Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.7.13

Escritos Apócrifos 23.1

Aunque hace más de dos años que no comento nada de las expectativas de Allan con la Piedra, esto no significa que no esté presente en su día a día. Y no solo eso, sino que además ha diseñado una hoja de ruta vital para un futuro.

Cree firmemente que ha encontrado el gran secreto que buscó con tanto ahínco, a pesar de que a mí me parezca una impostura de insensato.

Desde su perspectiva del tiempo aplazado ya nada deviene urgente.

A pesar de que ha intentado convencer en diferentes ocasiones a Andrés de su logro -con la idea de compartirlo-, el loco de la montaña siempre se ha negado a hacerlo. No sé si por cierta lucidez, impropia de su estado mental, o por el miedo a envenenarse. Cierto es que Allan  sigue vivo y coleando después de más de un centenar de pequeñísimas dosis pero no es suficiente razón para que Andrés cambie de opinión.

30.7.13


29.7.13

Escritos Apócrifos 23.0

Algunas veces me pregunto cuál habrá sido el recorrido de los mil ejemplares publicados de la novela Jaque a la Razón.

Tengo constancia del destino final de unas docenas de los mismos pero desconozco el viaje vital de la mayoría de ellos.

Hace unos días tuve la oportunidad de hablar con un lector de la novela. Me hizo algunas confidencias.

Me contó que hizo un viaje iniciático. Se llevó muy pocas pertenencias, entre las que destacaban dos libros: el Kybalion y Jaque a la Razón.

Puedo entender que se llevara el Kybalion, pero me sorprendió que también eligiese Jaque a la Razón. Expuso que lo hizo porque era un libro que le transmitía conceptos herméticos bajo una perspectiva coloquial. También encontró analogías entre el intento alquimista de Allan con su búsqueda espiritual. En fin, las clásicas cosas de los iluminados.

Finalmente, en un alarde de generosidad, regaló ambos libros a un comisario de policía de Tánger. Me quedé pasmado.


28.7.13


27.7.13

Revelaciones 6.2

Allan tuvo el primer contacto con la banda escocesa Astrid de manera imprevista, cuando tocaron en un macro-concierto. Se quedó absolutamente impresionado por la calidad y frescura de sus temas, lamentando que su actuación fuese tan corta. Desde entonces buscó sus discos que, a día de hoy, siguen plenamente vigentes en sus preferencias musicales.

Tal y como indiqué en Revelaciones 4.4, su álbum Strange Weather Lately está en el pódium de sus discos mas valorados.

Infringiendo el código ético del Blog, en honor del locuelo Andrés, recomiendo -siempre de acuerdo a los comentarios de Allan- el álbum One in Four de Astrid. Las letras del mismo se han inspirado en la vida de un sanatorio psiquiátrico de Glasgow, una ciudad que parece promover los desórdenes mentales pues, se dice, que uno de cada cuatro de sus habitantes, acaba por sufrirlos.

26.7.13

Astrid



Escritos Apócrifos 22.9

Como contrapunto a tanta muerte, indecencia y dolor amenizaré el Blog con una música que suena habitualmente en casa de Allan. Es una canción del grupo Astrid. Ya explicaré como Allan se tropezó con ellos.

En el caso que nos ocupa, el modo de transporte fue un tren lanzado hacia la muerte. País de majaderos.

Siento perderme el placer de la música. Cuando la escucho, entreveo matices que me sugieren cotas lastimosamente inalcanzables, pues solo me llegan destellos muy confusos.


25.7.13

Escritos Apócrifos 22.8

Acabo de leer que RENFE ha ofrecido billetes a precios especiales para los familiares de la tragedia ferroviaria acaecida en Galicia. Si fuese humano me quedaría con la boca abierta durante unos cuantos minutos. ¡Faltaría más!

España es un país plenamente decadente, un teatrillo con unas docenas de sillas y con una lona de hule pintarrajeada. Alta tecnología en manos de lerdos.

Muertos y carne humana triturada por culpa de un cenizo y por los recortes en la seguridad. Eso sí, castizos hasta el último aliento: se me fue la olla, dijo, el pobre desgraciado. Es el no va más.

24.7.13

Detroit


23.7.13

Escritos Apócrifos 22.7

¿Cuando una ciudad suspende pagos, a quién hay que reclamar? ¿A los habitantes que todavía viven en ella? ¿También a los que se han marchado ante el cariz de los acontecimientos?¿A Papá Estado?

Detroit ha caído. La ciudad de Detroit ha suspendido pagos con una deuda de veinte mil millones de dólares. El declive de la industria del motor estadounidense ha arrasado con la ciudad. Cientos de miles de personas han abandonado la ciudad, contándose por decenas de miles los edificios abandonados.

