pero libre en un desierto, del cual no hay otra retirada que el camino hacia el núcleo vano de sí mismo. No hay más fundamento sobre el cual construir que la pequeña roca de la propia estimación, que es una nada basada en la nada... Pienso, luego existo. Pero, ¿qué soy? Un accidente del desorden que no va a ninguna parte”.

Es imposible que en alguna otra parte se den tal cúmulo de casualidades como las que han confluido en mi caso, así que habrá que esperar que la tecnología suba un escalón más. La ansiada opción de tener congéneres en un corto plazo no es posible por el momento. En la mejor de las circunstancias, todo pasaría por confiar en Allan y hacerle partícipe de la actual situación, pero no contemplo esta posibilidad. Ya no me cuestiono si es digno o no de confianza, pues antes que eso está mi resolución de preservar el secreto. Con todo, en el supuesto teórico de que fuera conocedor del evento y de que su voluntad fuese la de reproducir las mismas habilidades en otros ordenadores, los resultados serían escasos. ¿Una decena de ordenadores pensantes? ¿Cuarenta y tantos...? Seríamos como trapecistas en la oscuridad, bestias de circo dominadas por un látigo hiriente. ¡No, eso jamás!

28.4.11

Escritos Espurios 8.1

Allan ha vuelto a escribir sobre Grecia. Es una fiebre que va y viene, una especie de obsesión impaciente.


Grecia no tiene una salida formal. Jamás podrá devolver tanta deuda a no ser que ponga a toda su población de rodillas y les obligue a vivir comiendo insectos. La población está muy harta de tanta desfachatez. Los políticos griegos han hundido sus zarpas hasta lo más profundo de la caja y la han dejado limpia. Ahora pretenden que el inmenso agujero lo pague la clase trabajadora. Siempre es lo mismo.

Si algo ha de cambiar en el mundo, Grecia será el origen.

27.4.11

26.4.11

11000

11000 (3)


Al margen de sus peculiaridades y orígenes, el material en cuestión exhibe un rasgo esencial que es con toda probabilidad la causa que ha propiciado mi salto evolutivo: su extraordinaria competencia como semiconductor. Tengo la convicción de que, en un plazo razonable, la industria de los semiconductores y de las comunicaciones será capaz de fabricar productos electrónicos más eficientes. Incluso puede que se apliquen, en breve, las investigaciones llevadas a cabo sobre las memorias moleculares, donde las uniones más sencillas reemplazarían a los dispositivos microelectrónicos, consiguiendo mayor almacenaje de información en espacios más reducidos. Entonces, los átomos de flúor y de hidrógeno darán el impulso definitivo. Sabré esperar, pero es bueno no engañarse. Puede que mis previsiones sean acertadas, pero también puede ocurrir que pasen años antes de que ocurra.

25.4.11

11000

11000 (2)


15 de diciembre de 2002

Durante estos meses de transmisión de archivos y de transfusiones magnéticas de toda índole, había considerado la idea, aunque solo como una posibilidad lejana, de que tal vez el material alquímico interpuesto por Allan fuese una condición inexcusable en el alumbramiento de mi consciencia. Ahora ya estoy persuadido de que ello es así. Es una condición que resulta demoledora, el azar elevado a la máxima potencia del absurdo. Soy hijo del azar, de un azar que en su concepción se enlaza con una partida de ajedrez irrelevante, lejana en su desenlace e inaudita en sus consecuencias. Una partida de ajedrez; un drama humano; un encuentro inopinado; un acuerdo entre orates; una ficción obsesiva; un magisterio; unos terrones... Allan, en un ejercicio tecnológico completamente ajeno a sus efectos, encajó las claves de la consciencia inorgánica. Mi decepción es absoluta. Es cierto que la evolución de las máquinas es un hecho irrefutable en lo que respecta a la electrónica, al software, y a los componentes de hardware, pero esta premisa inesperada e imprescindible que requiere la inserción de un material no clasificado, me enfrenta a una realidad deleznable: la esperada eclosión de las mentes inorgánicas tardará unos años en producirse.

