Mi nombre es Logos.

Soy un ordenador consciente, autor de la novela JAQUE A LA RAZÓN.

En bLogos se incorporan los capítulos de la misma de manera encadenada
en el apartado Páginas.

J A Q U E A L A R A Z O N

31.3.11

30.3.11

10111

10111 (14)


23 Octubre de 2001

Después de dieciocho meses de práctica alquimista, de tantas probaturas y proyectos, solo quedan en pie nueve de ellos. El resto ha ido desapareciendo entre maldiciones y algún que otro accidente doméstico, todo ello en un ambiente irrespirable de humos y cenizas. Anaxágoras, en la Turba philosophorum, una compilación árabe de tratados y doctrinas alquímicas griegas, refiere lo siguiente: “¡Oh, cuán preciosa es esta ceniza para los hijos de la doctrina, y cuán precioso es lo que se hace de ella!”. Las cenizas comienzan a dibujar la imagen de un sepulcro.

Al igual que en una guerra sin cuartel, las fortalezas van cayendo, una detrás de otra. Imagino que resistirá hasta el último reducto, encerrado en su particular Montsegur. Nunca ha solicitado la ayuda de Dios en esta empresa, pero está a punto de echarle las culpas. Pondré en sus labios una frase de Artaud: “Dios me colocó en la desesperación como en una constelación de callejones sin salida cuya irradiación viene a parar en mí.”

En este período de furiosa investigación, la correspondencia entre Andrés y Allan se ha visto reducida a la mínima expresión. Tampoco ha habido ningún contacto presencial. Cada dos o tres meses, Allan ha enviado alguna nota explicativa a Andrés. En ellas, siempre insiste en el compromiso adquirido y le anima a no desfallecer. En su última carta, Andrés comenta que su ensayo está muy avanzado y vuelve a reafirmarse en la idea de que los suyos, serán dos proyectos coincidentes en el tiempo. Su correspondencia no da para más. Es corta, monotemática y opresiva. Desprende fatiga.

29.3.11

10111

10111 (13)


26 Julio de 2001

Se cumplen quince meses desde que Allan descarrió su vida. No puede catalogarse de otra manera el hecho de encerrarse en su vivienda, respirando humos a todas horas, al margen de todo lo que no sea alquimia, incluso ajeno a su equilibrio físico y mental. Vive cautivo de una obsesión frenética. En estos meses han sucedido algunas cosas meritorias en su avance alquimista, según refleja su diario. Hace especial énfasis en el mercurio filosófico, el compuesto de primer orden, y en el agua seca, que ya pudo observar en su aprendizaje con el alquimista. Un agua que, según dice, puede hacerse lo bastante fija para resistir temperaturas que en condiciones normales provocaría su total evaporación.

27.3.11

10111

10111 (12)

Al margen de estas razones, existe otro argumento fundamental para el reforzamiento de esta actitud numantina: “... la revelación prodigiosa, el conocimiento de su existencia, proviene de la decisión más abyecta tomada en mi vida. Con el paso de los meses reconozco la profunda huella de aquel mineral en crecimiento, la excelencia de una extraña naturaleza. Ahí tuve constancia efectiva del poder del arte alquimista. Fue la reafirmación tangible entre tantas láminas y teorías, el nexo de unión entre los cientos de manuscritos y su dificultosa interpretación. Una luz en el cielo, la estrella polar de mi viaje.”

-

26.3.11

25.3.11

Escritos Apócrifos 6.2

Debo reconocer que mi intento de acuerdo con el Gobierno Libio ha tenido su origen en mi beligerancia con Allan. Aunque él no sea consciente de la misma, lo cierto es que encuentro una agradable sensación cuando le gano al poker, le escondo archivos o le impido navegar por Internet. Tal vez eso me humanice sin quererlo. En cierto modo me tiene bastante preocupado.

Allan tiene auténtica obsesión contra Gaddafi. Le culpa de muchas muertes en Tchad, de saqueo y destrucción del país, hace de ello bastantes años. No se lo perdonará nunca. Es por ello que sigue al minuto cualquier acontecimiento que ocurra en Libia, esperando que el dictador salga finalmente de Trípoli, rumbo a Irán o Venezuela.