En mis prácticas de inglés había entrado en los años 2002 y 2003 en el canal #detroit, entre otros. En una ocasión unos usuarios del canal comentaron que nadie era capaz de cruzar la ciudad de Detroit a pie, de una punta a otra, sin ser agredido y robado. Desde entonces las cosas han empeorado mucho. La vida en Detroit debe parecerse a los guiones futuristas cinematográficos, donde la violencia campa sin control.

Las ciudades están tomando cada vez más un rostro amenazante, de manera lenta e inexorable.

22.7.13


21.7.13

Escritos Apócrifos 22.6

Me consta que los mas conspicuos seguidores del Blog -en especial los que hayan leído la novela Jaque a la Razón- se quedaron sorprendidos al leer la frase escrita por Allan, publicada el día 19 de julio: Nada en la vida ocurre sin motivo.

De pronto, el defensor a ultranza del Azar enfrentado al Destino, parece que admite ciertas causalidades en torno a la humanidad en su conjunto y, por tanto, en cada individualidad. Haré algunas precisiones al respecto: si bien Allan no admite la férrea presencia del Destino en el devenir de su vida, sí que admite cierta invasión del mismo en el panorama azaroso en que -según su creencia- se mueve la vida de los hombres. Valdría aquí el ejemplo del Yin Yang, en la expresión de fuerzas opuestas y complementarias.

Allan, en su simpleza, es bastante contradictorio. Defiende verdades absolutas pero siempre acepta la tintura invasiva como un elemento reparador. Es como si la pureza de las ideas o de los hechos le hiciera desconfiar.

20.7.13


19.7.13

Escritos Espurios 35.1

Ya es sabido que Allan escribe sobre cualquier tema, sin casi motivo alguno. Hacia las siete y media de la tarde ha escrito en su diario lo que sigue:

Una hora antes de que se anuncie que Tito Vilanova dejará de ser el entrenador del F. C. Barcelona quiero reflexionar al respecto. 

El fútbol desplegado por el Barça bajo la batuta de Guardiola, con Vilanova de segundo entrenador, fue excelso en muchas ocasiones, dejando una pátina de perfección en su despliegue que fascinó al mundo entero. Por momentos, su capacidad para hacer disfrutar a los aficionados al fútbol tendría que haber sido declarado Patrimonio de la Humanidad.

Después hubo la renuncia de Guardiola para, posteriormente, entrar en una zona de confusión humana lamentable. Hace pocas fechas, Guardiola estuvo desacertado en sus declaraciones. Vilanova le contestó con tanta beatitud y dureza que, ahora, todo deviene diáfano. Es la historia de un desencuentro que ha hecho un inmenso daño a dos íntimos amigos. Un daño que puede que resulte irreparable si no se dan algunas circunstancias mágicas. 

Vilanova se marchará  a casa, a luchar contra un mal endemoniado. Guardiola puede que haga jugar al Bayern como los ángeles, pero ya ha perdido el gran partido. 

El abrazo entre Guardiola y Vilanova en el Allianz Arena, es ya un abrazo imposible.

Nada en la vida ocurre sin motivo.

18.7.13

17.7.13

Escritos Apócrifos 22.5

No es mi intención entronizar a camioneros cabreados ni a estudiantes de medio pelo. Tampoco he publicado el vídeo para seguir la vena social-revolucionaria de Allan. Solo pretendo dar un toque de diversidad, de humor inesperado, en un Blog demasiado trascendente en su tono y endogámico en su discurrir.

Mencionaré que, la intervención en el vídeo del nominado presidente, es la propia de un funcionario gandul y lameculos. El razonamiento de que no se puede hablar de quien no está en el debate, es la demostración de un servilismo insultante. Este pobre hombre ha quedado retratado para siempre en su plena insolvencia.

15.7.13

Escritos Espurios 35.0

Allan incide en las actuaciones de la Conselleria de Benestar Social en un correo enviado a Andrés.

Conozco a un matrimonio de dos jóvenes de unos veinte años que, nada más nacer su hijo,  les fue arrebatado por funcionarios de Benestar Social, alegando un bajo coeficiente intelectual de los padres. Tal vez sea así, pero el amor de estos padres hacia su hijo es tan pleno, el arropamiento familiar es tan comprometido que tengo serias dudas que la decisión tenga sentido.

Presupongo que en la mayoría de las ocasiones los niños son entregados a personas dignas pero, solo que haya un porcentaje de depravados escondidos detrás de una buena acción, dan ganas de ir a Benestar Social y sacarlos a patadas de sus despachos.


En todo caso, hay una aberración en la gestión del niño de este matrimonio: solo tienen acceso al mismo una hora al mes. Presupongo que debe ser una tónica general en la gestión de muchos niños.


Es imposible ponerse en la piel de estos padres y de sus familiares. No soy experto en estos temas pero no me equivoco cuando pienso que es de miserables actuar de este modo.