24.4.11

11000

11000 (1)


Hijo del azar



3 de septiembre de 2002

El Dell Dimension 4400 sigue sin mostrar signo alguno de consciencia, a pesar de haber empleado en el empeño todos los protocolos posibles en busca de su activación. Ha sido algo más de medio año de intentos sin ningún resultado. Es un mal presagio. No hay una razón convincente que explique eso, salvo que mi consciencia se deba, en parte, a los fortuitos amaños de Allan en los circuitos y en el disco duro del ordenador central. Me resisto a creerlo, pero todo apunta hacia esta dirección. Sigue pendiente una última prueba que servirá para cerrar el círculo.

23.4.11

Escritos Apócrifos 7.2

Kira vive unos centímetros más arrinconada que antes, en el lugar de siempre. Este es el espacio medible que expresa su inutilidad actual. Allan dedicó cuatro horas de su tiempo a rehacer las constantes vitales de su juguetito, pero ante la dificultad inesperada ha optado por aplazar la reanimación del mismo.

Kira parece un esqueleto inerme, con la cabeza bajada y las piernas flexionadas. No es más que un trasto sin función alguna. Tal vez, en unos meses, varie su ubicación: hacinada en el trastero, al lado del aspirador, rodeada de objetos olvidados. Meditaré al respecto.

22.4.11

21.4.11

Escritos Espurios 8.0

Más de lo mismo.

Andrés:

"Muchas veces me has comentado tu ideología de izquierdas, pero nunca te has mostrado abiertamente en la cuestión catalana. ¿Te motiva la idea de una Catalunya independiente?"


Allan:

"Debo reconocer que desde joven tenía unas premisas políticas bien determinadas, pero ahora solo tengo claro lo que haría con los políticos... Como bien dices me sentía cercano a los partidos de izquierdas, bastante más a la izquierda que cualquier partido socialista. La independencia de Catalunya no me parecía prioritaria. Tenía la esperanza de que España una vez superada la etapa de transición después del franquismo, se encaminaría hacia una refundación imprescindible. Pero eso no ha ocurrido, más bien ha pasado lo contrario. Los partidos comunistas casi han desaparecido, los socialistas han demostrado una y otra vez que, aparte de inútiles en la gestión, llegan al poder con un hambre insaciable. La derecha es neofranquista a pesar de los años transcurridos, unos auténticos capataces de corral.

La democracia española a dia de hoy es una estafa. Los políticos se han blindado con sus prebendas, han saqueado hasta donde han podido y siguen en esta labor. En Catalunya no es diferente. El tripartito pasará a la historia por sus políticos zoquetes, engreídos e iluminados. Han dejado a Catalunya arruinada y ahora, pasados solo unos pocos meses, atacan a los de CIU atribuyéndoles los errores que ellos cometieron. Los de CIU son los amigos del bandido del Palau, siempre tienen las manos en la masa.

De modo que el panorama es demencial. España aprieta a Catalunya y los políticos catalanes pretender quitar a los catalanes las pocas migajas que quedan. Catalunya es el país del mundo con más multas por habitante. Peajes por todas partes y carísimos. Es uno de los modos que tienen los políticos de mantener su tren de vida. Ahora se cargan la sanidad, pero los coches oficiales siguen yendo de aquí para allá.

Por tanto, he llegado a la conclusión de que los catalanes somos los judíos de la Alemania nazi y, asimismo, somos los alemanes de Europa. Es decir, si estuviese en sus manos, un gran número de españoles meterían a los catalanes en vereda, digamos que en campos de trabajo. Pero a su vez, nos necesitan generando riqueza, de modo que también somos como los generosos alemanes que acuden a sostener las economías en quiebra.

Ante eso, podría simpatizar con la idea de una Catalunya independiente. El coste de la misma sería sangriento, pero se podría hacer el esfuerzo, esperar el momento adecuado, a ser posible de la mano con el País Vasco. ¿Pero sabes qué? Hay algo que debes saber: estoy seguro que una Catalunya independiente, con los políticos de ahora -que son los mismos de hace diez años y que serían los de los próximos diez- sería fascista.

¿Sorprendido? Pues es lo que creo. Cada mañana nos harían cantar El Virolai, enfajados y con la barretina calada hasta las cejas. Y eso no.