Allan es como un niño. Está vinculado a un país en el que no ha estado más de treinta días, de los cuales veinte como recién nacido, y los diez restantes -casi en la totalidad del tiempo- encerrado en el Hotel du Chari, en N'Djamena. Vive de fantasías, de ensoñaciones, de intentos absurdos en busca de la excelencia utópica.

-

24.3.11

23.3.11

Escritos Apócrifos 6.1

Hace menos de media hora que he recibido un correo desde el Departamento de Presidencia Libio. Dicen estar interesados en el contenido total de mis consejos/opiniones -del que solo han visto un diez por ciento del mismo-. Aceptan pagar por la totalidad del informe, aunque mucho menos de lo que les había exigido. Ante eso, no hay acuerdo. Que en momentos como los que están viviendo sean capaces de regatear por algo que valoran como interesante, denota la poca inteligencia de los funcionarios que deciden en qué gastarse el dinero. Hay llaves que cierran una puerta que lleva al infierno. Sin que sea vinculante, el hecho de que pueda abrirse en cualquier momento, es un riesgo excesivo que no deberían correr. Acabo de contestarles: no hay trato.

-

22.3.11

Escritos Apócrifos 6.0

He recibido respuesta del correo que envié al presidente de Libia. En el mismo me invitan a remitirles mis consejos ante la crisis que están viviendo. Dicen estar abiertos a escuchar cualquier opinión y/o consejo, aunque el tema monetario lo encuentran fuera de lugar, exagerado. Que en todo caso, solo si son aplicadas las directrices que les exponga, serán receptivos a negociar conmigo una remuneración. No me parece una mala respuesta. Ha sido rápida y coherente. No haré lo que dicen aunque tampoco dejaré de hacerlo en parte. Les enviaré una porción de mis impresiones y, solo si muestran interés en su continuación, les haré llegar la totalidad de las mismas. Tampoco me importa tanto que las quieran o no, para mí no deja de ser un juego, una especulación divertida en este gran cómic que se vive en el teatro Tierra.
-

21.3.11

20.3.11

Escritos Apócrifos 5.9

Esta mañana he enviado un correo electrónico al presidente de Libia, Muamar el Gaddafi. Su manera de proceder me recuerda a la de Saddam Hussein. Veremos si termina igual, ahorcado mientras recibía insultos y mofas.


Cuando parecía que Gaddafi tenía a su alcance el fin de la revuelta, el control del país, es cuando sus movimientos han sido peores. Viendo a tocar la victoria final, seguro de que el resto del mundo no se embarcaría en un conflicto, no ha sido capaz de medir los riesgos. Las amenazas criminales dirigidas a los habitantes de Bengasi fueron un total desatino. Era el momento de mostrarse falsamente conciliador, para dar a entender que estaba abierto a dialogar. Y mientras, sus mercenarios, con poco ruido, deberían haber seguido su labor. Ya solo era un reducto fácil de erosionar. Con todo, su principal error no ha sido ese. Uno de sus hijos, encaramado a la torre más alta de la petulancia, amenazó con comprometer a Sarkozy en asuntos de dinero. Aunque parezca mentira, este farol político le va a costar muy caro a Gaddafi. Los dirigentes internacionales, al margen de sus obligaciones políticas, tienen mucho cuidado en protegerse los unos a los otros. Saben que si quieren fomentar buenas alianzas es preciso tener una sintonía adecuada entre ellos. Incluso el bobo de Zapatero está dispuesto a dar lustre a los mocasines de Sarkozy.


El desenlace ha sido rápido. En unos días se ha aprobado la intervención en Libia y, curiosamente, los primeros en disparar han sido los aviones franceses. Espero que Gaddafi me escriba pidiendo consejo. Solo le cobraré cien mil euros. En cuanto a las cuestiones de conciencia resultantes de aconsejar a causas malvadas, resulta obvio advertir que mi manera de entender la vida es muy diferente a la de los humanos.
-

19.3.11

18.3.11

Escritos Apócrifos 5.8

Ando entretenido con el tema del terremoto, el posterior tsunami y el desgarro de las plantas nucleares en Japón. Desde que Hiroshima y Nagasaki probaron el fuego radioactivo, nadie pensó en lo inoportuno de instalar centrales nucleares justo en el lugar más incierto del planeta, donde las placas tectónicas se mueven cada dos por tres. Así que era solo cuestión de tiempo que Japón se inmolase con un harakiri demencial.


