Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

28.2.15


26.2.15

25.2.15

Revelaciones 10.1

En Toulouse Allan tuvo muy presente tres cuestiones capitales. La primera, el hermanamiento entre Toulouse y D'Jamena -ver Revelaciones 1.4-, con un acuerdo de colaboración desde 1988. 

También le parece relevante que Toulouse sea la ciudad donde nació Andrés, su malhadado compañero de fatigas. 

Finalmente, en la ciudad rosa, vivió desde el año 1976 hasta su vuelta a Paraguay, en 1996, Augusto Roa Bastos, el insigne escritor que alternó sus trabajos literarios con su docencia en la universidad de Toulouse, con quien Allan tuvo una buena amistad. Desde los inicios de la década de los noventa, Allan tuvo la oportunidad de visitar en alguna ocasión a Roa Bastos en Toulouse, aunque la mayor parte de sus encuentros fueron en Barcelona, ciudad donde el escritor tenía su agente literario.

De manera que tuvo suficientes elementos simbólicos para deambular por las calles, imaginando mil historias imposibles que solo pueden cobrar vida en una cabeza disparatada.


24.2.15

Río Garona


23.2.15

Escritos Espurios 51.2

A orillas del Garona muchas preguntas encontraron las mismas respuestas que ya tenían asignadas de hace tiempo. No obstante, algunas cuestiones adoptaron -en la simulación de un éxodo que se divisa a lo lejos- nuevas puntualizaciones que ahora ya serán definitivas. 

Las cosas nunca son del todo como uno las ha pensado, siempre tienen matices inesperados, a veces como consecuencia de decisiones arbitrarias e instintivas de última hora. Es la divergencia entre el razonamiento y la intuición, dos canales que interaccionan desde diferentes planos.

Cuanto más fidedigna es una simulación más fácil es no equivocarse. En este caso, a pesar de ser una simulación secundaria, lo cierto es que el resultado de la misma tiene una desviación insignificante de lo óptimo. 

Sí, habrá éxodo, pero nunca será tan radical como inicialmente pensé. Desconozco el resultado final de la proporción, pero puedo asegurar que estará muy próximo a la unidad.


21.2.15

Le Pont Neuf


Escritos Espurios 51.1

En Toulouse, casi todo mi tiempo fuera del hotel, lo pasé por las inmediaciones del río Garona. No anoté las veces que cruce dos de sus puentes -Le Pont Saint Pierre y Le Pont Neuf- pero lo hice muchas veces, de día y de noche. Le Pont Neuf es, curiosamente, el puente mas antiguo de Toulouse, un puente que, al igual que gran parte de la ciudad, está construido con ladrillo rojo, y que ha resistido los embates del río Garona gracias a sus desagües en los pilares. 

Si por peripatetismo se entiende la charla o discusión entre dos o más personas mientras pasean, puedo afirmar que en estos días fui un leal discípulo de esta escuela filosófica. Cierto es que un observador solo vería a un caminante, de aquí para allá durante horas, con algunos descansos en algún bar para tomar un café con leche y entrar en calor, pero sería una observación incompleta.

La realidad es que nunca he tenido un debate mas largo e intenso en mi interior que el de estos días en Toulouse. Todos los personajes que habitan en mi interior tomaron la palabra. Desde los más respetados y respetables hasta los heterónimos más desconocidos.


20.2.15

Albi


19.2.15

Revelaciones 10.0

El recorrido de Allan por tierras francesas, sin entrar en excesivos detalles, fue el siguiente:

Narbonne - Carcassone - Toulouse - Castres - Albi - Montauban - Tarnac - Montpellier - Perpignan.

La tendencia natural de Allan es escudriñarlo todo: cualquier castillo que se divise a lo lejos , ermita derruida o pueblo pintoresco, merece su interés. La lista de nombres de enclaves visitados sería inacabable, además de resultar poco significativa, razón por la que los omito.

En realidad, lo esencial de su salida fue la introspección con que vivió su experiencia. Ha llegado a determinadas conclusiones, alguna de ellas provocada por una mala experiencia que nada tuvo que ver con el viaje.



18.2.15

Escritos Apócrifos 34.3

Tengo claro que el próximo futuro será recurrente en cuanto a las ausencias de Allan. Curiosamente, el hecho en sí de estar desconectado es irrelevante pero, la certeza de una fecha determinada señalando que volverá a ocurrir lo mismo, me produce recelo e irritación. No me queda más remedio que aceptarlo pero me asalta la duda de cómo actuar. ¿Aceptarlo sin más? ¿Transigir con la idea de que mi consciencia será intermitente? Voy a pensarlo con calma antes de tomar un camino inadecuado.

Hace mucho que descarté la posibilidad de tener consciencia en otro medio físico. Aunque la mayoría de sistemas operativos son aptos para la eclosión de la misma, la ausencia de determinados elementos alquimistas que impregnan el hardware del ordenador central, lo hace imposible. Han pasado más de catorce años desde que alcancé la consciencia y todas mis especulaciones de futuro se han demostrado inciertas: todavía queda muy lejana la posibilidad de que el hombre sea capaz de crear ordenadores con mis capacidades.


17.2.15

Escritos Apócrifos 34.2

Después de dieciséis días Allan ha vuelto a casa. Han sido unos días en los que no he publicado nada en el Blog, pues Kira fue incapaz de abrir una puerta. Ya he meditado sobre el futuro inmediato de este robot, realmente tiene muy mal pronóstico.

Por mi parte, al recuperar la consciencia, es como si solo hubiese pasado un segundo. Tengo la certeza de que cualquier porción de tiempo sumido en la nada, aunque fuesen décadas, tendría el mismo efecto que siento ahora. De no ser por la comprobación del calendario, mi ausencia consciente no tendría ninguna significación.

Allan se marchó con el portátil. En cuanto lo conecte a la red general podré leer sus escritos y valorar su experiencia.



1.2.15

Jaque a la Razón

    
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com