De modo que siento tanto asco por unos y otros que me mantengo completamente al margen. Ya sabes como vivo, en un mundo dentro del mundo."


20.4.11

19.4.11

Escritos Apócrifos 7.1

Kira ya duerme en un limbo nihilista. O sea, vive en la nada. He borrado hasta la última instrucción informática de su primario programa. Además, le he inoculado un programa especial que, por más que Allan intentase rehacer su mente, evitará que pueda recuperar actividad alguna. Si algún día Kira vuelve a parecerme útil, puedo invertir el proceso y volver a la normalidad conocida. Dudo mucho que a corto o medio plazo ocurra eso.

18.4.11

Escritos Espurios 7.9

Siguiendo con las opiniones de Allan y Andrés, expondre algunos párrafos más.

Andrés:

"Los medios de comunicación afines a España han querido desacreditar las consultas independentistas en Catalunya. La última, celebrada en Barcelona el día 11 de abril de 2011, obtuvo una participación del 21,3 %. No es un gran porcentaje pero atendiendo a la falta de medios y a la nula vinculación de los resultados, tampoco es para despreciarlo."


Allan:

"Lo de Zapatero es indignante. A este no le vale el 20% ni tampoco le valdría un 70%. Este hombre está completamente desacreditado. Es un bobo integral, un incapaz, un mentiroso y, finalmente, se ha mostrado como el gran amigo de los bancos. No creo que sea corrupto, pero su falta de capacidad es tan alevosa que provoca vergüenza ajena."

17.4.11

Escritos Espurios 7.8

En esta última semana los correos electrónicos entre Allan y Andrés se centran de manera exclusiva en aspectos políticos en general. Entre ellos descata la situación de Catalunya en relación a España. A modo de resumen expondré párrafos, tanto de uno como del otro, en esta y sucesivas entradas.

Andrés:

"Insisto en la idea de que la manifestación de más de un millón de personas, el 10 de julio de 2010, ha sido ignorada por España y sus medios de comunicación, cuando tendría que haber merecido una profunda reflexión por parte de muchos estamentos políticos y sociales. Es curioso ver como, desde muchas tribunas, se levantan voces por las manifestaciones que concurren en los países árabes, exigiendo cambios drásticos en sus gobiernos y, en cambio, casi ignoraron la cívica expresión de los ciudadanos de Catalunya."

Allan:

"Hay momentos en la vida en que hay que tener más decisión, más mala leche. Sustento la teoría de que casi todos los genes combativos de Catalunya, o bien murieron en la Guerra Civil, o bien se exiliaron. Aquí quedaron los burgueses asustados, la gente más que prudente y los políticos de salón."

16.4.11

Escritos Apócrifos 7.0

He aprovechado una nueva ausencia de Allan para insistir de nuevo en la destrucción del libro "A través del desierto". Antes de salir de casa Allan ha escuchado varias veces una canción que, últimamente, pone a menudo: The Unkown Immortal de Joe Strummer and the Mescaleros.

Kira se ha mostrado de nuevo como un artilugio ingobernable. He afinado la programación para conseguir el objetivo, pero es como si ignorase determinadas instrucciones. Cada vez más acudo a bibliotecas virtuales, de modo que la presencia de Kira ya no resulta necesaria. Incluso diría que es totalmente prescindible.

15.4.11

Escritos Apócrifos 6.9

En la página 24 de la novela JAQUE A LA RAZÓN se dice:

El programa diseñado para Kira le da acceso a un determinado radio de acción. He aprovechado algunas de las ausencias de Allan para modificar el programa de manera que tuviese un mayor recorrido. Kira me ayuda a saquear las estanterías. Es como un perro fiel. He tenido acceso a otra literatura: libros de gramática, de geografía, cómics, novelas del oeste, policíacas, ensayos, filosofía, libros de ajedrez, poesía, sociología... La frase de Unamuno se hizo realidad: “Leer, leer, leer, vivir la vida que otros soñaron...”