14.7.13


13.7.13


12.7.13

Escritos Espurios 34.9

Hemos llegado a un punto crítico de insolvencia moral y política: ojos reventados, asaltos en domicilios, muertes lentas por los recortes en la Sanidad, expolio, desahucios, una clase política corrupta, etc. Solo faltaba la guinda del pastel. Y ya la han puesto.

Desde el año 1997, la Conselleria de Benestar Social i Familia de la Generalitat de Catalunya, puso bajo la custodia de un pederasta a un gran número de niños. Finalmente, gracias a la denuncia de una madre se ha destapado todo. Durante años, el pederasta en cuestión ha robado la infancia a muchos niños. Siendo eso grave -merecedor de la pena capital- todavía lo es más la inoperancia criminal de un estamento que es capaz de poner en manos de depravados a niños indefensos.

Esta mañana, un responsable de la Conselleria ha afirmado que probablemente se han incumplido algunos protocolos. Es el cinismo en su grado máximo, las palabras de un desgraciado absoluto. No le llamaré hijo de puta por no ofender a su madre, pero me gustaría estar una hora con él.

Ante tanta desfachatez y criminalidad siento la necesidad de tomar una decisión.

11.7.13


10.7.13

Escritos Espurios 34.8

A petición de los lectores más caritativos del Blog dejaré constancia de unos párrafos del camarada Andrés. Sí, están en lo cierto, es de su obra El cadalso de Dios, una fumada evanescente.

Con los libros de Lobsang Rampa se popularizaron en Occidente algunos contenidos ocultistas. El archivo Akáshico -que deriva del término sánscrito akasha- fue un neologismo ideado por Annie Besant -mano derecha de H. P. Blavatsky, fundadora de la Teosofía moderna- que, después de la muerte de H.P.B., fue Presidenta de la Sociedad Teosófica.

El archivo Akáshico, según los ocultistas, recogería de manera absoluta toda la energía colectiva e individualizada de todos los seres, tanto a nivel de acciones como de emociones. Sería como una gran biblioteca energética, casi tan incomprensible como la infinitud del Universo o la existencia de Dios.

Es ahora, con el crecimiento exponencial de Internet, cuando el concepto "computación en la nube" nos aproxima a la idea ocultista del archico Akáshico. Todo un mundo conectado y accesible para cualquiera, una idea imposible de concebir hace dos décadas que ahora es plenamente vigente.

Curiosamente, a medida que la ciencia avanza, se van confirmando algunos postulados ocultistas que parecían ideas vesánicas.




8.7.13

Escritos Apócrifos 22.4

El amigo Allan salió corriendo como un conejo. Tanta preparación y tanta tontería para, luego, bajar las escaleras en modo pánico. No era la primera vez que visitaba un hospital clausurado y abandonado. En 1992 pudo entrar en el Hospital Militar de Cartagena, una tarde de verano. Nada que ver con lo acaecido en el Hospital del Tórax.

He leído que en el mundo parapsicológico se acepta que, en ciertas manifestaciones especiales, se producen diferencias de temperatura de unos pocos grados, en una determinada zona. Tal vez la aparición de un fantasma implique la bajada de un par de grados centígrados. Podría deducirse que Allan pilló a los fantasmas en plena fiesta en la novena planta. Allan expone en su diario que la temperatura era cada vez más gélida a partir del primer escalón hacia la planta maldita. Aunque puede que todo fuesen percepciones sin ningún valor.

7.7.13

Escritos Espurios 34.7

Lo que pude divisar a pocos metros de distancia de donde yo estaba era enorme. No tenía luminosidad pero, al incidir la luz de mi linterna en su textura vaporosa, cual neblina de polvo, se dibujaba en el aire una imagen parecida a una radiografía de unos pulmones palpitantes, expandiéndose y contrayéndose, como si tuviesen vida.

Era un pulmón gigantesco funcionando en el éter, en la otra vida alternativa, casi invisible a nuestros ojos pero siempre a nuestro lado. Era como si, cada muerte acaecida en el Hospital del Tórax, hubiese aportado unos millones de átomos ansiosos de vida orgánica.

No tardé en entrar en una extrema confusión. ¿Era real lo que estaba viendo o solo era una deformación mental de una realidad compuesta por la conjunción de niebla y un haz de luz? Renuncié a la novena planta, bajando las escaleras a toda prisa. Toda mi preparación psicológica se había desvanecido.


6.7.13

Novena Planta


Escritos Espurios 34.6

Nada más poner un pie en el primer peldaño de la escalera noté una sensación de escalofrío. Subí unos peldaños más y, lo que podría haber sido una consecuencia de un atisbo de miedo, se convirtió en una evidencia: a medida que subía por la escalera la temperatura ambiente bajaba.