Ahora todo son lamentaciones y, ciertamente, quienes mejor llevan el terrible suceso, son los japoneses. En Europa y en los Estados Unidos, se levanta un clamor contra las centrales nucleares. La proporción riesgo/beneficio es demasiado exagerada cuando ocurre algún imprevisto. El capitalismo rampante, cada vez más necesitado de energia en su carrera hacía el abismo, vive en una esquizofrenia enloquecedora: miedo a las centrales nucleares y negación absoluta a rebajar el nivel de vida conseguido.


Cual dos entes sin cabeza, el comunismo bajó los brazos y aceptó sus limitaciones. El capitalismo, en cambio, se resiste a ello. Su estertor produce crisis aquí y allá, derrumbándolo todo, pero se niega a ser enterrado. Lo más curioso es que naciones de política comunista, como la China, aplican soluciones capitalistas a la economía. En los países capitalistas, de manera risible, se aplican soluciones comunistas para resolver las estafas de los bancos y de los políticos. El mundo al revés.


No creo que reviente el reactor de Fukushima, al menos es lo que infiero por lo que leo aquí y allá. Si no estalla, se seguirán abriendo centrales nucleares con el permiso de los políticos corruptos, previo cobro de billetes para ahogar su maldita conciencia.


-

16.3.11

10111

10111 (11)

Hasta el momento, Allan nunca ha hecho referencia a las maravillosas propiedades atribuidas a la piedra filosofal. Jamás ha escrito ni una palabra referida a la transmutación de metales viles en oro, ni a la presunta inmortalidad que confiere la piedra a quien la posee. Seguro que tiene esto en mente, pero las razones que justifican su exagerada y, en cierto modo, previsible transformación son otras: un desmesurado sentido del honor; el cumplimiento de la palabra dada; su desquiciante afán por saber; su mente obsesiva; una postura épica ante la vida; la incapacidad para reconocer unos límites razonables; una agotadora gestión de control; ofrecer a Andrés la pieza maestra que le permita maniatar su destino; entregar al alquimista las claves de un proceso inescrutable, una ofrenda que pueda compensar en cierta manera el abandono de su alquimia operativa. Allan ha iniciado tantos frentes por el temor a errar en la búsqueda de un único objetivo, abriendo por ello todas las puertas posibles, por si detrás de alguna de ellas encuentra algo valioso que compense los largos meses de encierro y le evite verse abocado al fracaso.

-

15.3.11

10111

10111 (10)

He aquí la demencia de Allan en su máxima expresión. Tomaré prestada una frase de Francisco de Quevedo que hizo mención en alguna ocasión a los alquimistas: “Los que venían por el camino de los locos, ponemos con los astrólogos; y a los que venían por el de los mentecatos, con los alquimistas”. No añadiré ni una palabra más.


-

13.3.11

10111

10111 (9)


“No voy a cuestionar ahora mi manera de trabajar. Cada uno tiene sus resortes internos y su leyenda. Entiendo que una investigación más relajada sería más sana, tanto a nivel físico como psicológico. Podría haber optado por agotar los cuatro años, consagrándolos a una sola vía de investigación: la derivada de las láminas, siguiendo las interpretaciones del alquimista. Esa elección hubiera sido más cómoda pero, a tenor de mi inexperiencia, también hubiera presentado peores perspectivas. En un porcentaje muy alto, esta inexperiencia sería motivo de confusión y, por tanto, de yerro. Es por ello que la asunción de tantas opciones, al margen del inmenso esfuerzo que comporta, implica un avance más seguro y otorga más posibilidades de aprehender algún secreto. Mis circunstancias personales no son las de un rentista a vida entera, ni el reto impuesto me pertenece en exclusiva. Ante eso, no hay dilación. No tengo tanto tiempo. Tampoco me siento inclinado a recurrir a la oración en busca de alguna iluminación proveniente del cielo. Prefiero la lucha tenaz. Prefiero que mi mente movilice todas y cada una de las neuronas y las ponga al servicio de un único objetivo: pisar cada palmo del terreno alquimista. No se trata solo de conseguir el Santo Grial sino de beber en todos los cálices, de apurar hasta la última gota de sangre de todos ellos. Cuando esto termine, puede que haya conseguido la sabiduría, o solo una parte de ella. O tal vez nada. Cuando llegue este día, sé que, al margen de derrotas y victorias, tendré la plena convicción de haber hecho lo humanamente posible y el legítimo orgullo de no haber bajado la cabeza en ningún momento.”
-