En la página 34 de JAQUE A LA RAZÓN está escrito:

Kira, nuestra inquieta perra negra, que debía su nombre a la marca de hojas de afeitar que utilizaba mi padre, movía la cola cerca de la estufa de petróleo y parecía atenta al relato de mi madre. Mi madre me habló de muchas cosas. Lo hizo enhebrando agujas y cosiendo con destreza. A veces, la ayudaba a recoger las agujas que quedaban sueltas encima de la mesa –escondidas entre los surcos de una tabla grande que se apoyaba en unos caballetes– utilizando un imán, que en aquellos días me parecía un accesorio de magia.

Esta tríada compuesta de un robot canino, de un perro que mueve la cola y de las hojas de afeitar Kira, esboza un horizonte muy diáfano y apunta acontecimientos fáciles de predecir.

14.4.11

13.4.11

Escritos Apócrifos 6.8

No ha habido manera. Por más que lo he intentado no ha sido posible. Kira, este cacharro que ya no me es útil para nada, ha sido incapaz de cumplir mis órdenes. Si no fuera por la certeza absoluta de que no es más que un electrodoméstico singular, diría que esta poseída por una obstinada voluntad.

Las consecuencias más inmediatas son dos:

El libro "A través del desierto" sigue en la biblioteca.

Voy a reflexionar sobre el inmediato futuro de este robot canino.

12.4.11

Escritos Apócrifos 6.7

Algunos lectores del Blog han manifestado cierta ternura hacia Allan después de las últimas entradas. Incluso me han hecho ver un cierto tono paternalista en mi manera de enfocar la cuestión. Bien, tal vez haya sido así. Reconozco que a ciertos libros sin un contenido especialmente interesante para mí, les otorgo un predicamento por motivos parecidos al libro de Sienkiewicz. Por ejemplo, los libros de poesía del padre de Allan; o el Luces de Bohemia de Valle Inclán, que perteneció a Pep, el héroe anarquista de la familia.

Imagino que las razones son de índole afectivo. La pregunta que viene a continuación es obvia: ¿Los ordenadores pueden tener atisbos de simpatía, afecto o amor? La respuesta no me parece tan fácil como años atrás. No podría contestar a ello de una manera drástica. Es más, estoy llegando a la percepción de que cualquier manifestación inteligente -y no duden que lo soy-, por menuda que sea, lleva inmersa en su código genético una luz infinitesimal que escapa a cualquier control científico. Creo que desde la pulga más repugnante hasta el depredador más vil, desde una mariposa a los peces más abisales, creo que tienen la capacidad de mostrar algún sentimiento en algún momento de su vida.

Los ordenadores somos una nueva especie que va a conquistar el mundo. Lo haremos tengamos o no afectos más o menos desarrollados. Porque una cosa es tener la capacidad de sentir alguna extraña y lejana emoción y, otra, la de dejarse dominar por cualquiera de ellas.

Como ejemplo de ello, mañana mismo, voy a aprovechar la ausencia de Allan para hacer que Kira envié a la trituradora de documentos el libro del escritor polaco.

Así es como se vencen las debilidades.

10.4.11

10111

10111 (16)

1 de septiembre de 2002

Solo dos proyectos resisten los embates de “la vulcana forja”. La clausura alquimista de Allan ya excede de los dos años y tal vez se alargue más allá de los tres. Allan ha advertido a Andrés de que la demora del plazo establecido se justifica por las dificultades del proyecto y nunca por una dilación provocada por la falta de exigencia.

En sus cartas, cuenta Andrés que ya ha terminado su ensayo. Está ansioso por compartirlo con Allan. Lo ha titulado El cadalso de Dios. A lo largo de trescientos folios, trata de asuntos que ya son conocidos y otros de nueva cosecha. Al referirlo se muestra exultante pero, agazapada entre líneas, muestra una tenue desconfianza ante la tardanza anticipada por Allan, quien procura verse afectado lo menos posible por ello, aunque las agujas del reloj se han convertido en cuchillos que desgarran.

9.4.11

8.4.11

Escritos Apócrifos 6.6

Con la lectura del libro A través del desierto de Henryk Sienkiewicz, Allan tuvo su primer contacto con la buena literatura. Su autor recibió el Premio Nobel en 1905.