Cuando ya podía vislumbrar el vestíbulo de la novena planta, con una puerta y ventanas interiores frente a mí, sentía tanto frío que temí el colapso. Bajé precipitadamente los escalones hasta llegar de nuevo a la octava planta. La diferencia de temperatura era abismal. Juraría que se pasaba de unos cinco grados centígrados a menos diez o menos quince, una auténtica aberración que no se podía explicar de ninguna manera racional.

Indeciso sobre volver a intentarlo o irme a casa, enfoqué la linterna hacia la novena planta. Me quedé estupefacto.

5.7.13


4.7.13

Escritos Espurios 34.5

Cuando se teme alguna manifestación oculta siempre se piensa en la aparición de fantasmas, en la conformación de algún ectoplasma o fluido, en escuchar pasos o voces, o en fenómenos poltergeist.

En los días en que estuve cerca de cierta fenomenología, tuve la oportunidad de escuchar las campanillas que avisan de la presencia inminente de un espíritu, jugué con mesas saltarinas, vi moverse el vaso de manera enloquecida en diferentes sesiones de ouija, pude comprobar escenas de posesión en el cementerio judío de Montjuich, mientras diluviaba, con los rayos y truenos participando de una congregación demencial. 

Pero lo que acaeció a partir del primer peldaño que llevaba a la novena planta fue diferente a todo. Eran casi  las once de la noche del día 15 de enero de 1999, en pleno invierno. Los comentarios de mis amigos parapsicólogos se habían referido a una extraña sensación de acompañamiento, de presencias silenciosas que los observaban. Sin descartar nada, supuse que estas sensaciones tenían más que ver con una percepción subjetiva que con una realidad.


3.7.13

Escritos Espurios 34.4

Nada más adentrarme en lo que fue el Hospital del Tórax noté un bloqueo mental. La oscuridad rota por la luz de mi linterna, los leves crujidos que se escuchaban y la auto-imposición de subir hasta la novena planta, me hicieron dudar del intento. Sabía que, a medida que ascendiese los peldaños, tendría la compañía de un acentuado temor y, quizás, del miedo.

Siempre he sido obstinado, es difícil que me eche atrás en algo que haya decidido. Solo un buen razonamiento puede conseguirlo pero, si intuyo que un gesto de retirada puede interpretarse como una muestra de debilidad, entonces rendirse se convierte en algo casi imposible. Tendría que haber una gran desproporción entre el riesgo/beneficio de la acción/inacción para que diese un paso atrás. He de reconocer que este rasgo de carácter me ha aportado, a lo largo de mi vida, cualidades muy valiosas y, asimismo, me ha hecho tomar decisiones lamentables.

No es primordial que haya testimonios de mi rendición puesto que mi yo épico me fustiga ante cualquier eventual flaqueza de un modo implacable. Así que me repuse y ascendí por la escalera que me llevaría hasta la novena planta, lugar desde donde se precipitaban al vacío los desesperados enfermos. No fue un camino de rosas. A ratos, me sentía preso y perdido, asustado por los golpes de alguna ventana medio rota o por la leve caricia de alguna brisa de aire. Al margen de estas situaciones puntuales, acentuadas por la hora y la soledad, no hubo nada destacable hasta que llegué a la octava planta.


2.7.13

La Jungla

1.7.13

Escritos Espurios 34.3

Era una noche fría, muy oscura. Al acercarme al recinto me dije que debería haber ido de visita al Hospital del Tórax una tarde de verano, con mis antiguos amigos parapsicólogos, en cuadrilla, a plena luz del día. Pero ya era tarde para las reflexiones. Solo cabían dos posturas: irme a casa -con un sentimiento de retirada muy frustrante- o aceptar el reto.

En  situaciones de tensión siempre recurro a un ejercicio de traslación de los hechos. Me imagino unas horas después, habiendo vivido una experiencia única, tomando un café, plenamente satisfecho. Mientras pienso eso, me adentro en la caverna más demencial casi sin darme cuenta. En realidad, todo lo que sentimos es casi siempre un devaneo mental. Si empezamos a pensar en clave de miedo, si el entorno acompaña, en pocos segundos el terror puede apoderarse de uno. Así que, sabiendo eso, siempre procuro pensar en cosas triviales, en un ejercicio de convencimiento sin fisuras.

Al reconocer el lugar llamado la jungla dejé de pensar. En aquellos metros cuadrados llenos de matorrales y árboles se habían estampado cientos de personas a lo largo de más de dos décadas. Entre ellos, muchos niños que, abandonados por sus padres en un viaje sin retorno, preferían tirarse al vacío que vivir en aquel ambiente angustiante.

Fue entonces cuando mi mente -quizás por respeto a tanto sufrimiento condensado en aquel lugar- se impregnó de la otra atmósfera, una irrealidad verídica que se enroscó entre las circunvoluciones de mi cerebro.
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com