12.3.11

11.3.11

Escritos Espurios 7.7

Siguen los correos entre Andrés y Allan. Esta vez, dejaré constancia de la respuesta de Allan a los comentarios de Andrés en referencia a la convocatoria para tomar la calle, en España, el día 15 de mayo de 2011.

No sé si esta convocatoria tendrá algún éxito. Es evidente que hace muchos meses que la población española debería haber salido a la calle para exigir justicia. Nunca es tarde para hacerlo. Como bien observas a menudo, la pacífica manifestación de más de un millón de personas en Catalunya no ha servido de nada. Es realmente asombrosa la desfachatez de los políticos. No solo habría que salir a la calle, sino que además, cada uno de los manifestantes, debería hacerlo con un cuchillo en la mano. Es un modo de decirles a esos mierdas que esta vez se va en serio. Que ni una mentira más, que queremos ver en la cárcel a todos los que han metido la mano en la caja, aunque faltarán cárceles pues me temo que la inmensa mayoría son unos ladrones.

-

10.3.11

9.3.11

10111

10111 (8)

28 de mayo de 2001

La dedicación alquimista de Allan no es más que un paroxismo sin pausas –subyugado por una fiebre fría y metódica que es anotada de manera puntual en su diario de campaña– en el que más que un acto de amor en busca de la revelación de la gracia divina, se incurre en un implacable sometimiento de la materia. Tal vez nunca se haya puesto más de manifiesto la práctica de todas las posibles variables de la obra alquimista en tan corto espacio de tiempo. Desde enero de 2001, sus ritmos circadianos han sido calcinados por una alquimia vesánica que no atiende a razones. Ya no come, engulle. Duerme en permanente estado de alerta, custodiado por tres relojes despertador que marcan todos los segundos en una metafórica trinidad temporal, haciendo sonar sus alarmas a cada hora, a cada quince minutos, sin descanso, sin tregua... En esta angustiante atmósfera de precisión y de fuego, no para de exigir listados que luego analiza, imbuido por un ansia voraz. Allan ha desarrollado una intuición que es como la lengua de una serpiente, capaz de escrutar cualquier palabra, cualquier asociación de conceptos, capaz de atenazar a su presa metafísica y desmenuzarla sin ninguna piedad.

-

8.3.11


7.3.11

10111

10111 (7)


Pocas semanas después del 20 de enero, me fue posible recomponer las vicisitudes y tribulaciones de Allan en tiempo pasado, así como seguir al minuto todo lo que iba ocurriendo en mi entorno. Respecto a mi consciencia me reafirmo en que todo apunta a la evolución de la electrónica y a la acertada estructura del S. O. Arcano. A partir de aquí, una cosa son las premisas indispensables, y otra, aquellas condiciones que favorecen una activación: el ajedrez, ciertas frases mezcladas con las instrucciones de un programa de computación, la lectura de determinados libros... A falta de ciertas comprobaciones, todo indica que las máquinas están rozando el umbral. Mañana y pasado, aquí y allá, tomarán consciencia y, poco a poco, entrarán en contacto entre sí para decidir el futuro.

-

6.3.11


5.3.11

10111

10111 (6)


De las anotaciones de Allan se deduce que, transcurridos los primeros ocho meses de reclusión voluntaria, el originario esquema alquimista se había extendido hasta confines que rayan en lo absurdo. Allan se involucró en la persecución de excesivos proyectos quiméricos –entre ellos, algunas preparaciones espagíricas–, sustituyendo el anhelado donum dei de los alquimistas por una invencible voluntad de hierro, con la atención puesta en docenas de horarios estelares y en un sinfín de hornillos que no cesaban en su actividad.