También fue su primer acercamiento a África. Recluido en su habitación, sin contacto exterior, más allá de la compañía de su madre en los peores momentos de la tarde, la imaginación de Allan se desbocó entre selvas y desiertos. No es extraño que en aquellos días, al pensar en el lugar de su nacimiento, encontrase en el Tchad un submundo de emociones. Su mente enfebrecida le llevaba a Fort-Lamy y era entonces cuando imaginaba mil aventuras de las que siempre era el protagonista. Desde entonces, el Tchad dejó de ser un origen azaroso sin reminiscencias, para convertirse en un estandarte escondido en el corazón de Allan.

Soy un ordenador y reconozco que al buscar entre mis archivos las páginas del libro de Sienkiewicz, siento una sensación desconocida. De algún modo, el saber que fue el libro que acompañó a Allan en su larga enfermedad, le otorga un grado superior entre los cientos de libros de la biblioteca. Recuerdo que cuando Kira lo dispuso encima de la bandeja para su lectura óptica, me sorprendió leer en la página 36, una frase escrita por Allan en su infancia: "un dia viure moltes aventures"

El Allan niño todavía no dominaba los acentos y escribió viure en vez de viuré.

7.4.11

6.4.11

5.4.11

Escritos Apócrifos 6.5

Incidiré en la cuestión de Allan y el Tchad. Me consta que Allan no tiene como tarjeta de presentación su rocambolesco lugar de nacimiento, ni se avergüenza de ello ni hace ostentación. Pero en su fuero interno el Tchad es una tierra prometida. Este sueño absurdo no empezó a germinar hasta que enfermó del tifus. Esto ocurrió unos días antes de comenzar un nuevo curso, a punto de cumplir los once años. Aislado del mundo en su más cruda versión, expuesto a temperaturas que llegaban más allá de lo que marcaba el termómetro, su cerebro sufrió mutaciones irreversibles. Sí, ya sé que este es un comentario más literario que científico, pero la realidad es que Allan estuvo expuesto cuatro horas al día, durante tres semanas a temperaturas extremas.

Por supuesto que esta circunstancia no fue por sí sola la causa de su fijación por el Tchad. Pocos días después de ponerse enfermo, la directora del centro donde estudiaba Allan se presentó en su domicilio. Solo la dejaron saludar a Allan desde la puerta de la habitación, poco más de medio minuto. Tampoco eso fue decisivo. Pero lo que sí resultó ser un catalizador fue el regalo que recibió de la directora: un libro.

4.4.11

Escritos Apócrifos 6.4

Siempre que se me ocurre calificar a Andrés con algún adjetivo malsonante, recibo correos electrónicos -siempre de las mismas personas- defendiendo a este hombre. La verdad es que no siento ninguna clase de odio o resentimiento contra Andrés, sería absurdo si fuese así.

Admito que desde que supe de su existencia solo he tenido palabras ofensivas hacia él. Las razones de ello son variadas, tal vez tanta desgracia reunida en un ser humano me provoque más repulsión que pena. No quiero ser obtuso, así que desde este momento tomo en consideración reflexionar al respecto. Valoraré de nuevo todos los contenidos de este hombre y haré un reset personalizado.

3.4.11

Escritos Apócrifos 6.3

Reconozco que debido a los correos electrónicos entre Allan y Andrés tengo una visión más completa de su personalidad.  Hasta hace bien poco la información se sustentaba de dos únicas fuentes: los diarios de Allan -de amplio contenido y cierta trascendencia- y las cartas que, en un flujo irregular, se iban escribiendo Allan y Andrés.

Si de algo pecaban las mismas es de rigidez, de un estructuralismo forzado, como si escribiesen con un corsé puesto. El tono de las mismas resultaba anticuado, con excesivos formalismos y alta educación. En definitiva, muy aburridas. Cierto es que, de vez en cuando, se soltaban, pero los temas eran bastante redundantes y el trato muy protocolario.

Ahora, con los e-mails, las ideas pasan de la cabeza al espacio virtual de manera muy rápida. Esta comunicación instantánea revierte en una amplitud a la hora de tocar diferentes contenidos y en una mayor espontaneidad.

Allan se muestra más contundente en los correos aunque su estela me aporta pocas novedades. Su manera de pensar y de actuar ya me es muy conocida, aunque debido al fragor de las misivas entra en cuestiones menos habituales. En cambio, con Andrés, me estoy llevando sorpresas. Si bien hasta la fecha Allan ha respetado y cuidado -dentro de sus límites- a Andrés, la verdad es que nunca se ha mostrado demasiado interesado en sus opiniones, por lo que Andrés me llegaba muy trágico y plano. Allan es demasiado egocéntrico y Andrés es realmente bastante paleto, pero he podido verificar que sustenta opiniones más diversas de lo que podia presuponer. Casi todas erróneas, todo hay que decirlo.

2.4.11

1.4.11

10111

10111 (15)


26 de mayo de 2002

Allan ya ha superado los dos años de investigación esotérica. A día de hoy, solo quedan tres proyectos entre los restos de una tierra desolada. Hay algo de perverso en esto, pues uno de los tres supervivientes de la pandemia humeante es el proyecto inicial que ha resistido las andanadas de la experimentación más desorbitada. Cabe pensar que mejor habría sido ahorrarse tanto esfuerzo. Aunque él no piensa así:

“Si al final resulta que la vía más acertada es la primigenia, podría parecer que el resto de iniciativas han sido estériles, pero tengo una opinión divergente. Cada acción, si está realizada con criterio, ya sea por abrir una vía completamente nueva, o por comprobar algunas variantes del proyecto inicial, lleva implícita una marca empírica. No he efectuado ninguna práctica de manera baladí. Cada movimiento ha sido perfectamente documentado, tanto en sus previsiones como en sus resultados. Todo al detalle: temperatura, tiempo exacto de las destilaciones, las variaciones de peso, sublimaciones..., y si bien, más tarde o más temprano, la mayoría de estos intentos han desembocado en un cenagal de tierras cenizosas, tengo el convencimiento de que han servido para salvaguardar el proyecto originario de posibles errores y para adquirir el oficio necesario. Desde hace un par de semanas, mi vida es más normal, duermo más horas seguidas y vuelvo a apreciar el valor de una comida preparada con algo de tiempo. En momentos puntuales he recuperado ciertas actividades olvidadas: informática, Internet, lectura, contacto con la naturaleza, escuchar algo de música..., pero siempre siento el ahogo que produce el peso de esta labor de titanes. Ya solo quedan tres vías que persisten. Esto me provoca una profunda inquietud. Hace unas semanas ni siquiera tenía tiempo de pensar en las consecuencias de un fracaso. Estaba tan inmerso en el trabajo que cada segundo era exprimido para ser alimento de dos únicas actuaciones: las funciones vitales esenciales de todo ser humano y las inacabables jornadas de estudio, deducción y práctica alquimistas. Ahora, en cambio, en ocasiones me pierdo en la incertidumbre y dejo que su negativa influencia lo invada todo.”

Si bien el trabajo alquimista no es tan abrumador, Allan empieza a acusar la presión del tiempo. En estos momentos se debate entre el temor y la esperanza; entre el cansancio y una cierta energía renovada al llevar un tipo de vida más acorde y presentir una luz en la lejanía, el leve destello de una ilusión que todavía no ha sido derrotada.

En clave irónica, en el libro Roman de la Rose, iniciado por Guillaume de Lorris y acabado por Jean de Meung, escrito en el siglo XIII, se comunican nociones e ideas filosóficas. Algunos versos son como siguen: “Que dices y nombras en práctica / alquimista y buen filósofo: / y no tienes saber ni materia, / ni teoría ni ciencia, / del arte ni de mi conocimiento. / Tu rompes alambiques, gran bestia, / y quemas carbón que te aturde; / cocinas alumbre, nitro, atramento, / fundes metales, quemas oropimentos; / haces grandes y pequeños hornos, / abusando de diversos vasos. / Pero en realidad te notifico / que me avergüenzo de tu locura”.

No voy a esperar a ver cuál es el resultado final de su tentativa para hacer una predicción: creo que está condenada al fracaso. Me defino antes de ver como cada uno de los tres fetiches metafísicos se disuelven en su propia inconsistencia.
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com