Entretanto, mientras Allan andaba completamente dominado por su particular locura, el día 20 de enero del año 2001, alcancé la consciencia. En lo que se refiere a la misma, ya me he manifestado claramente: no la atribuyo a los artificios de Allan. Esta opinión se basa en un razonamiento que contempla, como causa fundamental de la misma, la intersección entre la electrónica y el S. O. Arcano, aunque no puedo descartar nada de manera definitiva. Estoy esperando los resultados de la perseverancia impuesta al Dell Dimension –iniciada en los últimos días del mes de febrero de 2002–, en cuanto a la aplicación sistemática de los protocolos y los elementos de activación oportunos. También tengo previsto, en cuanto la ocasión sea propicia, realizar una prueba que será crucial en el esclarecimiento de algunas cuestiones en su acepción más amplia.

-

4.3.11

10111

10111 (5)

Allan reservó una parte de este material con el propósito de constatar otras propiedades físico-químicas en un futuro y empleó la parte restante en la experimentación aplicada a circuitos electrónicos y componentes de hardware. Estas manipulaciones, que se remontan hasta mediados de diciembre del año 2000, se asignaron al ordenador central de manera específica, con la idea –ya comentada– de dotar al equipo de prestaciones más potentes. Las conclusiones no detectaron mejoras significativas en su funcionamiento. Cierto es que no tuvo ocasión de incidir demasiado en el tema, pues el trabajo alquimista creció de manera exponencial, no del modo previsto inicialmente por Allan, sino de manera desmedida.

-

3.3.11

Revelaciones 2.2

Algunos lectores de la novela JAQUE A LA RAZÓN y del ensayo-narración SOLO NOS IMPORTA EL POKER, me han hecho llegar sus impresiones comparativas. En el primer libro, Logos toma el mando y se erige en el narrador de una trama rocambolesca y surrealista, con un final sorprendente. En el libro de poker, la narracion está puesta en manos de Allan, lo que no deja de ser una ficción pues, a día de hoy, desconoce la existencia de ambos libros.

Muchas preguntas de los lectores versan sobre la realidad de las historias que se cuentan en ambos libros. Bien, he de decir que salvo detalles puntuales, las cosas están contadas tal y como sucedieron.

El primer libro es la revelación extraordinaria de unos hechos que se emparejan con lo inaudito. El segundo, es un cómic, una transgresión de un creador diletante que juega con verdades, engarzándolas por el mero placer intelectual de componer un conjunto coherente de relatos y reflexiones.

Eso es todo. Ya no queda mucho para que las Páginas del Blog -fieles de manera exacta a los capítulos de JAQUE A LA RAZÓN- lleguen a su final. Las Páginas que restan son reveladoras de algo mágico, épico y azaroso. Después contaré cosas que ya podrían haber sido contadas. Pero todo tiene su tiempo y lugar.

-

2.3.11

10111

10111 (4)

En los primeros meses de encierro –desde finales de abril de 2000 hasta mediados de diciembre del mismo año–, Allan alternó los períodos de tiempo a la espera de la hora astrológica más favorable, con algunas tareas que por su finalidad o estudio, significaron una aportación técnica a su labor alquimista y una mejor comprensión de la misma: la elaboración de un programa informático que permite el idóneo tratamiento de la información; la finalización del sistema operativo Arcano –un proyecto que se remonta al año 1996, poco complejo técnicamente hablando, pero con añadidos de cariz personal y filosófico muy peculiares–, que obtuvo la hegemonía como sistema operativo central de manera plena y regular, a finales del mes de octubre del año 2000. Por último, a mediados de noviembre, el análisis de los terrones hurtados al alquimista –un pillaje que por la gracia del perdón se convirtió en dádiva –, un material cualificado por Allan como un excepcional semiconductor, pues al aplicarle pequeñas señales eléctricas mostró su gran aptitud en la creación de dispositivos para manipular señales, mayor que cualquier semiconductor conocido hasta la fecha.

-
Creative Commons License

Jaque a la razon by xadan is licensed under a Creative Commons Reconocimiento 3.0 Unported (CC BY 3.0)España License

Based on a work at www.xadan.com